Breaking

Mostrando las entradas con la etiqueta Marvel Comics. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Marvel Comics. Mostrar todas las entradas

domingo, enero 14, 2018

domingo, enero 14, 2018

Sexy Cosplay: Shanna, The She Devil.


Shanna, The She Devil, cosplayer Abby Dark-Star

Shanna, Sheena o el nombre que atraiga al público

Luego del éxito de los series de los años sesenta, la Marvel comenzó a lanzar ideas para atraer al público femenino, esto significaba la inclusión de tres personajes femeninos en diferentes series a su cargo. Para 1972 (que fue la fecha en que apareció la primera Night Nurse), Roy Thomas puso a cargo de Ross Androu y Vinnie Colleta la creación de un nuevo personaje femenino que fuese un cazador de la jungla que trajese un poco de los visto en la serie Sheena a las revistas. Y por supuesto el nombre no cayó muy lejos de su contraparte orginal. 

Shanna, The She Devil, cosplayer Cara Nicole.
De inmediato Shanna fue puesta como compañera del otro salvaje de Marvel, Ka-Zar. Con este personaje es con quien más ha sido asociada la noble inglesa, zoologista, campeona olímpica, opuesta a las armas de fuego, experta en artes marciales, huérfana e intrigante cazadora que heredo tantas propiedades de su también semiconocida inspiración, Sheena.


Shanna, The She Devil, cosplayer Abby Dark-Star
Lamentablemente, debido a los orígenes similares del personaje con su famosa contraparte, Shanna no ha pasado del nivel de acompañante de diferentes héroes, sin embargo se ha matenido en el ojo del cómic por un largo tiempo. Esperemos que lo siga por un largo tiempo.

Shanna, The She Devil

jueves, enero 04, 2018

jueves, enero 04, 2018

Comic: Excelsior! Stan Lee y las 10 cosas se no quiere que sepas!

Stan Lee! La leyenda viviente o el estafador supremo


Todos los que estamos en el ambiente geek sabemos o tenemos idea de quien es Stan Lee, después de todo el señor se ha encargado de hacernos saber de su existencia a lo largo de los últimos quince años. Sea en entrevistas, apariciones repentinas en películas del Universo Marvel, en convenciones o en lo que sea que desee aparecer, él se ha encargado de convertirse en una figura eterna de todos los que amamos los cómics. Sin embargo, no todo lo que brilla es oro. Detrás de la magnífica historia de éxito que este artista del noveno arte nos ha contado a lo largo de estas cuatro décadas (si, viene hablando de ella desde los setenta); existe una historia de fracasos, frustración y errores que hoy en día afectan a Marvel Entertainment y que ha obligado a Disney a buscar los medios de reparar a costa de billones de dolares en acciones, títulos y efectivo. ¿Pero cómo puede ser posible eso? Aquí están las diez cosas que Stan Lee no quiere que sepas, la base de su leyenda, de sus éxitos y fracasos.

1) Stan Lee es judío

Superman tiene raíces en mitos abrahámicos, más de lo que nos imaginamos.

Se que suena antisemita, pero no es el caso. Stanley Martin Lieber fue uno de muchos niños judíos que le tocó vivir en la ruina de la Gran Depresión de los años treinta. Tanto él como Jacob Kurtzberg (Jack Kirby), Hymen Simon (Joe Simon), Jerome Siegel (Jerry Siegel), Joseph (Joe) Shuster y Julius Schwartz vivieron tiempos difíciles donde el mundo parecía haberse vuelto en contra de ellos, tanto en Europa como en Estados Unidos. La frustración y la impotencia que les producía ver como sus derechos les eran retirados y de que no encontraban forma de prosperar en un ámbito de gente anglosajona blanca (WASP) produjo en todos estos jóvenes el deseo de ventilarlo a través de mecanismos de fuga con fuertes raíces en la mitología abrahamica. Es imposible separar a Superman de sus raíces judías, pero es mucho más sorprendente que otros personajes de cómics se hayan basado en dichas mitologías para formar una que es la base de una industria millonaria en la actualidad.

