Breaking

Mostrando las entradas con la etiqueta Comic Costarricense. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Comic Costarricense. Mostrar todas las entradas

martes, abril 03, 2018

martes, abril 03, 2018

Esferas CR: un cómic costarricense de ciencia ficción y humor.

El amor por el cómic en Costa Rica ha sido una antorcha que solo unos cuantos guerreros quijotescos hemos mantenido ardiendo, por lo cual es fantástico tener el honor de entrevistar a un nuevo emprendedor que se lanza a la lucha, aportando su visión y arte a esta causa.

Hoy les presento al proyecto Esferas CR, un emprendimiento del arte gráfico que se abre paso en el ambiente friki del país, agregando una página más a la historia del cómic costarricense.




Primero que todo, ¿qué es Esferas CR?

Esferas CR es una historia de ciencia ficción matizada con momentos cómicos, un poco de romance y mucho folclor costarricense, se decidió contar esta historia mediante el estilo de dibujo manga, pues era el estilo que mejor se adaptaba a la historia, en total son 3 temporadas, cada una con 12 capítulos, un capítulo nuevo cada mes, las primeras dos temporadas pertenecen a Esferas CR la tercera se llamará Neotica, existe en desarrollo una novela ligera llamada Guerras Chamánicas que sería una precuela de estas tres temporadas.

En Esferas CR se cuenta la historia de Peek, un pequeño extraterrestre parecido a un perro que lleva oculto entre las personas 500 años, esperando el despertar de un pequeño homúnculo que duerme en una Esfera de piedra, este pequeño homúnculo guarda un secreto que ni él mismo conoce.


¿Quiénes forman parte de este proyecto?

Autores de la historia:
  • Christian Herrero
  • Miriam Flores
  • Christian Herrero (dibujo).
christian herrero autor esferas cr
Christian Herrera



¿Cómo nació la idea?

Antes de entrar en la vida de adulto siempre tuve el sueño de ser caricaturista, me apasionaba esa idea, e incluso logré publicar una historia corta en la revista Tambor llamada Arepo el perico (una versión muy básica de Tuut y Peek) en el 2015 hablando con mi pareja (Miriam Flores) le comentaba que luego de pensionarme querría retomar esa pasión, pero ella me motivó a hacerlo antes, incluso a partir de ahí participó activamente en el desarrollo de los personajes y la historia, esto nos permitió evolucionar la historia hasta un nivel que nada le envidia a los mangas actuales. 

Siempre compartimos ideas que se nos ocurren en el día a día, o debatimos que sí y que no debe incluir la historia, si quieres llegar rápido a un lugar ve solo, si quieres llegar más lejos, ve acompañado, esa a sido la tónica de este proyecto y queremos llegar lo más lejos posible y ojalá en el camino sacudir a otros con el mismo sueño, nos encantaría reafirmar en Costa Rica la necesidad de leer comics.


¿Por qué incursionar en este campo? ¿Qué les motiva?

El futuro del mundo globalizado es el entretenimiento, la tecnología de los smartphones y la hiperconectividad están modificando la forma en la que los jóvenes consumen información, si me preguntas cual sería un negocio rentable por los próximos 10 años, este sería el entretenimiento y el manga en sí bien desarrollado te abre las puertas a poder tener un negocio sin limite de techo y administrable por pocos, Esferas CR es un proyecto administrado por dos personas, que puede alcanzar al mundo entero.

¿Qué tipo de historias ofrecen?

La historia de Esferas CR se desarrolla en esta Costa Rica actual, uniendo nuestro folclor con alienígenas, chamanes, cultura maya entre otros, con un humor inteligente y sarcástico, que pueda ser captado por pequeños y grandes, aunque con el pasar de los capítulos la historia irá madurando, Neotica por ejemplo es una historia post apocalíptica.




¿Cuál ha sido la reacción del público?

Empezamos a publicar en Noviembre de 2017, tenemos ya 4 capítulos, en Facebook tenemos 2700 seguidores, quienes han tenido la oportunidad de leer los 4 primeros capítulos hablan muy bien del proyecto, en la feria de Transitarte por ejemplo, si el viernes vendíamos capítulos numero 1, el día siguiente llegaban por el resto de capítulos, lo difícil en este caso es darse a conocer.

Librería Internacional y Casa Manga nos dijeron sí a vender las revistas en consignación, pero aún estamos tramitando el código de barras y luego está el asunto de la inversión, consignación significa que tardaremos 2 o 3 meses en recoger ganancia de los capítulos entregados y no podremos dejar de imprimir los nuevos, calculo que para después de agosto de este año ya tendremos el capital para poder publicar en estos lugares y dar abasto al consumo local.


lectores comic costa rica


En Pérez Zeledón me conmovió que los niños llegaban empezaban a ojear la revista y luego no paraban hasta terminarla, lograr que un pequeño de 12 años se devore frente a tus ojos una revista de 40 páginas, me parece un buen augurio.


¿Qué consideran que aportan como un valor diferente a otras ofertas del mercado? Es decir, ¿por qué una persona debería de consumir su producto?

Eso es lo mas maravilloso del mundo de los comics y del manga en particular la competencia es nuestro aliado, entre más ofertas de lectura tengamos más crecerá el mercado, la verdadera competencia es crear en el tico la necesidad de leer e interesarse en este formato de lectura, convencerlos que deben pagar ¢1.000 por una revista teniendo toneladas ilimitadas gratis en su mano (smartphone/internet) es el verdadero reto, pero esos ¢1.000 te dan genuino y criollo entretenimiento, referencias a lugares que conoces, situaciones nacionales, nombres familiares, personas de la vida cotidiana como el chino del súper, chistes que tal vez solo un tico entendería, esos puntos no los podrás conseguir en una revista de comic extranjero que está atrapado en sus cliches y formato acartonado.

¿Qué desafíos inesperados se han encontrado en el camino?


Confieso que pensaba que la etapa de difusión sería más rápida, creí que el bumm sería más fuerte y que saltaríamos a la fama en dos monazos, pero darse a conocer en este país es cuestión de tiempo y dinero, el primer obstáculo que enfrentamos fue el de la imprenta, el costo de imprimir 5.000 ejemplares de una revista es muy elevado más si vas a tardar 6 meses vendiendo esa cantidad de revistas, si los hacíamos por imprenta ya deberíamos haber impreso 30.000 ejemplares de 6 capítulos y habríamos vendido solo el 20%, no hay que ser genios para saber que serian 6 meses sin ganancia y mucha inversión, algo insostenible (lamentablemente aún no somos ricos).



La solución es simple, importamos una impresora semiprofesional e imprimimos los capítulos contrademanda nosotros mismos, es un trabajo dificilísimo pero nos permite seguir publicando capítulos cada mes sin tener que empezar a vender los riñones. cuando la revista se viralice y la demanda lo permita volveré encantado a la imprenta, antes de eso las revistas son más bien artesanales diseñadas, fabricadas y engrapadas, por nosotros mismos con mucho cariño.


¿Qué herramientas u oportunidades consideran que les ayudaría a tener más éxito?

A esta altura lo único que necesitamos es difusión, hemos enviado varios correos a medios televisivos y periódicos pero hasta ahora nadie se a dignado a responder ni siquiera un no gracias, los medios digitales en cambio como Neoverso han sido más receptivos, creo que es solo cuestión de tiempo y perseverancia, en algún momento ellos mismos llegarán a buscar información.


¿Dónde se les puede encontrar?

Actualmente el mejor mecanismo es nuestra página de facebook. Ahí avisamos de lugares donde estaremos (usualmente ferias) capítulos nuevos entre otros.  Desde Facebook pueden encargar la revista y la enviamos por correos de Costa Rica a todo el país (correos cobra ¢2.000 por envío de una o más revistas y llega en dos días, hay otra versión más económica, cuesta ¢700 pero tarda hasta 10 días en llegar

Puedes encontrar Esferas CR en estas opciones.

Fanpage:   https://www.facebook.com/Esferascr
Página Web: www.esferascr.com tenemos tienda en linea y puede pagar vía Paypal
Digital Amazon: http://amzn.to/2AYBP06 Compra y descarga versión digital de la revista!

miércoles, noviembre 09, 2016

miércoles, noviembre 09, 2016

Ilustrando a Félix Arburola y familia.

El ilustrador dueño de la “poesía gráfica” partió dejando claro que las mejores obras son como la vida: quedan inconclusas porque lo mejor siempre está por venir

Carrera. Lapicillo, Tambor, Súper Paletas, Jacinto Basurilla y Tío Conejo fueron algunas de sus creaciones: un grande en los dibujos de chicos.
 
Es un veterano de la ilustración infantil, un maestro instintivo, un aprendiz perpetuo. Recostado en una butaca roja, viste camisa estampada, pantalón camuflado, botines cafés y lentes ovalados. Se quita los ojos como binóculos y se pone los de otros para ver el mundo de distintos colores. Alrededor, cuatro artistas, tres almohadones, dos libros y una coneja.

–¿Don Félix?...
–Dígame Félix. Usted me respeta con el trato.

Es un experimentado pintor, diseñador y músico. De pie frente a una secuencia de guitarras se las ingenia para capturar el “detrás de cámara” de esta sesión. Celular en mano fotografía cada pose de sus hijos. Luego, sugiere colocar un mural en cierto espacio vacío.

—Mejor no me respete. Tampoco me barbee. Seamos amigos. No pongamos esas limitaciones. Seamos iguales.


Familia. El ilustrador Félix Arburola junto a sus hijos Sebastián, Moy, Ariel y Félix Jr. (de izquierda a derecha).
Es Félix, sin títulos, y esto es Osopez: estudio de diseño, fotografía y dirección de arte. Síntesis de tantos oficios familiares. Propiedad de Ariel, el único Arburola Matamoros con la mascota de la revista Tambor tatuada en el brazo. Escenario de cinco personajes que respiran arte en todas sus manifestaciones.

Oriundo de Cañas, Guanacaste. De tez morena y mirada profunda. El menor de tres llegados a la pampa del matrimonio de Roque Arburola, comerciante, y Argentina Bustos, costurera. Félix Arburola Bustos. Heredero de un apellido vasco del que solo queda una referencia y de otro nica, gestor de su tenacidad. Firi, Beto, el de Tina.

Tenía siete años cuando ilustró sus primeros cuadernos, 11 cuando llegó la televisión a Costa Rica y 15 cuando ingresó a la Casa del Artista. Nació en 1947, está a tres de cumplir 70. Come años, tal vez por genética, de seguro por jovialidad.

Entorno. Colonia del Río es un barrio guadalupano rodeado por el afluente Torres y la franja del parque Simón Bolívar.

La casa de Sebastián Arburola está aquí, en el terreno donde él y sus hermanos vivieron la infancia, la mejor época familiar, la década en que sus papás eran pareja y Tambor uno más de la camada.

Los cuadros y sus alusiones son el método para contar el paso de los minutos. Madonna, Jim Morrison, Audrey Hepburn, Los Beatles y La Nigüenta comparten tiempo y espacio.
 
El kitsch, tan representativo de la idiosincrasia costarricense, se apodera de cada rincón.

“¿Qué le sirvo? ¿Algo fuertecito?, bromea Félix mientras bebe una gaseosa en las rocas.