Obligado a trabajar desde joven, Stanley, quien deseaba ser escritor, se introdujo de lleno al ámbito del cómic en la revista Timely Comics dirigida por Martin Goodman (sorpresa, era judío). Como ayudante de edición el supervisó dicha revista durante los años turbulentos de la Segunda Guerra Mundial y la Autoridad del Código de Cómics, que casi destruyen la industria. A pesar de esto, por los siguientes veinte años, Stan Lee no alcanzó ni el nivel de éxito que ambicionaba ni la satisfacción en su trabajo, hasta que a principios de los sesenta vino su gran oportunidad.

2) Stan Lee alcanzó el éxito a la mediana edad


La versión del inicio del éxito de Stan Lee es muy turbulenta. Jack Kirby afirmó hasta su muerte que cuando fue a visitar Timely Comics encontró que se llevaban los muebles y a nuestro amado editor llorando en los pasillos. Por supuesto, Stan Lee dice que un ultimátum de Martin Goodman, un casual juego de golf donde salió a relucir Justice League y las palabras de aliento de su dulce esposa lo inspiraron a hacer algo diferente. Cualquiera que sea la verdad (Stan Lee y Jack Kirby se separaron en muy malos términos más de una vez), el punto fue que The Fantastic Four inició la revolución del Sistema Marvel, y fueron ambos quienes trabajaron en que esto fuese una realidad.

La "Revolución Marvel", que creo más de un centenar de personajes y animó las ventas de cómics durante la "Edad de Plata", marcó un antes y un después en la historia del cómic, con historias vibrantes y reales que atraían a los jóvenes y sus millones. Todos felices y contentos. ¿O no?

3) Stan Lee no era un editor, era un conductor de un tanque de ideas

Mejores tiempos.
Gracias al éxito de la colaboración entre ambos, Stan Lee como editor de Marvel dio inicio al famoso "Sistema Marvel", en donde el editor esboza una serie de ideas para que el dibujante aporte su talento creativo y llene las páginas de acuerdo a sus propios tiempos. Con la introducción de un sistema de cuotas creativas (los créditos de las páginas iniciales), un grupo de fans que envía correos más inventado que él mismo y la capacidad de atraer a jóvenes dibujantes en busca de un mejor futuro (la primera generación de quienes vivieron con cómics ya era adulta para esa era).

Lo que sucedió después ha estado en disputa por más de cincuenta años. Debido a su edad y a su exposición, Stan Lee asumió el manto de TODAS sus creaciones de ese período, aunque la realidad es que mucho de su éxito se debió a sus dibujantes (Jack Kirby con Fantastic Four y Avengers, Steve Ditko con Spider Man). Tal como dice el dicho, ¡no puedes ser amado por millones sin unos cuantos enemigos! Vaya enemigos.

4) Stan Lee se ha peleado con (casi) todos los dibujantes con los que ha trabajado 

Si quieren saber como Steve Ditko se imaginaba a Stan Lee, esta es una buena aproximación.

Si todos eran tan felices en Marvel, ¿por qué se fueron eventualmente? Stan Lee siempre ha gozado de la atención de los medios, sea merecida o no, a costa de su equipo creativo. En el caso de Jack Kirby, una entrevista en donde él fue expuesto como un gruñón antisocial dedicado al dibujo fue la gota que derramó el vaso (luego de promesas vacías de Goodman y roces con Lee). Su (primera) renuncia vino poco tiempo después, para luego trasladarse a DC y crear The New Gods, un fracaso de cómic que como único punto bueno tuvo al imponente villano Darkseid. Luego de dar tumbos en la vida, luego de su muerte la esposa de Jack es quien continúa defendiendo la integridad creativa de su esposo y como Stan Lee le robó su legado y su futuro. Bueno, eso es cuestionable pero algo tiene de cierto.

El caso más triste es el de Steve Ditko. En realidad se puede decir con toda certeza que él es el co-creador (diríamos que un 70%) de Spider Man. Luego de salir de Marvel este dibujante pasó por varias revistas independientes (Charlton Comics la más destacada) para luego retirarse totalmente del ambiente en 1998. Su aislamiento es tal que no concede entrevistas ni recibe personas, para saber su punto de vista es necesario pagarle a un abogado para tener acceso al correo personal que ha mantenido con él, donde despotrica a Stan Lee por haberle robado su creación. Por cierto, si quieren saber lo que pensaba Ditko de su editor, J. Jonah Jameson es la representación de Stan Lee como editor en esa época. ¡Qué miedo! 