Detrás de la barra del bar se esconde el diseñador del Volcán de Oro, ganado por Ariel y Sebastián en distintas ediciones. Antes de pedir una foto con el trofeo, se cambia de ropa “para evitar ruido”. Del armario de su segundo hijo sale la camisa negra que lo acompañará el resto del día. Comparten talla y gusto.

“Casi todas las semanas tenemos nuestro happy lunch . Vamos por ahí a hablar de tendencias, pero me encanta visitar este lugar. Vea qué chiva ese timón en la puerta del cuarto. Muy simbólico, ¿verdad, Sebas?

“Claro, porque la vida es un viaje, Firi”.

Con voz lenta, baja, paciente, reconstruye su historia. Tuvo una niñez con estimulaciones y mudanzas –de Cañas a San José, de ahí a Venezuela, y de regreso a Costa Rica– de la que recuerda las máquinas de coser, los figurines, las clientas y los hilos. Su mamá era modista, aficionada a las artes dramáticas y participante activa de cuanto recital y concierto había.

Desde pequeño ilustraba sus cuadernos. Como tenía talento, los profesores se dejaban sus dibujos al final del curso. Memorias de un estudiante al que le disgustaba la escuela y el colegio.

En 1962 inició clases de dibujo en la institución de Olga Espinach, en ese entonces contigua al Teatro Nacional. Abajo ensayaba la Sinfónica Nacional y en el mezzanine se aprendía a pintar con materiales patrocinados por el Estado. Tiempo después matriculó varios cursos libres en la Universidad de Costa Rica, solo para confirmar que lo académico no es lo suyo. Empírico y autodidacta hasta la fecha.

Semblante. Canas visibles no tiene, solo manos con pliegues y un ceño que frunce cuando reflexiona. Camino a su casa, mira por la ventana del asiento derecho, examina las plantas desordenadas por el viento de la ciudad de las flores.

“Lo bonito de haberse criado en los 50 y 60 es que habían más cafetales, potreros, ríos, trompos, bolinchas, mejengas. La infancia era más integrada a la naturaleza y el cosmos. Las nubes, el cielo y las estrellas tenían más importancia. También era más relevante la música tropical y la radio, en contraste con el rock y el televisor. Tengo 15 años de vivir en Heredia y le aseguro que aquí la gente es gente… Hay más amabilidad, tranquilidad, calidad de vida”.

En Barva, Félix tiene sus rutinas. Duerme hasta las 6 a. m. Sale a caminar con una libreta en la que bosqueja paisajes, potreros, vacas, árboles, gallinas, todo lo verde y rural que descubre. Desayuna sus propias recetas. Pinta. Escucha a Frédéric Chopin, Gustavo Cerati, Ryuichi Sakamoto y “mucha cosa nueva que está saliendo”. Dibuja. Revisa Facebook, Pinterest, Flickr y Blogspot. Ilustra.

Tenía poco menos de 20 años cuando empezó a ganarse la vida como ilustrador.

Al principio hacía folletos educativos para los médicos y pacientes de la Caja Costarricense de Seguro Social. Más tarde pasó a la revista infantil Tricolor , varias agencias de publicidad y editoriales públicas y privadas. Hay que decir que Félix es un hombre de trabajos estables, entre un puesto y otro pasaron años.
“Antes de trabajar en La Nación diseñé el logo y personaje de la revista Tambor como freelance . Ya había hecho anuncios para Jack’s y Dos Pinos, así que sabían de mi inclinación por la ilustración infantil.

En Tambor , Arburola (centro) fue director artístico.

 Súper Paletas, Lapicillo, Tío Conejo, Jacinto Basurilla y otros personajes insignes de los 80 y 90 repiten crédito. Por sus trazos corre la tinta de un mismo progenitor. El mismo que los vistió, caracterizó y afamó.

“Qué va, no le tengo especial cariño a ninguno. Es más, ni me detengo en eso. Le tengo cariño a lo que estoy haciendo en este momento, porque me está dando nuevos resultados, pero una vez que lo haga ahí queda. Tal vez lo vea y diga: ‘Puede mejorar’. Uno tiene que buscar siempre lo nuevo para no estancarse.
Pese a que son sus estrellas comerciales las más recordadas por el público, prefiere mencionar las literarias. Se le escapa una sonrisa al llegar a este punto de la conversación.

“La publicidad es parte de la cultura, pero me interesa más la cultura. En medio de la ilustración comercial, la literatura infantil fue un oasis. Es otro mundo, con gente más culta y sensible. Carballo decía que los dibujantes publicitarios son las prostitutas del arte. Y yo estoy de acuerdo”.

Félix Arburola aún mantiene guiños que pueden parecer de niño. Se entusiasma con una idea ajena, celebra sus propias ocurrencias, cuestiona casi todo. Aunque las ilustraciones juveniles no son su fuerte, también tiene alma de muchacho.

Cosecha. Siempre he hecho mis propias historias en imágenes, pero no en secuencias tipo historieta o libro. Cada imagen tiene una lectura individual, y en conjunto, si se trata de una serie.

La aclaración viene tras repasar sus proyectos con escritores nacionales como Carlos Luis Sáenz, Alfonso Chase y Mabel Morvillo. Ellos aportaron los textos; él, la gráfica.

“No me llama la atención ilustrar libros de poesía adulta, aunque podría. Tampoco me gusta decir ‘no’, porque me lleno de prejuicios. Hay que romper esquemas –afirma con seriedad– y acabar con esas limitaciones que uno mismo se impone.

“Una vez mi maestro Fernando Carballo me preguntó: ‘¿Qué hace usted fuera de la agencia?” “¿Dibuja?” Como le dije que no, me acordó mi responsabilidad con el arte. Entonces empecé a dibujar con más ganas y participé en certámenes de paisaje rural. Luego me encontré conmigo y con mi propio estilo.

¿Qué hay en su estilo que lo hace reconocerse?
Hay algo, pero no sé qué es. Soy muy visceral. Mi trabajo es muy emocional, muy de adentro. No es un trabajo analítico, proyectado de antemano. Mi trabajo es espontáneo, informal, emotivo… porque sin eso queda tieso, frío, sin vida, es como un acto de amor sin amor.

Puede que la pasión sea su eterna compañera…
Sí, aunque no estoy pendiente del pasado. Ya aprendí y me falta mucho más. Me gustan los nuevos especímenes.

De todas esas manifestaciones artísticas, ¿con cuál se identifica más?
Artista de la imaginación. No. Artista visual. Soy de todo un poco. No quiero etiquetarme diciendo que soy pintor, dibujante o caricaturista. Los especialistas no me gustan.

“No creo que uno pinte para alguien... Es una necesidad de conectar con las partes invisibles, los lugares invisibles de la psique humana, y nos vienen las imágenes, y hay una especie de impulso de comunicarlas... Pero no pretendo explicar esto... Que cada quien lo explique a su manera, incluyendo a los críticos de arte, en los que no creo”, publica el sitio web del Ministerio de Cultura a propósito de su obra.
Libertad. Su casa es un collage, tan diversa como su creación gráfica. Su pincel es libre, abierto al movimiento y color. Su verbo es franco, sin academicismos.

Las respuestas pomposas le desesperan casi tanto como las preguntas sobre el pasado, de ahí que cualquier conversación con el papá de los Arburola esté sometida a la pureza del hoy.

“Nada, ni siquiera recuerdos… Las colecciones me parecen una pérdida de tiempo. Hay que vivir el instante, que es lo único que tenemos. El presente va haciéndonos el futuro y el pasado. En algún momento coleccioné libros, cuadros de pintores y fotos en línea. Soy loco por Internet. Si hago un dibujo hoy, lo publico hoy mismo y ya mañana tengo al menos 100 “Me gusta”.

Cierto, lo noto dinámico en redes sociales: es usted muy tecnológico.
No puedo vivir sin mi Mac ni sin la Wacom. Uso Photoshop desde que salió y trabajo en el PageMaker desde que lanzaron la Macintosh 512K. Ahora mezclo el dibujo manual con lo digital –indica mientras rebusca entre los papeles con anotaciones y las esculturas en miniatura que invaden su escritorio.
La sala tiene además una pizarra con dibujos, recortes y fotografías. Un biombo con pinturas, bocetos y cargadores eléctricos. Una refrigeradora blanca con un televisor negro encima y una Frida gris debajo.
“Khalo es mi ídolo. Le admiro su deseo de vivir, su fuerza para superar los obstáculos, su pasión. ¡Ay, quería tanto a Diego!

Y le aguantaba unas... ¡Frida, su/frida!
Muy ingeniosa –ríe la ocurrencia ajena–. Fue una mujer sin limitaciones sociales, era bisexual y no se hacía rollos.

Sabía vivir y pintar lo que mejor conocía: su mundo interior; pese a que despreciaba la etiqueta “surrealista”, como usted.
No estoy acostumbrado a intelectualizar, a ponerle palabras a mis emociones, a disecar mis sentimientos. Soy cero calculador y maquiavélico.

Siendo usted tan “visceral”, ¿cómo hacía con los clientes publicitarios?
Haciendo publicidad aprendí a comunicarme. . Yo soy de la calle. Mi formación es autodidacta, mi academia son los amigos. Edwin Cantiño, Fernando Carballo, Otto Apuy, Gerardo González, Moisés Barrios, Hugo Díaz, Vicky Ramos, Ruth Angulo, Álvaro Borrasé, Ariel y Sebastián Arburola… ellos son mis maestros.
Familia. El interés por involucrar a sus hijos en el ambiente artístico podría ser efecto de una niñez exenta de cámaras fotográficas, libros y pinturas, o secuela de una adultez cargada de bocetos creativos. Desde pequeños, los Arburola Matamoros se paseaban por rotativas de revistas, cuartos oscuros de agencias y acrílicos de exhibiciones.

Muestra. Dibujos de Félix Arburola se presentó este año en el Instituto de México: Ophelia , Clorofila y Copa fueron tres de las obras expuestas por el ilustrador.

“La mamá se cansaba de mandarlos a acostar, porque pintaban hasta la noche. La autoridad a mí no me gusta. Aquí está el almuerzo, que coman cuando quieran… Es que cuando uno tiene hijos no sabe en lo que se metió, no basta con ser cariñoso. Por suerte me leí un libro que se llama Summerhill: Un punto de vista radical sobre la educación de los niños, literatura obligada para padres y maestros. Es una escuela inglesa para crear niños libres, personas humanas, no ovejitas obedientes. La idea es que tengan criterio, piensen, cuestionen, gocen.

Actúen, diseñen, pinten, canten…, que sean felices.
Exacto. Pienso que Moy se fue por Artes Dramáticas por el antecedente de mi mamá, aunque de chiquilla dibujaba. Por vivir entre hombres fue más apegada a las mujeres y en el teatro encontró su ambiente. Es una gran actriz. Sebastián siempre fue buen dibujante. Cuando tenía 13 años me pidió una pelota de arcilla que me había regalado Alberto Moreno, y solito moldeó a Esqueletor de He-Man, con todo y capucha. Es excelente en todo lo que hace. Desde pequeño, Ariel me pareció muy buen dibujante y diseñador, y de grande confirmé que su ojo es genético. Y Félix Jr. de adolescente tenía un cerro de dibujos con una fuerza impresionante, el día que se los iba a confiscar me confesó que los había quemado porque ahora iba a rockear. 

Su estilo es muy propio y actual. Además de amigos son colegas, maestros y aprendices…
Ah sí, los hijos lo mantienen a uno joven. Algo que quise transmitirles es que conserven su humildad y se renueven constantemente. Hay que leer, estudiar, prepararse, aceptar críticas, escuchar a todas las personas.

¿Nutrir la mente y el espíritu?
No creo en el espíritu, creo que uno se muere y ya. Si conoce a alguien que haya ido al cielo o al infierno preséntemelo, para que me cuente cómo es el más allá. No me interesa nada de eso, me parece una pérdida de tiempo.

Félix Arburola. Que propone una simbiosis entre naturaleza, ser humano y poesía. Que rechaza que le digan “don”. Que vive el momento. Que ilustra su propio mundo. Arburola, Feliz.
 
Revista Su Casa (2014) "Ilustrando a Félix Arburola y familia". San José, Costa Rica. Recuperado de: http://www.nacion.com/ocio/artes/Ilustrando-Felix-Arburola-familia_0_1523447667.html

domingo, julio 24, 2016

domingo, julio 24, 2016

Costarricense Dan Mora recibe premio Eisner en la Comic-Con de San Diego 2016.

Se escribe una nueva página de oro en la historia del comic costarricense. Si bien no es novedoso ya saber de un artista costarriense que brilla entre las grandes estrellas del cómic, hoy es celebrar por todo lo alto el logro de este compatriota. El ilustrador costarricense Dan Mora fue elegido la noche de este viernes como la mejor nueva promesa en la ilustración de cómics en la Comic-Con de San Diego. Dan, de 29 años, recibió el premio Russ Manning Promising Newcomer Award por su trabajo gráfico en el libro Klaus y la historieta Hexed, de la editorial de historietas Boom! Studios


Ya habiamos dado noticia de su gran talento en medios nacionales, tanto en publicaciones de cómic costarricense como en círculos periodisticos y literarios donde dió a conocer su arte como ilustrador, pero ni en los sueños más atrevidos nos imaginamos que llegara este reconocimiento mundial.
Los premios Eisner son los reconocimientos mas codiciados en el abiente del cómic siendo comparable con ganarse un premio  Oscar en el mercado cinematografico.

Los otros nominados fueron Daniel Bayliss (artista de Kennel Block Blues y Translucid, BOOM! Studios), Leila del Duca (artista de Shutter , de la compañía Image), Marguerite Sauvage (de DC Comics Bombshells, Scarlet Witch, de Marvel y Faith de la empresa Valiant) y Tillie Walden (escritor y artista de I Love This Part and The End of Summer de la editorial Avery Hill).

En la entrega también Boom! Studios obtuvo el galardón a la mejor publicación para niños (Over the Garden Wall).En el apartado del cual fue ganador el costarricense, en años anteriores han sido electos artistas que con el paso de los años se convirtieron en grandes personalidades de la industria como Mike Okamoto, Alex Maleev y Arthur Adams.

Les dejo con una pincelada de su arte que pueden disfrutar más en su cuenta de Behance y en Facebook.










lunes, junio 06, 2016

lunes, junio 06, 2016

[Comic] Avatares de la historieta en Costa Rica.

La historieta es a la caricatura lo que la novela es al cuento. La historieta es arte del dibujo y el relato, concebido para su difusión masiva. Como narración, la historieta se mueve en el tiempo, traza acciones y personajes, y construye ambientes. En su ya clásico estudio La historieta en el mundo moderno (1970), el argentino Oscar Masotta la llama “literatura dibujada”.

En Costa Rica, la historieta y la caricatura inician juntas su recorrido. José María Figueroa, primer humorista gráfico documentado, despliega un amplio abanico de propuestas historietísticas en Figuras y figurones ( circa 1870-1890). Conformado por varios álbumes, el documento estuvo inédito por más de cien años: aunque en un inicio influyen las limitaciones técnicas, sus mordaces críticas lo mantuvieron oculto por decenios.

En 1892, la caricatura se incorpora a la prensa: casi 70 años después de haber iniciado el periodismo ilustrado ( New York Mirror, 1823). Ya en 1830, en París, el dibujante Philipon había publicado La caricature politique, moral et littéraire con un grupo de notables artistas.

En Costa Rica, la historieta emprende su desarrollo junto al proyecto liberal y la construcción simbólica de la nación.

Creada por los dibujantes, es distribuida en los mismos medios: la explosión de semanarios y revistas en los estrenos del siglo XX –su vehículo primordial– la convierte en un instrumento político-ideológico: la historieta es parte del juego electoral –luego conformará folletos propagandísticos–. Además, las hubo sociales y publicitarias.

Aquellas obras cuentan la historia de los protagonistas políticos y sociales, no la de personajes “ficticios” inventados por el artista –según lo plantea la historieta llamada “moderna”–. Como todo relato, son formas de ficción.

El patillo, personaje simbólico de la nación, participa infatigable en el gran relato construido por el humor gráfico. Dibujado por distintas manos en todos los momentos, en 1922 encarna a uno de los traviesos protagonistas de la historieta Aventuras de Microbio y Corvetas, de Paco Hernández, un aperitivo dominical del Diario de Costa Rica.

La historieta sigue planteamientos y estilos propios de la época. A menudo, muestra diseños creativos que evidencian que es imagen, narración y montaje.

En sus ilustraciones para los Cuentos de mi tía Panchita ( Carmen Lyra, 1920), Juan Manuel Sánchez Barrantes traza sus hermosas secuencias gráficas en cascada y sin palabras; pero el Indio también crea historietas en el sentido cabal: tiras generalmente de cuatro viñetas con composiciones estróficas al pie ( Farolito, 1949-1952).

Como lenguaje con una identidad propia, la historieta reúne –y refunde– los lenguajes de la imagen y la narrativa, aunque no incluya palabras. Hoy, los originales dibujos de línea continua de Ricardo Ulloa Garay hilvanan historietas: escenas que narran, acertijos que se resuelven en el dibujo mismo.

Por otra parte, los “muñequitos” –como se los ha llamado en otros países latinoamericanos– están sujetos a los conceptos de libertad de expresión y prensa de los medios donde circulan. En El Látigo, Henry Harmony juega con el contrapunto entre dos viñetas: el graznido de la ley de imprenta establece la diferencia entre “la prensa de ayer y la de hoy” (1900).

Los años 70. Tras decenios de participar en la prensa, sobre todo del humor editorial, la historieta y la caricatura son desplazadas: “Los periódicos prefieren las tiras cómicas extranjeras; aunque insulsas en su mayoría, son más baratas”, exclama Noé Solano en 1954.

Ya entonces, los “sindicatos” estadounidenses universalizan la cultura del comic mediante los periódicos y los comic books. La ausencia de obras nacionales se suma a la fascinación que el comic ejerce sobre sus lectores: como en otros sitios, el comic tico muestra hoy que uniformó estilos y lenguajes gráficos.

Pese al reinado del comic, en los 70 se abre una etapa de apogeo del humor gráfico nacional donde la historieta es protagonista. Desde la década anterior, Quino y Rius ejercen un fuerte impulso en la producción del continente: destacan Fontanarrosa y Caloi en la Argentina, Juan Acevedo en el Perú, Hugo Díaz y Fernando Zeledón –con sus planas de historieta de fuerte humor crítico– en Costa Rica.

La revista "Farolito" presentó esta historia del negro sambo Tom. El artista Juan Manuel Sánchez Barrantes realizó esta ilustración.
 
Asimismo, el recién fundado Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes estimula la creación artística y cultural, incluido el humor gráfico, y la prensa abre sus páginas a esta expresión visual. Encabezando la sección de entretenimientos, el periódico socialdemócrata Excélsior (1974-1978) publica a diario, por casi toda su existencia, la historieta de aventuras Carlos Pincel, del joven Carlos Alvarado.

En 1976, Hugo Díaz recibe el Premio Nacional en Periodismo Joaquín García Monge –el primero de tres galardones nacionales– en reconocimiento a su labor en los medios. Al año siguiente, la Editorial Costa Rica publica el libro antológico El mundo de Hugo Díaz e incluye 69 historietas de Pueblo.

Entre otros aportes de Díaz a la historieta destaca su versión de Las fisgonas de Paso Ancho (1990), obra de teatro de Samuel Rovinski. Sin embargo, la publicación mensual “fue un gran fracaso”, se duele don Hugo en 1994 y añade: “No pudimos competir con las grandes empresas de revistas que las imprimen por millares y las distribuyen en toda Latinoamérica”.

Su comentario puntualiza las dificultades y permite valorar su magnitud: son dos autores y una obra literaria ya consagrados por las instituciones artísticas correspondientes.

Los años 70 además registran importantes logros en el campo infantil: Juan Díaz crea Glupy, una tira que transita en diarios nacionales y se transforma en la primera historieta de circulación continental, y Carlos E. Figueroa publica las primeras revistas de historieta educativa realizadas en el país: Tricolor y Tricolín , y se convierte en un abanderado del campo.

Esas revistas, junto con el suplemento Zurquí (lanzado en 1979) y la revista Tambor (en 1986), ambas de La Nación, concentran un semillero de artistas que en buena parte se integrarán al reconocido Foro de Ilustradores Gama. Su quehacer central será la ilustración: en Costa Rica no se puede vivir del humor gráfico. Omar Valenzuela, Alexander Corrales y Vicky Ramos son los historietistas principales de Tambor.
Esas publicaciones recuperan el valor educativo de la historieta, ya planteado en la primera mitad del siglo XX por emblemáticas revistas infantiles: San Selerín,Triquitraque y Farolito con sus tiras cómicas y “cuentos ilustrados”: relatos que coquetean con la historieta.

Dirigidas por grandes maestros e ilustradas por admirables artistas, aquellas revistas pioneras evidencian los aprietos económicos que sufren. Estos afectan su periodicidad y terminan por sepultarlas, pese al disfrute de la niñez, al interés del sistema educativo y la calidad del material.

“Creímos que Triquitraque se iba a morir, como se murieron también por pobres otras revistas para niños que se han editado en Costa Rica. Sí, por pobre se murió el precioso San Selerín, que hizo delicias de vuestros padres cuando eran niños”, confiesa Triquitraque en 1944 cuando anuncia su regreso tras un año de ausencia. Tal será la espada de Damocles que penderá sobre las revistas... y sus historietas.


Sánchez Molina, Ana Cecilia (14 de junio de 2015) "Avatares de la historieta en Costa Rica". San José, Costa Rica. Periódico La Nación. Recuperado de http://www.nacion.com/ocio/artes/Avatares-historieta-Costa-Rica_0_1493650653.html. La autora ha publicado los libros "Historia del Humor Gráfico en Costa Rica" (Editorial Milenio, 2008) y Caricatura y prensa nacional (EUNA, 2002).

viernes, junio 03, 2016

viernes, junio 03, 2016

[Literatura] Carmen Naranjo y la desventura de los superhéroes.

Pícara y desafiante, como le era habitual, Carmen Naranjo lanza su cuento infantil La aventura de los dibujados en los años 80. “Se le ocurrió a Mandrake, creo yo, porque de todos tenía la habilidad de lograr que los demás vieran cosas inexistentes. Aunque era el más débil en fuerza, no se subía por las paredes ni golpeaba para noquear ni detenía las balas ni volaba por los aires”, escribió.

literatura de costa rica, comic de costa rica, comic costarricense, literatura costarricense, superheroes costa rica, carmen naranjo


Irónico, a veces cáustico, el cuento reta a la infancia y su disfrute del mundo de los comics , poco antes del cincuentenario de Superman, personaje emblemático del género.