5) Stan Lee nunca creó, siempre reaccionó...

Doom Patrol vrs. X-Men. Caramba, que coincidencia.
En artículos que aparecen en la red entre los superhéroes entre DC y Marvel uno puede encontrar una tendencia inquietante, generalmente DC ha creado sus superhéroes primero y Marvel ha reaccionado haciendo su versión. Sólo Namor The Submariner y Human Torch (el original) son personajes que le plagiaron a Marvel en algún momento de su historia, y ni siquiera eran originalmente de la casa de las ideas. La pregunta que le queda a uno es, si ninguno de los héroes de Marvel es original, ¿qué es lo que resulta diferente en Marvel? La verdad es que nada.

Como editor, escritor y guionista, Stan Lee estuvo bajo mucha presión por todos los frentes para emular los éxitos de otros. Ya sea los Cuatro Fantásticos (reacción a Justice League), Thor y Hércules (reacción a Wonder Woman), Ultron (obvio plagio de Brainiac), Quicksilver (Flash)... y muchos otros; Stan Lee siempre ha reaccionado a lo que otros han hecho anteriormente. En este aspecto ni siquiera se salvan los queridos X-Men, los cuales aparecieron seis meses después que el Doom Patrol. Si no creen las coincidencias, ambas organizaciones poseen un profesor calvo en silla de ruedas y combaten a la Hermandad del Mal. ¡Caramba, que coincidencia!

6) Stan Lee quiso ser un Mogul de Hollywood (y casi pierde todos los derechos de Marvel)

¿Quién se acuerda del Increíble Hulk y David Banner?

Vamos a ver... ¿Por dónde comenzamos? Después de una exitosa relación comercial con la ABC que le permitió animar varias series de superhéroes, Stan Lee decidió ya como editor en jefe y responsable de Marvel de dar el paso a las series de acción a mediados de los setenta. Por esta razón el puso a la disposición de productores de televisión como Frank Price (Hulk) y Daniel Goodman (Spider Man) algo de su repertorio. Lamentablemente para él, con el pasar del tiempo ambas franquicias quedaron en manos de Universal y Sony respectivamente y con el pasar del tiempo recuperar ambas ha sido una labor de relaciones públicas realmente titánicas.

¿Aprendió alguien la lección de sus errores en los 70's? Por supuesto que no. Con el pasar del tiempo, un acuerdo con la Fox para animar X-Men le permitió a dicha productora de cine adaptar a los mutantes favoritos más o menos a espaldas de Marvel. Por si fuera poco, la venta a Neue Constantine de los Cuatro Fantásticos sólo intensifico el grado de migración de la franquicia. En este momento Disney está PAGANDO en grande por recuperar los derechos de toda la cartera de Marvel (y de paso invirtiendo en su sueño de tener su propio canal web estilo Netflix), así que si quieren saber porque no hay más películas de Hulk o porque los mejores arcos de Marvel no pueden ser adaptados, la culpa es de Stan Lee y de los ejecutivos de Marvel de los noventa por sus pésimas decisiones de negocios.

7) Stan Lee salvó Marvel de la bancarrota

El cover de X-Men de Jim Lee, el inicio de la burbuja coleccionista que casi destruye a Marvel.

Bueno, eso esa es una expresión demasiado portentosa, pero a mediados de los noventa una serie de crisis golpearon a la Marvel de forma constante. La partida de su mejor equipo creativo (los fundadores de Image), el bajón de ventas de los cómics, la ausencia de calidad en las historias y las malas decisiones corporativas (hacer seis portadas para la misma revista por motivos de colección NUNCA ES BUENA IDEA) pusieron a Marvel Comics y Marvel Studios al borde de la bancarrota. 

Aquí fue donde la imagen de Stan Lee sirvió para darle firmeza al nombre Marvel, que se ahogaba en deudas. Nombrado presidente honorario, él hizo de todo para salvar a su querida compañía, asistió a cuanta convención existía, sugirió vías de acción y permitió que la compañía sobreviviera por esos años amargos hasta que finalmente bajo la administración de Avi Arad se comenzó a vender con éxito a los personajes de la empresa para su producción en cine, con el actual éxito del MCU. A través de tres presidentes y un mar picado en la junta directiva, lo único seguro en Marvel durante esa década fue "El Hombre", y eso nadie se lo puede negar.

8) Stan Lee recibe un pago anual por aparecer en películas de Marvel

The Amazing Spider Man, el cameo más largo de Stan Lee a la fecha.

Así es! Esto no es un rumor ni ficción, es verídico. Aunque Stan Lee no es multimillonario debido a que desde los años setenta ya no está involucrado en el quehacer de Marvel, él recibe un millón de dolares al año por aparecer como figura representativa de la marca. Esto por supuesto incluye visitar convenciones, atender fans y hacer uno que otro regular cameo en las diferentes películas para las cuales él fue editor y escritor. Eso es muy bueno para llegar al final de la vida, no les parece.

9) Stan Lee se ha visto implicado en crímenes y fracasos desde su salida de Marvel

Con la voz de Pamela Anderson, Stripperella despegó a la fama y se estrelló en ella.

Una de las pocas cosas que puede uno admitir que es cierta en Stan Lee como persona y como marca es que no es buen administrador. Ya como cabeza ejecutiva de Marvel, él fue quien dejó ir franquicias lucrativas para que fuesen adaptadas y la lucha de los derechos continúa hasta hoy. Fuera de Marvel, sus otros proyectos tampoco han tenido un final feliz.

Stan Lee Media, una aventura conjunta con el inversor Peter Paul, resultó en un masivo escándalo debido a la manipulación de acciones y de estado de resultados de la empresa, que llevó a la cárcel al inversor y al mismo Stan con una mano adelante y otra atrás. Su siguiente aventura, POW Entertainment, comenzó con la adaptación de Stripperella para Spike, pero con el tiempo no ha podido colocar ni productos de calidad ni éxitos que garantizaran su permanencia en el imaginario popular, aunque la aventura sigue en manos de inversores chinos.

10) Stan Lee va a terminar contando la historia del cómic

Stan Lee, The Watcher.

Lamentablemente, este es el aspecto más triste y más feliz de la historia de Marvel contada por Stan Lee, él es el último que está quedando en la cuadra. Su mayor detractor, Jack Kirby, murió hace dos décadas y su legado aunque firme ha sido ensombrecido por las constantes declaraciones de Stan Lee. La gran mayoría de los editores, dibujantes, entintadores y equipo que hizo de Marvel un éxito durante la Edad de Plata (así como sus competidores) se los ha ido llevando la muerte, pero a sus 95 años Stan Lee parece que no le hace daño el tiempo, todavía lúcido, en capacidad de dar entrevistas y actuaciones. Toda una leyenda viviente.

El mayor problema con esto es que conforme se acerca su última hora, para bien o para mal de todos los fans de cómics, Stan Lee será el último que ría. Su historia será la que se quede, la de un mogul del cómic que hizo un gigante de la nada y construyó tres universos que se han tornado en franquicias multimillonarias por derecho propio (X-Men, Spider Man y MCU). Cuando al final se seque la tinta, él será la leyenda, él será el recordado y todos los que no pudieron ni quisieron decir nada en su contra se los llevará el viento como al polvo. Es el trágico final de como los cómics moldearon el mundo en que vivimos, con un hombre espectáculo abarcando todas las luminarias, sea que las merezca o no. ¡Qué pena!

martes, agosto 01, 2017

martes, agosto 01, 2017

[Reseña Cine] Spider-Man Homecoming

Si hay un superhéroe que ha estado en boca de muchos porque pareciera que no saben muy bien que hacer con él, es Spider-Man. Empezando con la trilogía de Sam Raimi, que perdió el rumbo en la tercera; pasando por las entregas Amazing que buscaban abarcar una trama más compleja; ahora tenemos la tercera encarnación de este personaje tan querido. Con su propia película después de ver la luz en Captain America: Civil War. ¿Será que esta nueva encarnación del trepamuros se ganará un lugar o quedará en el olvido?