Aunque en 1982 circula en la revista Letras de la Universidad Nacional, en el 86 parodia el formato de los comic-books : el Instituto del Libro del Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes –bajo el cuidado de Elías Zeledón Cartín, su editor– lo difunde con ilustraciones del maestro Hugo Díaz y una elocuente portada.

En ese mismo año, Carmen Naranjo se convierte en la segunda mujer en recibir el mayor galardón de Costa Rica: el Premio Nacional de Cultura Magón.

Entonces, en vez de la crisis en el mundo real –tema usual en la escritora–, muestra con humor la acaecida en el universo irreal de los “dibujados” y deja huella de su acercamiento artístico al comic , un tipo de historieta que ha marcado la cultura global desde el siglo XX.

En 1975, ya Julio Cortázar había publicado su Fantomas contra los vampiros multinacionales , una historia que reúne texto literario y comic .

Una desventura ejemplar. Bajo un título propio de los comics , Carmen Naranjo narra la aventura –más bien, desventura– de los dibujados, personajes superdotados muy en boga en aquel tiempo –y en este–.
Naranjo escribe: “Bueno, prosiguió Mandrake, la invitación tiene un propósito, es el de pensar en unirnos todos y acabar juntos con el crimen y la violencia”.

Al aludir a los héroes o superhéroes con un displicente “dibujados”, la autora marca el tono y la intención del relato. En él intervienen grandes protagonistas –casi todos figuras duales– que mueven la industria cultural y pueblan la imaginación colectiva: Tarzán y el mundo primitivo, el Hombre Araña y el mundo científico del que procede; Mandrake el mago –anfitrión en el relato– y el mundo prerracional; la Mujer Maravilla y el mundo mítico de las amazonas; Superman, el extraterrestre hombre de acero –piedra angular del género–, y el Hombre Nuclear y la Mujer Biónica del mundo tecnológico, delegados del cyberpunk.

El Mago también invita al Fantasma, quien, “en el sagrado oficio de recordar a sus antepasados”, vive desconectado del presente, y a Batman y Robin, quienes se disculpan “porque, como son millonarios, no pueden dejar la casa sola”.

El relato parodia el comic desde su título: ingenioso, lúdico y divertido, parte del comic y juega con él. El comic es su referente: los personajes y su universo han circulado por años en medios de comunicación masiva; son muy familiares. “Deben estar viejos porque papá me dice que, cuando era muy chiquito, los veía a los dos. Tal vez Mandrake nos ha hipnotizado y lo vemos como de cuarenta…”. El texto prestigia el saber mágico, de la infancia, desde el que narra lo que ve –y juzga– con su dubitativo Leitmotiv : “Creo yo…”; en apariencia, un niño.

“Llegó de primera, creo yo, la Mujer Maravilla con su traje de empleada, aunque se nota a la legua que es la misma: solo los miopes que trabajan con ella en la tele no se dan cuenta. Después llegó el Hombre Araña, vestido de araña, y no quiso sentarse, se agarró a la mitad de la pared y va a ser muy difícil servirle el té […]. Después llegaron juntos el Hombre Nuclear y la Mujer Biónica. Mandrake se estremeció al darles la mano porque son muy fríos, se trata de dos muertos reconstruidos”.

Infantes en la selva. Asimismo, el comic es el relato: perspicaz, doña Carmen asume sus personajes y diseños originales; también su “escritura”, mas no su estrategia. Con lógica implacable, narración ágil, lenguaje familiar y distintos efectos visuales –casi sin violencia–, la autora “dibuja” el texto: entreteje las destrezas y acciones de los dibujados en una absurda y fatal aventura.

Así, la escritora juega en el texto. y los dibujados juegan en él. En la irracionalidad de ese mundo, Hugo Díaz replica gráficamente el valor del cuerpo sobre la cabeza al invertir las proporciones de las figuras y alterar su tradicional estilo gráfico.

Con un papel central en el relato –como en el comic–, Superman promueve la aventura-desventura: “Y creo que fue Superman el que tuvo la idea de si inventáramos una aventura en que todos estamos en contra de todos, envueltos en un conflicto diabólico”. La competencia y la selección del mejor, corolario de la individualidad, es el talón de Aquiles de los dibujados. Así, Superman es el responsable del deceso colectivo y del propio, un decenio antes de su recalcado –y comercial– fallecimiento a manos de Doomsday (saga La muerte de Superman , 1992 y 1993).

Si la selva amparó a Tarzán en la novela de Edgar Rice Burroughs ( Tarzán de los monos , 1914), en el relato de Carmen Naranjo vuelve a salvarlo: “Jane se lo llevó por las orejas con la prohibición expresa de que no se metiera en esa aventura estúpida de aniquilarse uno al otro, como si fueran enemigos”. La mano “maternal” de Jane –una marca feminista de la autora– lo torna en el único sobreviviente: la historia vuelve al inicio.

Como espacio de lucha, la selva se come a los otros. Aquellos personajes, mitos de la cultura popular, caen por su propio peso: siendo superdotados, aparentemente invencibles, son infantes en la selva.

Un juego tras la palabra. Carmen Naranjo disfruta de exhibir sus falencias y va desconstruyéndolos en su propia historia. Los revela y desmitifica: ni son “héroes” ni “buenos” –pese a sus oponentes virtuales, los “malos”–, ni siquiera honrados.

“Creo yo que eran demasiado individualistas, y a todos les gustaban los malos remalos para tener desafíos y el trabajo de vencerlos, porque entonces se sentían como los no dibujados cuando aplastan cucarachas”. Los “superhéroes” son un fraude. Descalificados, son finalmente aniquilados. Como “héroes de papel”, resultan desdibujados.

“Me parece extraño que haya secretos en sus actividades [dijo el Mago] cuando todos los casos que ustedes atienden se publican en eso que llaman, creo yo, medios de comunicación masiva. / Claro que sí, contestó rápida la Mujer Biónica […], pero se nos presenta como posibilidades de ser ciertos, meros personajes dibujados, que enseñan las historias en que salen triunfantes, nunca se sabe cuando fracasamos. ¿No es verdad? Y todos asintieron”.

La aventura de los dibujados es una inteligente opinión-ficción sobre el mundo del comic : un relato entretenido, pero no ingenuo, que se suma a la reflexión de la autora sobre lo cotidiano (los dibujados también conforman la visión del mundo de sus fans ).

Como en sus múltiples talleres literarios, doña Carmen muestra su interés educativo al cerrar el cuento –infantil, por lo demás– con una moraleja:

“Y creo que los hombres no dibujados deben aprender esta lección, que podría resumirse en lo peligroso que es jugar con fuego […]. Y creo que nadie aprenderá nada porque los hombres dibujados nunca enseñan, salvo aquello de que las victorias se logran cuando las desventajas aumentan”.
 

Sánchez Molina, Ana Cecilia (06 de septiembre de 2015) "Carmen Naranjo y la desventura de los superhéroes". San José, Costa Rica. Periódico La Nación. Recuperado de http://www.nacion.com/ocio/artes/Carmen-Naranjo-desventura-dibujados_0_1510448965.html. La autora ha publicado los libros "Historia del Humor Gráfico en Costa Rica" (Editorial Milenio, 2008) y Caricatura y prensa nacional (EUNA, 2002).

Puede leerse en Google Books una versión del cuento.

miércoles, septiembre 30, 2015

miércoles, septiembre 30, 2015

[Eventos] Homenaje de La Zarigüeya a Hugo Diaz en Cartago.


habrá un homenaje a la Sra. Lía Díaz J, amiga del Grupo La Zarigüeya y hermana del maestro Hugo Díaz J.
La llamada "Casa de la Ciudad" de Cartago recibirá al colectivo de artistas que conforma la Asociación de Humoristas Gráficos "La Zarigüeya" en su exhibición de arte en el cual se realizará un homenaje a la Sra. Lía Díaz J, amiga del Grupo La Zarigüeya y hermana del gran  maestro de la caricatura costarricense, el bien recordado don Hugo Díaz (1930-2001), quien no solo colaboró con La Zarigüeya sino con otras iniciativa como El Taller del Cómic y La Pluma Sonriente.

La muestra es un homenaje a la familia del maestro don Hugo Díaz, padre de la caricatura costarricense, como una forma de mantener vigente el aporte que realizó don Hugo con el apoyo de su familia a la cultura y el humor gráfico
La muestra es un homenaje a la familia del maestro don Hugo Díaz, padre de la caricatura costarricense, como una forma de mantener vigente el aporte que realizó don Hugo con el apoyo de su familia a la cultura y el humor gráfico
habrá un homenaje a la Sra. Lía Díaz J, amiga del Grupo La Zarigüeya y hermana del maestro Hugo Díaz J.
habrá un homenaje a la Sra. Lía Díaz J, amiga del Grupo La Zarigüeya y hermana del maestro Hugo Díaz J.
La muestra es un homenaje a la familia del maestro don Hugo Díaz, padre de la caricatura costarricense, como una forma de mantener vigente el aporte que realizó don Hugo con el apoyo de su familia a la cultura y el humor gráfico.



¿Cuándo?
¿A qué hora?
¿Dónde?
Miércoles 30 de de septiembre
7:00 p.m.
Casa de la Ciudad. Cartago. Avenida 0, Calle 6

viernes, junio 12, 2015

viernes, junio 12, 2015

Revista Kasandra. El comic satírico de una generación costarricense.

Otro episodio de la historia del comic de Costa Rica. Recientemente actualicé nuestro artículo-archivo sobre la evolución del cómic en Costa Rica, hay muchos episodios perdidos en las crónicas del noveno arte costarricense. El paso del tiempo y la disfusión escasa han escondido muchos elementos de nuestra historia. Y poco favor le hace al desarrollo del cómic tico la aparición de egos desaforados que pretenden borrar todo elemento que no hable directamente de ellos, como si fueran los únicos artistas que han existido en Costa Rica.

Afortunadamente, la disfusión del conocimiento permite que más personas aporten su saber a nuestro esfuerzo por preservar nuestra historia. Así es como recién me entero de la existencia  de la revista Kasandra gracias a la inestimable colaboración de Ferreol Murillo, hoy puedo contarles de esta publicación de comic costarricense.


Kasandra, portada de agosto de 1989.
Esta publicación nace entre 1989 y 1990 inicialmente como un proyecto entre amigos, liderada por Jorge Jiménez, doctor en Filosofía y profesor de la Universidad de Costa Rica,y Jorge Arturo,  escritor y editor costarricense funcionario de la Universidad Estatal a Distancia, fue engendrada en las mismas entrañas de la Universidad de Costa Rica, principalmente por estudiantes y algunos profesores con inquietudes literarias y artísticas.

La revista nace inicialmente como un fanzine de comic costarricense con una clara dirección política. La intención de Kasandra era verdaderamente caótica, un híbrido entre el manifiesto político y los recortes de periódico. En fin, el propósito era dar a conocer voces alternas; lejos de la rigurosidad de lo  políticamente correcto para romper la imagen de muchos de los líderes de la época a través de la risa, la burla y la sátira. 

Usando la imagen de la mítica pitonisa griega, la Revista Kasandra buscaba ser la voz que lo podía predecirlo todo, y a la que nadie iba a creer.