Ficha técnica
Nombre: Spider-Man Homecoming
Director: Jon Watts
Guionista: John Francis Daley, Jonathan Goldstein, Jon Watts, Christopher Ford, Chris McKenna y Erik Sommers
Productor: Kevin Feige y Amy Pascal
Música: Michael Glacchino
Productora: Columbia Pictures, Marvel Studios y Pascal Pictures
Distribuidor: Sony Pictures
Estreno: 6 de julio del 2017 en México y Colombia; 7 de julio del 2017 en Estados Unidos; y 28 de julio del 2017 en España


¿De qué trata Spider-Man Homecoming?


Después de ayudar a Iron Man durante el enfrentamiento contra el Capitán America, Peter Parker obtiene un nuevo traje y una meta personal: sorprender a Tony Stark para ser reclutado en los Vengadores. Para lograr ser tomado en cuenta buscará ayudar en todo problema que se le ponga en frente. Lo que no tiene en cuenta es que hay un sujeto que usa tecnología robada de las peleas para fabricar armas. Spider-Man intentará usar todo esto a su favor para demostrar de lo que es capaz, aunque puede ser demasiado para una persona.

Un Spider-Man que parece salirse del molde


Para empezar, se debe mencionar que las películas anteriores de Spider-Man se saltaban su época de adolescente, en Amazing Spider-Man nos muestran un poco, pero su actitud no lo demostraba del todo (se veía muy serio, aunque se puede entender la razón). En esta ocasión tenemos a un adolescente en toda la expresión de la palabra. Lo veremos siendo ansioso, torpe e impulsivo, a tal grado que piensa dejar la preparatoria para ser un héroe, sin embargo, logra mantener, hasta cierto punto, la esencia original del personaje, sobretodo al ayudar a cualquier persona en sus patrullajes. Para enfatizar su lado adolescente lo vemos buscando la aprobación de alguien de mayor autoridad, desconfiar de sus habilidades volviéndolo dependiente de su traje y haciendo que se de cuenta de su verdadero lugar como héroe. Es cierto que se podría considerar como el menos "Spider-Man" de los que hemos visto, no obstante, podemos empatizar con él de forma más cercana porque los problemas de adolescente por los que pasa pueden ser identificables al no ser un drama romántico.


En este caso también nos mostrarán a un superhéroe que es completamente nuevo con sus poderes y lo demostrará constantemente. Una cosa es mostrar el proceso de aprendizaje (como lo hicieron las primeras entregas de las anteriores sagas) y otra es mostrar como el héroe lo pone en práctica, los anteriores parecían que se convirtieron en expertos por practicar un día, se entiende porque se hace esto. Aquí su torpeza tiene consistencia con la imagen de adolescente que apenas se está acostumbrando, es capaz de hacer bastante sin tener un control total, aunque sigue siendo un novato. Lo veremos tropezar, golpearse, romper propiedad ajena, quedar en ridículo y hasta meter la pata en varias ocasiones por no tener dominadas sus habilidades y su inexperiencia al hacer las cosas, ejemplo de esto último fue cuando intentó interrogar a una persona, terminando en un momento de pena ajena. Parte del crecimiento dominando sus poderes lo veremos en la falta de su sentido arácnido, el director ya declaró que se está desarrollando, así que esperemos encontrarlo en alguna futura entrega. No estamos viendo a alguien que lo puede todo sino un superhéroe que apenas va comenzando y, posiblemente, veremos avanzar con el paso del tiempo. Esto va más allá de mostrarlo rompiendo cosas o golpeándose con un letrero, ahora pareciera que nos mostrarán un cambio visible en sus habilidades.

Uno de los aspectos que conserva para considerarlo el trepamuros es su habilidad innata de llegar tarde o no hacerlo. Por desgracia, este aspecto no es del todo retratado, aunque es fácil darse una idea con los pocos momentos que presentaron sigue siendo superficial. Para nada podríamos considerar que se pierde esta característica tan marcada, pero la relevancia de este problema disminuyó significativamente, es decir, su puntualidad realmente no le genera algo negativo y eso si es un problema. Otra cosa a mencionar -y agradezco a mi amigo Jezkova por hacerme notar esto en su reseña (si te gustan los cómics te invito a ver su canal)- es que la vida de Peter Parker es la definición de tragicomedia. Tenemos la comedia (aunque hablaremos de eso después), no obstante, en este caso en lugar de tragedia tenemos drama, perdiendo uno de los factores más característicos del arácnido, una lástima. Ciertamente varias cosas fueron dejadas de lado, algunas más relevantes que otras, sin embargo, lo que añadieron no es para tirarle piedras. Al ser una adaptación las diferencias son algo constante, hasta comprensibles y esta no es la excepción, solo que uno tiene que entender que las cosas no serán exactamente iguales, lo importarte es mantener la esencia y este Spider-Man lo logra aun con sus cambios.