La revista de comic costarricense circuló a fines de los años 80 y principios de los años 90 principalmente en los ámbitos universitarios, en una época en que el cómic prácticamente no tenía presencia en la escena costarricense. Aunque la revista no era exclusivamente de comic, sino que tambien trataba temas de literatura y artes, abría espacio al comic modernista, a la caricatura y al diseño.

Con un tiraje de 1000 ejemplares en cada publicación, Kasandra se forjó un nombre memorable en su época. Aunque como todo ciclo tiene que terminar, sus miembros continuaron con diferentes proyectos (por ejemplo, Jorge Jiménez ganaría el premio Aquileo J. Echeverría en Novela con su obra “Soy el enano de la mano larga-larga) dejando una notable marca en sus lectores.




 Fuentes:

Montero Maria. (14 de enero de 1998) La Nación | Hija de la irreverencia.
Eppelin Pablo. (21 de enero de 1999) Kasandra.org
Venegas Jorge. (24 febrero 2011) Kasandra
Venegas Jorge. (25 febrero 2011) Colaboradores en Kasandra
Jiménez Jorge.  (21 de marzo 2013) Kasandramemoria: Kleaks #1.
Jiménez Jorge.  (21 de marzo 2013) Kasandramemoria: Kleaks #2.
Paquidermo.  (28 de mayo 2013).  Conversación con Jorge Jiménez: el alter-ego del enano maníaco.
viernes, junio 12, 2015

▶ La Crisis de los años 80, el Requiem del Cómic en Costa Rica.

"Fueron las revistas cómicas más que compañeras de infancia, con su saber arcano puesto en diálogos para nunca olvidar. Muestras dramatúrgicas, señoras de la solidaridad [. . . ]"

Mucho se ha escrito sobre la debacle económica que sufrió este país en la década de los primeros ochentas. Sesudos analistas han contemplado sus consecuencias en economía, política o en el aumento de la pobreza, pero nadie ha hablado del golpe mortal que la crisis asestó a la cultura del cómic.

Antes de los días citados, a nuestro país venían los paquetones de revistas cómicas que llegaban de Colombia, España, Perú, y, principalmente de México, con las páginas gustosas de las editoriales Novaro, Popular, etc. Revistas olían a papel nuevo pero viajado, a misterios que ávidos transitábamos en un ritual que parecía inacabable. 

Los ochentas gateaban aciagos y con malos pasos para los bolsillos ticos y, probablemente porque las importaciones se volvieron "caracísimas", las casas que recibían el revisterío no las trajeron más y vimos cercenada la continuidad de nuestras colecciones. Algunos cómics eruditos, otros iconoclastas, otros simples, se marcharon por el camino del río sin retorno en el que naufragaron Archi y Fantomas, los tres tamaños de Joyas de la Mitología, las combativas biografías de Vidas Ilustres o a las santificadas de Vidas Ejemplares. 

Dijo adiós el revisterío que perimetraba nuestra imaginación, mucho de información, pero sobre todo disfrute. Aquellos folletos en 32 páginas nos abrían un mundo de sorpresas que hasta tuvieron como director a nuestro gran Cardona Peña. Pero ni El Monje Loco, que había logrado triunfar de la muerte, escapó del desplome de la economía costarricense. Jamás su creador, Salvador Carrasco, imaginó una historia tan terrorífica, porque entonces, su personaje habría dicho su famoso "Nadie sabe, nadie supo" atento al cambio del dólar que nos hundía y no a los quebrados marfiles de su órgano desacordado.
Fueron las revistas cómicas más que compañeras de infancia, con su saber arcano puesto en diálogos para nunca olvidar. Maestras dramatúrgicas, señoras de la solidaridad, tiquete a la amistad cuando a la salida del cine Milán de Alajuela las cambiábamos entre una chiquillería sin estamentos sociales ni ganas de tenerlos.

Si le robáramos a Serrat la frase del dónde, dónde fue mi niñez, encontraríamos la respuesta en las revistas que aún quedan en los estantes secretos de nuestras casas, protegidas del moho y del olvido por nuestros cuidados, que evitan que se marchen al cielo del olvido. Y en algunas tardes cuando el niño que llevamos dentro se siente desamparado, no hay Neruda que supere en paliativo a las revistas que todavía nos quedan.

Pero nunca más nos vinieron lunes a lunes y ni la magia de Mandrake salvó a Sal y Pimienta de la partida, ni le devolvió a Tobi Tapia su machista club anti-niñas ni a Lulú su ingenio para ganarle la partida. La Zorra y el Cuervo, de la mano con Memín y Eufrosina, aún caminan por otros países, pero aquí ya ni se acercan, y es claro, porque la Costa Rica donde alguna vez tuvieron hálitos de vida, dejó de existir y los personajes de los cómics jamás pisan el suelo que ha perdido la inocencia.

domingo, mayo 31, 2015

domingo, mayo 31, 2015

Historia del Cómic de Costa Rica

La historia del comic de Costa Rica se ha escrito de manera intermitente, con  breves períodos de gran actividad, seguidos de extensas etapas de pasividad. Esto ha desembocado en un limitado intercambio generacional, de modo que para cada generación de artistas gráficos pareciera que es la primera del género en el país.

Por esta razón se escribe este recuento histórico, con el fin de preservar la memoria de lo acontecido en el desarrollo de la historieta costarriense. Aunque trata de ser lo más fiel posible a la realidad, en lo posible se trata de ser breve a la hora de describir los hechos y presentar datos, por lo que quienes esten interesados en conocer más ampliamente les recomiendo revisar los links aportados al final del artículo, donde se citan las fuentes de donde se obtiene la información de este recuento, del mismo modo los links internos del artículo.

INICIOS


Jose Mª Figueroa
El artista, polígrafo y aventurero José María Figueroa Oreamuno (1820-1900) fue el primer historietista costarricense {1}.  La reciente circulación del libro Figuras y figurones (2010) vino a confirmar su condición de caricaturista.  Lastimosamente sus obras se ocultan como un legado familiar hasta que son dadas a conocer en el siglo XXI, sus caricaturas son las más antiguas en el país (entre 1850 y 1900). 

Históricamente el desarrollo del comic de Costa Rica ha estado ligado, como en otras partes del mundo, al desarrollo del periodismo. La caricatura política fue la primera y más explotada expresión de los artistas costarricenses, de hecho, los primeros caricaturistas propiamente dichos tales como Noé Solano (1899-1971) o Paco Hernández (1895-1961) recurrieron a la narrativa visual secuenciada como sátira humorística, sin desarrollar el arte de la historieta como tal.{2}

Década de  1970

En esta década los diarios nacionales comienzan a incluir tiras de cómics (comic strips) de famosas series estadounidenses de la época (Tarzán, Rip Kirby, Lorenzo y Pepita etc) y comienza la importación de cómics mexicanos de diversas editoriales, como  la editoral Novaro o Publicaciones Herrerías.

Estas influencias marcarán a muchos jóvenes de la época, de esta generación surgirían grandes artistas del comic costarricense.

1973 - El dibujante Juan Díaz publica en el diario "La Nación" (11 de Junio) la primera tira comica costarricense -Glupy- la primer tira didáctica que se crea en el país. Glupy llegó a publicarse en mas de 35 periódicos de América Latina gracias a la distribución de la agencia Servicios Periodísticos Internacionales (subsidaria de King Features).

Un par de años mas tarde Carlos Alvarado publica en el diario "Excelsior" la primera tira de aventuras costarricense con su personaje Carlos Pincel, un un detective del departamento de investigaciones criminales de la policía tica. Un personaje que resuelve todo tipo de casos, exhuberante para la época.. Tras la desaparición del periódico Excelsior, en donde se publico por casi tres años, la historieta se continuó publicando por un tiempo mas, en el, para entonces recién nacido, Diario Extra.

También por estos años, el dibujante y editor Carlos Figueroa lanza la revista ilustrada "Tricolor" en el cual, además de comic extranjero, se publican las producciones del chileno Víctor Canifrú y el salvadoreño Edmundo Anchieta, (residentes en Costa Rica), y comics autoconclusivos sobre el folklore centroamericano y la historia de Costa Rica. Gracias al patrocinio del Instituto Nacional de Seguros se convierte en la revista infantil "Tricolin" que alcanzó tirajes de hasta 50 mil ejemplares y llegó a crear un "Club de Amigos de Tricolìn". Al perder el apoyo su principal patrocinador, Tricolín desapareció del escenario de las publicaciones nacionales pero con la llegada del internet reviviría en cierto grado {2}
 
Uno de los más significativos para el comic de Costa Rica -si no el que más- fue el señor Hugo Díaz Jiménez (1930-2001) caricaturista autodidacta quien mostrar sus primeras obras en el decano de los periódicos estudiantiles, "Vértice", siendo estudiante del Liceo de Costa Rica {4}.

Díaz realizó una extensa labor de sátira política y social en diarios nacionales, primero en el "Semanario Universidad" y posteriormente en el  "Semanario Pueblo". También aparecería en el periódico "La República" bajo el seudónimo "Lalo". Muchas otras obras suyas se mostrarían también a lo largo de varias décadas en publicaciones menos masivas, tales como "Marketing Interamericano" y "La Voz de ANDE", por citar algunos.{3}

De la obra fundamental de Carmen Lyra, "Cuentos de mi Tia Panchita" se desprende la historieta "Cuentos de Tío Conejo", y junto al escritor Samuel Rowinski, creó una historieta sobre la obra de teatro "Las Fisgonas de Paso Ancho" que no pasaría de la tercera edición, ya en la década de 1980.

Publicó dos libros de comic costarricense muy importantes, que fueron El mundo de Hugo Díaz (1978) y Díaz todos los días (1995). No obstante también otras conocidas obras literarias costarricenses contaron con la habilidosa pluma de este artista para ilustrarla, libros como: Cuentos de mi tía Panchita (Carmen Lyra), Cocorí (Joaquín Gutiérrez), Una burbuja en el limbo (Fabián Dobles), Memorias de Alegría (Carlos Luis Sáenz), Pantalones Cortos (Lara Ríos), entre otros..

Hugo Díaz en su carrera recibe reconocimientos internacionales, en Canadá lo premió el Salón del Humor, en España lo homenajeó la Universidad de Alcalá. Además obtuvo importantes premios gana varios premios como:
  • Primer lugar en el Salón Anual de Caricatura Salón Noé (1970).
  • Segundo lugar en elcampo editorial en Canadá (1972).
  • Premio Joaquín García Monge (1976).
  • Premio Nacional de Periodismo (1976).
  • Premio Trayectoria por los Niños (1995).
  • Premio Aquileo J. Echeverría en Artes Plásticas (1996).
  • Premio Nacional de Periodismo Pío Víquez (2000).

Otro pionero de la historieta costarricense lo fue Fernando Zeledón Guzmán, al realizar para el semanario "Adelante" una serie similar titulada "La Semana en Serio", la cual publica en forma ininterrumpida a lo largo de 17 años y en la cual crea una serie de personajes inspirados en la idiosincrasia costarricense, como el perrito "Cutacha", la abuelita "de armas tomar" Auristela, el pachuco Patasdihule y Matráfula. Tras de la desaparición del semanario "Adelante" a comienzos de los años 90, Fernando Zeledón se abocó a otro proyecto de historietas satíricas en la que intentó rescatar a todos los personajes de La Semana en Serio con una nueva serie títulada "Los Supermaes" (por la típica expresión costarricense "mae" equivalente al "cuate" o "mano" mexicano). Por su factura sumamente crítica, esta serie sólo tuvo cabida, por un relativo breve período de tiempo, en el semanario "Universidad".

Década de 1980.

La década de los ochenta fue muy fructífera para el comic costarricense, surgiendo las bases de muchas propuestas exitosas. Interesantemente, la industria televisiva se nutrió del talento de los artistas del cómic, para crear exitosas campañas educativas y comerciales a través de personajes como el "Comelón Harricks" de una marca de dulces  y "Toño Pizote" para concientizar contra los incendios forestales.

1984 -  Óscar Sierra Quintero inicia la publicación en el diario La Nación (y posteriormente en el semanario en idioma inglés The Tico Times) del cómic serial "Mitos y Leyendas de Costa Rica" la cual se transformó, años después, en "Mitos y Leyendas de Latinoamérica", se publicó en forma ininterrumpida hasta 1991.

"La Pluma Sonriente" nace como organización con el objetivo de promover el desarrollo del humor gráfico y la historieta y su posterior proyección internacional, a través de la integración de esfuerzos entre sus miembros, el trabajo colegiado y la retroalimentación de ideas y técnicas y conocimientos. Algunos nuevos valores de la caricatura y la historieta cómica costarricense encuentran la oportunidad de dar a conocer su producción a través de la organización del "Salón Anual del Humor y la Historieta: La Pluma Sonriente".

1985 -  Nace la revista de humor "De Oreja a Oreja"  creada y dirigidas por Oscar Sierra.

A mediados de la década aparece la exitosa revista Tambor fundada por Producciones Globo, una empresa de servicios gráficos liderada por la periodista Toyi Fernández y Patricia Fernández, quienes también producían el Suplemento infantil Zurquí.

Esta revista educativa, además del contenido didáctico que seguía el calendario del Ministerio de Educación Pública, presentaba mucho material en formato cómic, con personajes infantiles arquetípicos de la sociedad costarricense. Los dibujantes eran Félix Arburola Vicky Ramos ( creadora de Pototo) Alvaro Borrasé, Jordi Beltrán, Fiona Beardsley, Carlos Escalante, Alberto Chavez, Milena Herrera, el historietista de planta Homar Valenzuela. Alex Corrales, Byron Moreno, José  Marenco, Rodolfo Pérez y  Luis Carlos Montero.


1988 - El 1° de abril nace la agrupación de humoristas gráficos La Zarigüeya, surgida a partir de algunos ex-miembros de La Pluma Sonriente: Victor Cartín (TinGlao/Cleo), Arcadio Esquivel (Arcadio), Ferreol Murillo (Ferrom), Allan Núñez (Nano), Leda Astorga (Leda), Alejandro Lazo (lazo), Roy Solís (Roi) y Carlos Arroyo (Arroyo), y algunos nuevos miembros, a saber:  Marco A. Cordero (Macú), Rodolfo E. Morales (Remo), Luis Sánchez (Luisé) y Anselmo Andrade. Extrañamente Lazo se retira de la nueva agrupación antes de exponer por primera vez y se desliga totalmente de los grupos. Su primera exposición oficial se realiza del 14 al 30 de Octubre de 1988, en la galería de la Facultad de Bellas Artes de la UCR.  Durante varias décadas  participan en numerosas exposiciones a nivel nacional como en el extranjero.

Revista Kasandra
1989 -  Nace la Revista Kasandra. Esta publicación nace entre 1989 y 1990 inicialmente como un proyecto entre amigos, liderada por Jorge Jiménez, doctor en Filosofía y profesor de la Universidad de Costa Rica,y Jorge Arturo,  escritor y editor costarricense funcionario de la Universidad Estatal a Distancia, fue engendrada en las mismas entrañas de la Universidad de Costa Rica, principalmente por estudiantes y algunos profesores con inquietudes literarias y artísticas.

Aunque la revista no era exclusivamente de comic, sino más bien trataba temas de literatura y artes, si le abría espacio al comic modernista, a la caricatura y al diseño. Con un tiraje de 1000 ejemplares en cada publicación, durante 11 ediciones Kasandra se forjó un nombre memorable entre los lectores de su época. [Ver artículo: Revista Kasandra: la voz satírica de una generación].
 

Década de 1990.


1990 - La revista "Tambor" pasa a poder de el Grupo Nación y dirigida por Ana Coralia Fernández, sin embargo, el público tradicional de esta publicación maduró y la revista no logró sobrevivir al cambio generacional.

Oscar Sierra dirige y publica la revista de humor gráfico "La Cabra en Patines".

Franco Céspedez se dedica a historietar la pasión del aficionado al fútbol costarricense. Su obra "El Fanático" ve la luz en periódicos y a manera de revista independiente, sin embargo no logra el financiamiento necesario y desaparece al cabo de tres ediciones.

1992 - La Pluma Sonriente invita a venir a Costa Rica al historietista mexicano Eduardo del Rio "Rius", a participar en su 12º Salón Anual de la Caricatura y la Historieta. La visita se repetiría en el 17° Salón, en 1997.

1993 - surge el grupo denominado Taller del  Cómic conformado por la escultora Isabel Sánchez y los caricaturistas Hugo Díaz, Rafa Chavez, Ronald Porras, Asdrúbal Piedra y Fernando Zeledón. Con la muerte Hugo Díaz, el Taller del Cómic va perdiendo fuerza entre sus integrantes, hasta que finalmente los miembros restantes terminan por unirse a La Zarigüeya.

En esta década el internet y las series animadas japonesas (Animé) comienza a cambiar los gustos de la juventud costarricense. De esta manera, durante la última década del siglo XX, aparecen algunas publicaciones que plasman la influencia de las series animadas japonesas, ya sea presentando alguna historieta de corte manga entre sus páginas, como el caso de Camaleón Cómix, o bien, plasmando de lleno la unión de estos estilos, tal como se apareció en K-Oz Cómic y posteriormente en Neozaga.

Las dificultades de un mercado sin desarrollar causaron el eventual cierre de las revistas antes mencionadas, sin embargo, su existencia marcó un antes y después dentro de la historia del cómic costarricense. A partir de entonces, una juventud que había desarrollado el gusto por el material nipón comenzó a soñar con la creación de una producción de manga costarricense. Así, repentinamente comenzará un movimiento subterráneo de publicaciones creadas por aficionados (fanzines) que a principios del siglo XIX alimentaron la ilusión de los fanáticos costarricenses.

1997 - Oscar Sierra publica en el diario El Heraldo la tira cómica didáctica "Galoxi" y un cómic seriado sobre fábulas clásicas.

Camaleón Comix

En agosto de 1997, sale a la venta el primer número de la Revista Camaleón Comix, en su contenido mostraba varias historias de diferentes dibujantes, editada por Giovanni Amighetti, la cual se auto denominaba revista mensual, pero él #2 no salió a la venta sino hasta dos meses después de lanzado el primer número y la #3 aunque en su portada dice: Noviembre de 1997, en su interior vemos que dice diciembre de 1997.

Aunque fuera una revista de comic costarricense que tuvo bastante aceptación por parte del público, no pasó de la #3, debido a problemas económicos (falta de financiamiento) que impidieron que continuara. Un rumor extendido es que tuvo problemas legales, ya que se vendía a todo público cuando su contenido aparentemente era para mayores de edad, la oficina de censura ordenó al editor, poner una advertencia y distribuir dicha revista en un empaque sellado pero el editor se negó y debido a esto la #4 nunca salió a la venta. Simplemente un rumor.

Si bien la revista contaba con varias historias en su interior las cuales eran creadas por diferentes dibujantes, la verdad es que muchos de los seudónimos artísticos que aparecían ahí eran inventados para ocultar que un mismo dibujante trabajaba en más de una historia a la vez, dando a creer que se contaba con un gran equipo de dibujantes. Eventualmente la mayoría de los dibujantes que publicaron en esta revista, pasaron a Estudio Flex, anteriormente conocido como Asesores gráficos.

Historietas Publicadas

Algunas de las historietas aquí publicadas fueron:
  • Bony Bons. Por Carlos Eduarte (Cali)
  • Rath. Por Alex Monzón (Oskar y Darius)
  • Los Kiebra. Por Roberto Guillén (Tinbetto)
  • Villa Vieja. Por Alex Monzón
  • Los Tucanes. Por Roberto Guillén (Tinbetto y Guillén)
  • NecroTica. Por Alfredo Navas y Carlos Eduarte (Púas, Cali y Cambo)
  • Tiko Jungle. Por Roberto Guillén (Bobcat)
  • John Doe. Por Carlos Eduarte y Guillermo Posada
  • Tito Zantana. Por Alex Monzón y Roberto Guillén (Osaka)
  • Nombre Clave PV (Pura Vida). Por Roberto Guillén Y José Ulloa
  • Paramilitares. Por Alfredo Navas
  • Pena de Muerte. Por Asdrúbal Piedra
  • Pizz. Por Emanuel Ulloa
  • Sid. Por Adrián Montero
  • Corregidor. Por Oscar Ibarra
  • RodiCab. Por Ronald Díaz
  • Manga step by step Solgraficas. Por Nelson Cervera

Publicaciones

  • Camaleón Comix #1 de agosto de 1997
  • Camaleón Comix #2 de octubre de 1997
  • Camaleón Comix #3 de diciembre de 1997




K-oz Comic

En octubre de 1998 casi un año después de la desaparición de la Camaleón Comix nace K-oz Comic, fundada por Roberto Guillén (Tinbetto) y Alex Monzón, editada por José Ulloa, creador del comic titulado de: “Nombre Clave PV”, el cual siguió publicando también en esta revista. La revista trató de enfocarse un poco más en no mostrar el contenido para adultos que caracterizaba a su antecesora y tuvo aceptación inmediata por los antiguos seguidores de la Camaleón y también por nuevos fans.

K-Oz contanba en su mayoría con el antiguo equipo de dibujantes de Camaleón Comix, los cuales participaron hasta la #6 debido a problemas internos, la revista sé autodenomina mensual desde la #1 a la #4 y después de la #5 hasta la #7 dice ser bimensual, estos tiempos de publicación no eran respetados saliendo a la venta desde dos hasta cuatro o más meses entre entrega y entrega.

A partir de la #7 el equipo de dibujantes era totalmente nuevo y amateur, y los recursos económicos escaseaban, lo cual aunado al agotamiento del editor terminaron marcaron el inicio del fin de K-Oz

Historietas Publicadas

Algunas de las historias publicadas desde la #1 a la #6 en esta revista fueron:
  • Pura Vida (creado por José Ulloa, anteriormente publicado en Camaleón Comix) Por Alex Monzón
  • La Cúpula. Por Alex Monzón
  • El Cadejos (creado por José Ulloa) Por Roberto Guillén
  • Cibet. Por Carlos Eduarte
  • Zoho. Por Carlos Eduarte
  • Efecto domino. Por Oscar Ibarra
  • Ciudadana Heidi. Por Ariel Arburola
  • Vida real.
  • Vica (Publicada solo en la #6) Por Diego Valverde

A partir de la #7 las historias publicadas fueron:
  • Pura Vida. Por Oscar Ibarra
  • Cadejos. Por Ricardo Vargas
  • Canallas. Por Paulo César Campos y Rodolfo León
  • Mageia. Por Franklin Rodríguez
  • Bogantes. Por Pablo Granados

Publicaciones

  • K-oz Comic #1 de octubre de 1998
  • K-oz Comic #2 de diciembre de 1998
  • K-oz Comic #3 de febrero de 1999
  • K-oz Comic #4 de mayo de 1999
  • K-oz Comic #5 de agosto de 1999
  • K-oz Comic #6 de noviembre de 1999
  • K-oz Comic #7 de junio del 2000

1999 -Las humoristas Marcia Saborío y María Torres publican bajo la dirección artística de Oscar Sierra, la historieta "Corazones no sabemos", revista inspirada en los guiones del exitoso programa humorístico de televisión de éstas, llamado "Caras vemos". Desaparece al tercer número.