Spider-Man Homecoming y sus decisiones polémicas


Lo que más causó polémica fue que en lugar de encontrar al tío Ben tenemos a Tony Stark como el guía y mentor. Es bastante cuestionable este cambio, pero entendible debido a que el tío Ben no encajaría en el contexto. ¿Por qué sucede esto? Ben Parker es el detonador para que Peter Parker decida como usará sus poderes siendo Spider-Man, sin embargo, esta no es una película sobre él poniendo en duda su responsabilidad, el tema de la película se enfoca en él encontrando su lugar para ayudar a su manera. Él ya sabe que tiene una responsabilidad, la cumple, ayuda hasta en el más mínimo detalle que puede (como se puede ver al principio de la película), la idea principal de Spider-Man (un gran poder conlleva una gran responsabilidad) ya está inculcada en el personaje (algo que se demostró desde Capitán America: Civil War). Es cierto, se sintió la falta, no obstante, Iron Man funciona como la figura que busca impresionar y hace un buen trabajo siendo su guía sin ocupar mucho tiempo en pantalla.

El siguiente párrafo es más una conjetura y se debe tomar como algo ajeno a la reseña, lo pongo porque la idea me parece interesante de compartir.

Iron Man funciona bien como guía pues estamos hablando de un hombre que sabe lo que vale sin su traje, como demostró en Avengers donde sin vacilar responde lo que es sin su armadura. Por eso este tipo de mentor encaja bien, porque Spider-Man se vuelve dependiente de su traje. Es un mentor que le enseña sobre valorar sus capacidades sin depender de algo externo creando un complemento perfecto para sus carencias -aunque personalmente siento que esto quedó de forma accidental y solo pusieron a Robert Downey Jr para seguir aprovechando su personaje, no obstante, sin importar las razones les funcionó usarlo, solo espero que haya sido intencional-.


Otra decisión cuestionable es sobre la elección del casting. Mientras que Tom Holland hace un buen trabajo, los otros entran en la moda de Marvel sobre la inclusión. Siendo sinceros, no importa si cambian los rasgos físicos de un personaje, es decir, no tiene relevancia si Flash Thompson es negro, asiático, ruso, mulato, mexicano, musulmán, árabe, etc siempre que siga siendo el abusador que le hace la vida imposible a Peter. Con esto en mente, podemos decir que Tony Revolori no es Flash Thompson o, siendo amables, es la peor versión de él. En lugar de ser el abusador que golpea constantemente y que puede molestar tanto a alguien a tal punto de causarle depresión, es un burlón sin gracia que tiene envidia en lugar de un fuerte conflicto de inseguridad, hasta parece que quisieron poner bullying políticamente correcto pues son raras las ocasiones donde siquiera lo toca. Es una decepción y una molestia constante de ver por ser un payaso en lugar de un temido bravucón.

Desgraciadamente, los secundarios igualmente quedaron mucho a deber a la película. Liz Allan (Laura Harrier) no muestra algo que la haga interesante, solo se presenta como el interés amoroso, para que al final sirva para enlazar los últimos acontecimientos. Por otro lado, tenemos a Ned (Jacob Batalon) amigo de Peter y el centro de la comedia para hacer la narrativa más amena o al menos eso se supone que hace. Varios de sus chistes no tienen gracia, muchas veces pasan sin pena ni gloria, es probable que moleste a muchos por su constante tiempo en pantalla para ser el gracioso de la película, es un intento de comedia que pudo salir mejor. De secundarios también encontramos a Michelle (Zendaya), quien por alguna razón tiene cierto enfoque en varias escenas y también intenta aportar comedia a base del sarcasmo, pero termina siendo una molesta adolescente sabelotodo cuyo enfoque en pantalla es solo para trolear a la audiencia al final (no se preocupen ya se confirmó que no es quien parece ser) convirtiéndola en una molestia peor que Ned.


Sorprendentemente el villano de esta entrega no es un payaso con cara de malo (aunque no es algo que debamos celebrar en primer lugar). Adrian Toomes/Vulture (Michael Keaton) es alguien que deja claro sus motivos desde el inicio de la película, pueden ser cuestionables, pero se aprecia un mayor esfuerzo para hacer a alguien más completo. Su presencia no genera risa ni pena ajena, se ve el respeto que tiene su gente hacia él y cuando se vuelve serio genera una atmósfera tensa que lo hacen ganarse un buen lugar entre los mejores del UCM (no es que el estándar sea alto en primer lugar). Es un villano que no se siente innecesario, incluso pareciera que da paso a algo más grande.

Algo diferente a lo acostumbrado


Spider-Man Homecoming es una película que se sale del molde en mucho de lo que es el personaje. Obviamente esto le parecerá negativo a muchas personas (sobretodo a quienes no entienden que conlleva una adaptación), pero no se puede negar el buen trabajo que hicieron con el arácnido -por más que les duela-. Este es un adolescente que si se siente como tal, tiene sus conflictos, su personalidad, al final aprende una lección sobre su lugar como superhéroe y que todavía le falta para aceptar una responsabilidad mayor -algo que espero no sea tirado por Infinity War-. Si vas con una mentalidad abierta (no para aceptar todo lo que te dan, sino para comprender que el personaje puede ser presentado de diferentes formas) podrás apreciar sus grandes aciertos en el manejo de Spider-Man y Peter Parker, sin embargo, si al mirarla todavía tienes en mente todos los aspectos del cómic y/o el logro que fue Spider-Man 2 del 2004, entonces no te sorprendas si encuentras problemas en cada escena.

Calificación:


sábado, noviembre 05, 2016

sábado, noviembre 05, 2016

[Reseña Cine] Doctor Strange (sin spoilers).

Bueno, otro año, otra tanda de películas por parte de Marvel y, en este caso, DC. Ya con el paso de todo el hype por parte de las primeros estrenos y la gran polémica que se armó con respecto al del verano, ya era hora de que la casa de las ideas mostrara su segunda carta del año. Ni idea de si esta vez le bajaron a la campaña de publicidad o de plano el hecho de no ver televisión y que la gente de Facebook no le interesara es que uno puede ir con ninguna expectativa sobre la cinta que abrirá las puertas al mundo mágico del MCU, estamos hablando de Doctor Strange.


Ficha técnica
Nombre: Doctor Strange
Director: Scott Derrickson
Productor: Kevin Feige
Guionista: Jon Spaihts, Scott Derrickson y Robert Cargill
Música: Michael Giacchino
Productora: Marvel Studios
Fecha de estreno: 28 de Octubre (España), 4 de Noviembre (EUA) y 24 de Noviembre (Argentina) del 2016


¿De qué trata?


Stephen Strange es un neurocirujano quien sufre un accidente y pierde el uso de sus manos. Al no encontrar una solución en la medicina decide buscar una alternativa más espiritual. Esto lo llevará a conocer que existe un mundo más allá de lo que la ciencia le mostraba. Con la magia como guía, Strange no dudará en hacerse con todos los conocimientos que le sean posibles.

Lo que empieza bien, ¿termina bien?


La película presenta una narrativa dispareja. En un principio, la presentación que te muestra, es decir, las bases con las que empieza se llegan a sentir diferente con respecto a muchas películas del MCU, primordialmente porque los primeros minutos son más serios que otras películas de la productora. Esto no quiere decir que lo presentado sea algo oscuro o deprimente, simplemente te lo muestran con una actitud distinta y centrada a lo que está pasando, dando un mejor aire a esta película de lo que muchas otras siquiera han arañado. Por desgracia, el encanto no dura mucho, en cierto punto regresa a ser la típica comedia a la que nos tienen más que acostumbrados, todavía tienen sus reflexiones, pero se siente un potencial desperdiciado viendo el buen comienzo, sin mencionar varias conveniencias que la trama arroja como si creyera que el espectador no está poniendo atención, quitándole muchos puntos ganados durante la introducción.