Siglo XXI

Del mismo modo que en muchas partes del globo, Costa Rica recibe la influencia de la popularidad de las series animadas japonesas (animé). Gracias a esto, toda una generación crece admirando los diversos estilos de dibujo japonés. Al mismo tiempo, la influencia tradicional de la narrativa visual occidental se mantuvo, especialmente debido a concepciones culturales y de cercanía geográfica.

De esta influencia nace el manga tico, que se define como la producción de arte gráfico e historieta hecha en Costa Rica, cuya influencia se marca con respecto al estilo de dibujo japonés conocido como manga. Reflejando de alguna manera el sincretismo entre la narrativa clásica de la historieta occidental y el género manga, el manga tico presenta una imagen autónoma que se enorgullece de sus raíces y tradiciones. Su más claro exponente fue el colectivo de artistas Comic Party.

También se comenzaron importantes proyectos en novela gráfica, revistas y diarios nacionales. Una década más activa que la anterior.

NeoZaga Fanzine

2000 - En Julio llega NeoZaga, fanzine creado por el antiguo equipo de K-oz Comic, publicada por Asesores Gráficos, y editada por TinBetto, hasta el momento la publicación con más números que ha salido al mercado costarricense

Historietas Publicadas

Algunas de las historietas aquí publicadas fueron:
  • Game Over. Por Alex Monzón
  • Juror. Por Carlos Salazar
  • Sorceres. Por Francine Delgado
  • E.L.I.T.E. Por Carlos Eduarte
  • XA. Por Henry Chinchilla
  • Post Mortem. Por Ariel Arburola
  • Erre PG. Por Carlos Salazar
  • Arcadia. Por Carlos Eduarte
  • Crónicas de TinBetto. Por Roberto Guillén
  • Ximox. Por Carlos Eduarte
  • Úrsula. Por Carlos Redondo
  • Paolo. Por Alex Monzón
  • Vice Kimy Doom. Por Francine Delgado
  • Peper 3. Por Carlos Salazar
  • Ciudadana Heidi (anteriormente Publicado en K-oz Comic) Por Ariel Arburola
  • AlterEgo. Por Jimmy Sánchez
  • Tuni Nuny. Por Lourdes Marín
  • Doe (John Doe, Anteriormente publicado en Camaleón Comix) Por Carlos Eduarte

Publicaciones

  • NeoZaga Fanzine #1 de julio del 2000
  • NeoZaga Fanzine #2 de septiembre del 2000
  • NeoZaga Fanzine #3 de noviembre del 2000
  • NeoZaga Fanzine #4 de febrero del 2001
  • NeoZaga Fanzine #5 de abril del 2001
  • NeoZaga Fanzine #6 de julio del 2001
  • NeoZaga Fanzine #7 de octubre del 2001
  • NeoZaga Fanzine #8 de enero del 2002
  • NeoZaga Fanzine #9 de abril del 2002


2001 - Para recibir el nuevo siglo, el diario La Nación lanza "Pantys", la tira cómica humorística costarricense, realizada por el artista plástico y escultor Francisco Mungía, la cual tuvo el especial mérito de encabezar la sección diaria de tiras cómicas de este importante matutino. Dicha tira terminó en julio del 2002 por falta de apoyo del público..

2001- En octubre, "La Pluma Cómic" realiza su primera actividad en pro del desarrollo de la historieta costarricense con "La semana de la Historieta", en una serie de actividades culturales realizadas en la ciudad de Liberia (ubicada cerca de la frontera con Nicaragua), por iniciativa del miembro Ronald Díaz, que comprendieron una exposición de historietas de los miembros de la organización, charlas, conferencias y talleres para niños.

2001 - Se publica "El Libro de la Navidad", obra reunió un grupo de entusiastas que produjo una pequeña joya editorial y permitió la formación del movimiento Gama Ilustradores, la cual comenzó con una exposición en la Universidad Veritas y continuó con los años reuniendo hasta 90 ilustradores profesionales y semi-profesionales para sus exposiciones a través de su sitio web.

2002 - En enero el creador de origen colombiano Nelson Cervera edita y lanza, en asocio con el excelente historietista barranquillero Sergio González y en formato de fascículos mensuales, el curso de "Manga Tutor" que tiene la original modalidad de asesorar a los estudiantes que adquieren los números mes a mes, a través del correo electrónico.

El estudio Asesores Gráficos (actualmente Studio Flex) comenzaría una página de humor dominical en el periódico Al Día donde se resumiría lo más importante acontecido en la sociedad costarricense durante la semana. Esta sección llamada "Pura Vida" logra publicarse de forma ininterrumpida durante una década.

2003 - La Pluma Cómic presenta la primera exposición de historieta costarricense en Milán Italia, a través de la Fundación Franco Fossatti, con originales de sus miembros y una muestra en 25 láminas sobre la "Historia de la Historieta Costarricense". Esta muestra se presenta el mismo año en el Museo de la Caricatura y la Historieta de México D.F.

Plan 9

2003 - Sale a la luz Plan9, esta nueva publicación de comic costarricense, esta a cargo de José Ulloa, quien no se rinde después de la experiencia que tuvo con K-oz Comic, en esta ocasión, del equipo que participara en K-Oz #7 solamente sobrevive Franklin Rodríguez.. Plan9 muestra una gran mejora en el sentido gráfico a la altura de cualquiera de los mejores dibujantes de las anteriores revistas. Fue inmediatamente un éxito comercial.

Aunque el nivel gráfico de la revista era excelente, ésta no publicó más allá de la #4, aparentemente debido a cada los artistas estaba entrando en vida profesional seria en ese momento y el tiempo de dedicación a la revista era muy difícil de mantener.  

Historietas Publicadas

Algunas de las historietas aquí publicadas fueron:
  • Athalaya. Por Ana Brenes
  • Atarsia Por Pablo Luna
  • Leyendas, El espíritu del Caos. Por German Meza
  • Mageia (anteriormente publicada en K-oz #7) Por Franklin Rodríguez
  • Pantys Por Francisco Munguía
  • Cadejos -El regreso del Héroe (Cadejos, anteriormente publicado en K-oz Comic) Por Mario Espinoza
  • Mundos antiguos.

Publicaciones

  • Plan 9 #1 de octubre del 2003
  • Plan 9 #2 de marzo del 2004
  • Plan 9 #3
  • Plan 9 #4

NeoZaga V2.1

2003 - Después de casi un año después de estar en el olvido, sale de nuevo a la venta la NeoZaga, pero esta vez como revista, no como fanzine y con un V2.1 que significaba: “versión 2.1” Esta vez editada a cargo de Carlos Salazar (Petipoa) y Francine Delgado (Fran).

Al igual que paso con la revista K-oz comic #7ect, la NeoZaga V2.1, es un fracaso comercial, ya que él público que tenía la antigua NeoZaga se siente desencantado debido no solo a que su mayoría de dibujantes nuevos son amateurs sino que de una portada Full Color de la NeoZaga #9, pasan a una portada con dos tintas (negra y Naranja) haciéndola parecer como si fuera una revista de comic muy vieja y poco llamativa a la vista. No pasó del primer número.

Historietas Publicadas

Algunas de las historietas aquí publicadas fueron:
  • MangaTico Por Carlos Salazar
  • Yuro Por Francine Delgado
  • Heavy Arms Por Daniel Bonilla
  • Forest Por Carlos Salazar
  • Byron Conejo
  • Kruzifijo Por Keisy López
  • Shock!! Por Francine Delgado y Carlos Salazar
  • Imagika Por Wendy León
  • Purko Por Carlos Eduarte
  • Ioko Kaene Por Jesus Vega

Publicaciones

  • NeoZaga V2.1 #1 año 2003


2004 - El historietista  y guionista guanacasteco Ronald Diaz Cabrera "Rodicab" realiza y edita, de sus propios recursos, el autotitulado "primer comic book" en la historia del pais. Un volumen de 80 páginas con el titulo "Desafios". Esta publicación fue acuerpada por el movimiento La Pluma Sonriente, de la cual se derivó la creación de La Pluma Cómic. Rodicab  años mas tarde publica la antologia "Leyendas de un sabanero".

2007 - El 12 de abril se publica el libro "Colectivo del Cómic Costarricense" una obra donde compartieron espacio diversos artistas de lo más respresentantivo del medio: Ariel Arburola, Douglas Campos, Allan Cedeño, Rodmi Cordero, Francine Delgado, Mario Espiniza, Pablo Granados, Roberto Guillén, Alex Monzón, Francisco Mungía, Asdrubal Piedra, Carlos Eduarte, Vicky Ramos, Carlos Redondo, Carlos Salazar, Osvaldo Sequeira y John Timms.

La obra fue publicada gracias al patrocinio del gobierno español, una antología de historias en forma de comic. En el editorial de este libro se menciona la importancia del Cómic party, también a algunas publicaciones y artistas de esta agrupación. Al siguiente año se proyectó realizar un segundo tomo del  mismo, esta vez presentando el arte de los artistas del Comic Party, sin embargo este proyecto no se concretó debido a diferencias presupuestarias a pesar de avanzar en su etapa de producción.


2008 - La revista "Fotocopia" empieza en abril con una periocidad. La idea de los creadores con este título de la revista, era registrar lo que era la producción de historietas o comics, en Costa Rica, donde los artistas dependen dela fotocopiadora para publicar.

"Fotocopia" fue un espacio de experimentación artistica, donde los creadores se negaban a usar otros métodos de producción que las técnicas tradicionales para publicar. Por ello lo usual es ver en ella el uso de tipografías creadas a mano, por ejemplo. Tras dos años de existencia, esta publicación cambió de nombre a "Ultracómics", donde continuaron sus historias desarrolladas hasta el momento y el espíritu de rebeldía artística que le caracteriza.

En diciembre aparece la primera publicación de la agrupación de artistas El Zarpe Comics, conformada por estudiantes de arte de la Universidad de Costa Rica. Este grupo se asentaría al lograr posicionarse no solo con su revista, sino que publicarían periódicamente en el diario Al Día.

El Zarpe
Diciembre del 2008. Cinco estudiantes de Bellas Artes en la Universidad de Costa Rica decidieron comenzar una publicación por el placer de expresarse artísticamente. Así de simple es el origen de El Zarpe Cómics, grupo formado por Serguio Acuña López, Katherine Lobo, Daniel Mora, David Mora y César Acuña. 

Aunque publican esporádicamente consiguen gran aceptación del público costarricense y luego se separan a medida que sus vidas profesionales les llevan por diferentes rumbos dentro del mercado del arte gráfico. Este grupo seria un semillero de gran calidad, especialmente reconocible la trayectoria de Daniel Mora, quien llegará a ganar los premios más destacados del cómic mundial.

Publicaciones

  • El Zarpe Cómics #1
  • El Zarpe Cómics #2
  • El Zarpe Cómics #3
  • El Zarpe Cómics #4
  • El Zarpe Cómics #5
  • El Zarpe Cómics #6
  • El Zarpe Cómics #7
  • El Zarpe Cómics #8 (2012). 
  • El Zarpe Cómics #8 (2013, diciembre). 
  •  
2009 - Diciembre. Oscar Cortés publica un comic autoconclusivo tituladoo "Ni mucho ni poco: Una visita del Coco".

Comic Party

Con la aparición en Costa Rica de las primeras convenciones para aficionados al animé y manga, aparecen también en ellas las primeras exposiciones de estas agrupaciones. Uno de estas exposiciones tomó el nombre de Comic Party, un movimiento de dibujantes independientes de manga tico que, ya fuera en grupo o de manera individual, autopublican sus obras siguiendo los conceptos propios del manga o siguiendo inclusive los cánones tradicionales de este género.

La idea comienza a gestarse a través de José Pablo Morales Barrantes, antiguo estudiante de Asesores Gráficos, quien propone reunir a los dispersos mangakas aficionados en un solo evento. Para esto, a mediados de mayo del 2005 logra el permiso de utilizar las instalaciones del CENAC (Centro Nacional de Cultura), y allí se comienza a organizar las participaciones de los dibujantes en las convenciones de manga y animé.

Tomando como referencia el animé titulado Comic Party (こみっくパーティー Komikku Pātī?), el cual presenta la historia de Kazuki Sendoh (千堂 和樹 Sendō Kazuki?) un chico que lucha por volverse un mangaka profesional y poco a poco va aprendiendo acerca de la cultura otaku y del arte del manga. Los participantes de este movimiento mantienen una independencia editorial y creativa, reuniéndose con frecuencia para hablar de proyectos y organizar la participación en convenciones. Este anime fue inspirado en el Comiket (Comic Market), un evento masivo que tiene lugar en Tokyo y que reúne cada invierno y verano a miles de fans del manga y anime y da a conocer los trabajos de fans (doujinshi) además de futuras promesas en este arte.

A diferencia del cómic tico, el manga tico presenta temas alejados de la sátira social y la política, enfocándose más en presentar historietas para un público más juvenil y seguidor de la cultura del animé. De esta forma, las narraciones se alimentan de muchos de la mitología japonesa, aunque hay intentos de presentar relatos basados en historias costarricenses, con frecuencia éstos últimos suelen terminar siendo historias con todos los elementos típicos del manga, más o menos ambientadas en Costa Rica.

En cuanto al sistema de publicación, se presentaron dos vertientes. La primera, es la agrupación de diversos artistas que bajo un nombre colectivo, presentan al público sus historietas, publicando varios episodios cortos en un solo número, generalmente continuados en el siguiente número. La segunda opción, son los artistas que publican bajo un pseudónimo o con su nombre propio, de manera independiente, con la ventaja que no tienen que compartir espacio con otros dibujantes, de modo que sus historias son más extensas.

Un caso particular es lo sucedido con el grupo Studio Manga-K, quienes a partir de su publicación Manga-K: Recopilación, comienzan a publicar sus números autoconclusivos, siendo éstos números donde un solo dibujante expone su historia y arte, y los demás miembros del grupo no publican hasta la siguiente edición. En cada edición un artista diferente está encargado de la publicación, y la historia tiene su conclusión en dicho número, permitiéndole al público disfrutar de historietas que no requieren de un seguimiento.

El colectivo Comic Party logró reunir más de 50 miembros y un centenar de publicaciones en su apogeo. Eventualmente, el escaso margen de ventas y las necesidades laborales de la mayoría de sus miembros terminan con el colectivo, aunque su nombre aún es recordado gracias al festival "Comic Party" que se realiza anualmente desde el 2007.

Listado de publicaciones

A continuación, listo algunos de las autopublicaciones que han sido mostrados en este colectivo entre el año 2004 y el 2008. Si bien no todos son tomados en cuenta, ya que no se ha inventariado correctamente todas las publicaciones lanzadas por el Comic Party, trataré de ir añadiendo tantos como sea posible. Para ver el listado actual de mangas costarricenses listados, ver el artículo Comic Party: la primera ola de mangakas costarricenses.

Década de 2010.

Para la segunda década del siglo XXI vuelve a su estado pasivo el ambiente comiquero costarricense, a excepción del grupo El Zarpe Cómics y Gekko Comics (con su hermana, Shonen comics) que logran abrirse paso con publicaciones esporádicas. También se puede destacar Utracomics (anteriormente conocido como Revista Fotocopia) publicación cuyos miembros logran sobrevivir a la implusión del Comic Party con publicaiones semi-periódicas en formato fanzine.

2010 - En abril el colectivo de artistas La Pluma Cómic (división de La Pluma Sonriente) le organiza en San José un homenaje a dibujante Ángel Mora Suárez, autor de la historieta mexicana "Chanoc".la cual contó con la presencia de dicho artista.

A partir de julio la Revista Fotocopia pasa a llamarse Ultracómics, continuando con sus ventas regulares y las historias que ya venía produciendo.

2011 - Febrero. Aparece Shonen Comics que es un comics boock costarricense de más de 80 páginas, con secciones variadas, y dirigido a todo publico. Entre sus historias se encuentran relatos como Fut Copa que se basa en el futbol nacional pero con los equipos que estuvieron en primera división o que han desaparecido ya hace muchos años, pero ubicados en la actualidad, Tales como Gimnastica Española, La Libertad , El Orión, el 11 de abril, Deportivo Electra, etc... o JHADOR que es una historia de tipo medieval con Reyes, castillos, ejércitos, luchas, competencias, drama y acción.

Por su parte, Gecko era una revista dedicada al humor clásico costarricense, lleno de caricaturas y referencias al acontecer nacional. Ambas publicaciones fueron lanzadas por la editorial Punto Directo.

Abril. Oscar Cortés publica "Caro" un cómic autoconclusivo que reinterpreta la leyenda local del Cadejos en la figura de una popular tabernera de pueblo. (Cosparty 2011)

Agosto. El grupo La Pluma Comic (división de La Pluma Sonriente) lanza el libro de 120 páginas (formato 21 x 28 cms) "Leyendas Costarricenses en Novela Gráfica" que incluyen 9 de las mas conocidas leyendas tradicionales de Costa Rica, con historietas realizadas por Oscar Sierra Quintero y Ronald Díaz Cabrera "Rodicab", gracias a un premio conferido por la Fundación Ford Motors Company en la categoría de la Educación para la Herencia Cultural.

Setiembre. Merecido homenaje otorga Correos de Costa Rica a Carlos Enrique Figueroa Quesada y su célebre personaje "Tricolín", quien ahora formará parte del legado filatélico como el primer personaje de historieta nacional impreso en estampillas de correo



2012 - Se realiza en enero la convención "Boon Con" una iniciativa privada de la tienda especializada "Boom Shop of comics" la primera vez que gran número de artistas profesionales del mercado norteamericano (Phil Noto, Tim Townsend, Angelo Libutti, Tom Bancroft) son invitados estelares en una actividad para público general. El encuentro sirvió de entrada a múltiples visitas posteriores de artistas de primera línea como  luego otras visitas, como Amanda Conner, Jimmy Palmiotti, Joe Jusko, Arthur Suydam, Mark Irwing

El periódico Al Día inicia en febrero un cómic semanal llamado "Las Aventuras de Pol" a cargo del grupo Zarpe Comics. Miembros de este grupo comienzan a ilustrar las noticias del periódico regularmente. Esta página terminaría de publicarse en noviembre.

En este año la página de sátira deportiva y periodística "Pura Vida", también publicada los domingos en el periódico Al Día, cumple 10 años de publicación continua.

Febrero. A partir del 12 de febrero se publica en la versión dominical del periódico La Teja las aventuras de El Sabanero, personaje creado y dibujado por el diseñador gráfico e historietista Oscar Arguedas Solís y con coloreado a cargo de Sergio Acuña (miembro de El Zarpe Comic). Cada entrega a todo color ocupa dos páginas enteras del periódico.

VOLUMEN #1 - 2012
Mayo. La editorial The Comic Central America comienza a publicar y distribuir  los títulos de la editorial norteamericana Marvel Cómics en Costa Rica. En lugar de importar los cómics, The Comic AC tras pagar los derechos, imprime en el país los cómics, adaptando las historias al registro hablado del lector costarricense.

Diciembre - Se publica el fanzine Ángeles de Acero con su volúmen 0, (21 de diciembre) bajo la firma independiente Ticomik.

2013 - El país es visitado por diversos artistas profesionales del cómic estadounidense gracias a la organización privada de la tienda especializada Boom Shop of Comics. Artistas como Tim Townsend, Angelo Libutti, Phil Noto, Tom Bancroft, Mark Irwin, Jimmy Palmiotti, Amanda Conner, Joe Jusko y Geoff Hemphill.


2014 - Comienza el año con la cancelación del cómic "El Sabanero" de Oscar Arguedas. Otros artistas comienzan a trabajar para proyectos extranjeros, como John Timms, Francine Delgado y Roberto Guillén "Tinbetto".

Enero. Oscar Cortés publica el cómic autoconclusivo "El Príncipe Feliz" una reinterpretación del clásico de Oscar Wilde (Matsuri 2014)

Febrero. El Museo Juan Santamaria expone los trabajos de los estudiantes del Taller de Cómic del artista gráfico "Carlos Pincel".

Marzo .Franco Céspedes dibuja para la editorial norteamericana IDW Publishing el segundo número de la  serie "Star Mage" publicada en marzo.

El viernes 14 la agrupación de caricaturistas y artistas plásticos "La Zarigüeya" celebra su exposición "Tenemos rabo que nos majen: 25+1 años de humor gráfico" en el Museo Histórico Cultural Juan Santamaría. [Ver artículo Celebración del 25 aniversario de La Zarigüeya ].


HARLEY QUINN
VALENTINE’S DAY SPECIAL #1
2015 - Es un año interesante que se caracteriza por la labor destacada de diversos artistas que logran publicar en el mercado estadounidense con gran éxito tal como hiciera Franco Céspedez el año pasado.

Tal es el caso de John Timms director de animación de Marte Studio que trabajando para DC cómics publica varios números dedicados a la villana Harley Quinn y un especial con Batman.  [Ver artículo: Dibujante tico ilustra al misterioso Batman para DC comics].[Tico dibuja para las grandes ligas del cómic].

También en la editorial indie BOOM! Studios el dibujante Daniel Mora (miembro de Zarpe) trabaja con varias ediciones del cómic Hexed. [Ver artículo: Daniel Mora nos lleva por fantasías oníricas]


2016


Se escribe una nueva página de oro en la historia del comic costarricense. Si bien no es novedoso ya saber de un artista costarriense que brilla entre las grandes estrellas del cómic, hoy es celebrar por todo lo alto el logro de este compatriota. El ilustrador costarricense Dan Mora fue elegido como la mejor nueva promesa en la ilustración de cómics en la Comic-Con de San Diego. Dan, de 29 años, recibió el premio Russ Manning Promising Newcomer Award por su trabajo gráfico en el libro Klaus y la historieta Hexed, de la editorial de historietas Boom! Studios

2018

Se publica el manga costarricense Esferas CR, una revista de producción contra demanda de los consumidores con un corte humorístico y de ciencia ficción.

comic costa rica