El cambio no debería ser tan problemático sino fuera por el problema de los chistes. En esta ocasión se sentirán más forzados, muchos dicen que esto se venía acarreando desde hace bastante tiempo, pero, sin contar Age of Ultron, se podía dejar pasar hasta cierto punto. Ahora si pareciera que están metidos a la fuerza, en momentos no tan indicados. Es una lástima que la película tenga que sufrir esto, le quita mucho valor a todo lo demás, sin mencionar que vuelve la trama más pesada de lo que en realidad es, volviéndola molesta en lugar de amena. Si no eres tan exigente con la comedia o el día que la veas estas de buen humor es probable que te llegue a agradar, pero no dudes que seguramente estarás deseando que acaben de intentar ser graciosos.

Los caracteres son diversos y entretenidos de ver. El Doctor Strange (Benedict Cumberbatch) tiene un carisma que recuerda a Tony Stark antes de que exageraran sus rasgos. Por el otro lado, los secundarios cumplen una buena función de mantener las cosas interesantes, no serán nada del otro mundo, pero los pocos que tengan su trasfondo no serán despreciables ni innecesarios. Para quien lo dude, aquí se sigue con la costumbre de desperdiciar al villano, esta vez tendremos a Kaecilius interpretado por Mads Mikkelsen (otro buen actor desaprovechado). Sus motivaciones estarán fundamentadas, aunque no parece alejarse mucho del arquetipo de soy malo porque quiero poder y quiero poder porque si o por un bien mayor que en realidad perjudicará a todos. Las apariciones de Ancient One (Tilda Swinton) y Karl Mordo (Chiwetel Ejiofor) junto con sus desarrollos son bienvenidos sin ninguna traba debido a que logran momentos emotivos/reflexivos o algo para futuras entregas. Todos son relevantes la cantidad de tiempo necesario, incluso se agradece el poco tiempo de pantalla que le dan a algunos para no desviar la atención.


Agregados que favorecen al narrativa


Un punto a favor que tiene la película son las ideas espirituales que tiene. Se tocan temas sobre la meditación, el no cerrarse a lo que creemos, lo que hay más allá y abrir nuestras mentes para mostrar que no tenemos limitaciones. Mayormente porque Stephen Strange al inicio es un fiel creyente de la ciencia echando por un tubo todo lo demás, hasta que esta le falla al no poder ayudarle completamente y decide irse por otro método que le abre todo un mundo nuevo. Los temas podrían considerarse que son abordados de forma superficial considerando lo extensos que son, sin embargo, la evolución del Doctor es apreciable de tal forma que reflejan una conclusión a lo representado. Puede que no a muchos les encanté el tratamiento que tuvieron, pero no se puede negar que se hizo un buen trabajo y esperemos que a futuro se siga abordando de manera semejante.

En cuanto a trabajo técnico tenemos, de nuevo, dos polos opuestos. En primer lugar, los efectos especiales parecen sacados de un viaje de LSD. Desde los que parecen sacados de Inception con la ciudad doblandose y cambiando de forma, mientras los personajes corren, saltan y caen por ellos. Hasta los otros donde viajan a otras dimensiones que aunque son pocas están bien distribuidas como para no sentir los limitados escenarios, estos son coloridos y distintivos con respecto a lo ya mostrado en el MCU. Por otro lado, el soundtrack no se puede decir que existe, rara vez lo escucharás o notarás su existencia, no es algo nuevo en las películas de Marvel, es difícil apreciar la música y aquí no es diferente. El trabajo técnico es bueno por un lado y olvidable por el otro.


No es perfecta, pero vale la pena


Doctor Strange es una película buena y nada más. Funciona como introducción al mundo mágico que la casa de las ideas quiere agregar al MCU. Curiosamente tiene un inicio que se desvía bastante de las demás películas y que logra una total inmersión por como te presenta al personaje y su conflicto. No obstante, después de ese alto estándar que se auto-impuso, regresa a ser lo que siempre nos han mostrado, no es del todo malo, pero hace que la película fracase en ser un intento de cambiar de formula (si es que siquiera lo intentó). Fuera de eso, los caracteres secundarios, sus temas y los efectos especiales la vuelven algo no desechable de ver, es una buena inclusión para todo este universo que cada vez se está haciendo más basto.

Calificación: