Breaking

Mostrando las entradas con la etiqueta Ai Yori Aoshi. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Ai Yori Aoshi. Mostrar todas las entradas

miércoles, noviembre 30, 2016

miércoles, noviembre 30, 2016

Ai Yori Aoshi Enishi... Demasiado tarde.

Ai Yori Aoshi Enishi comedia romantica anime


Cuando emites demasiado poco y demasiado tarde...

Luego del éxito de la primera temporada de Ai Yori Aoshi, los productores tomaron la sabia decisión de no meterle rellenos al anime. Después de todo habían quedado en un arco conclusivo. A diferencia de series de su generación como Inu Yasha y Naruto, lo único que tenían que hacer era esperar a que hubiese suficiente material para proseguir con la siguiente temporada. Sin embargo, el gran problema que se presentó para los productores se vino poco después, porque Fuji TV se retiró de la producción de la serie. Esto lanzó un fuerte golpe a los productores, los cuales tuvieron que capitalizar el dinero obtenido para poder producir algo (lo que fuera) que satisficiera al público, que pudiera cubrir la crisis y que se ajustara al presupuesto. Así que decidieron revertir su decisión y literalmente "salir con lo que hubiese disponible". Esa fue la forma en que la segunda parte de esta serie vio la vida.

Inspirado en el manga Kou Fumizuki, de la mano de J.C. Staff y dirigida por Masami Shimoda, Ai Yori Aoshi es emitida por canales independientes de UHF a partir del 12 de octubre del 2003. Lamentablemente, aunque como una continuación fiel, la historia que resultó fue vacía, más por la forma en que fue transmitida a nivel nacional. Porque como continuación cometió uno de los pecados tradicionales de las segundas partes, más de lo mismo y muy lento.

Ficha Tecnica de Ai Yori Aoshi Enishi

Director:   Masami Shimoda
Estudio: J.C.Staff
Emisión: 1 1 de abril de 2002 al 26 de septiembre de 2002
Episodios: 24
Género: Anime de Vida Cotidiana, Anime de Comedia, Anime Romantico, Harem.




Inicio! Spoilers!


Ai Yori Aoshi Enishi


En la continuación de la serie de comedia romántica del año anterior, han pasado dos años desde que Kaoru y Aoi se reencontraron de nuevo. 

Todos los inquilinos de la mansión han continuado con sus vidas; con Kaoru, Mayu, Takeo y Tina continuando sus estudios universitarios; mientras que Chika inicia sus estudios en el colegio y Aoi continúa con sus labores como inquilina, así como su amor secreto con Kaoru. Conforme continúan sus vidas, una pequeña frase de Miyabi (en la forma de la pregunta a Kaoru de que hará con su vida) así como una breve conversación entre Chika y Aoi definen lo que sería la continuación de la serie. 

Porque Aoi describe la vida de esta familia como Enishi, los lazos invisibles que unen a los predestinados para continuar con su vida y compartirla con amor.

Ai Yori Aoshi Enishi



Como toda continuación, la serie le dedica un capítulo a cada uno de los protagonistas, para observar sus interacciones con respecto a toda su familia. La visita de las compañeras de colegio de Chika a la mansión, Takeo que tiene una experiencia sobrenatural, un regalo de cumpleaños de Mayu que propicia su primera cita con Kaoru, las clases de tenis con Miyabi y Aoi, Kaoru tiene que sacrificarse para terminar sus estudios legales en la Universidad, Tina comparte un momento con un juego familiar en donde pone a Aoi en una posición difícil y luego ayuda a una de las compañeras de Chika a aprender a nadar. 

Todas estas experiencias van uniendo a la ya gran familia, que lentamente se va comprometiendo. Pero cuando parece que jamás se va a separar, Tina deja traslucir después de la competencia de natación en la que participa Chika que pronto partirá de la mansión.



Ai Yori Aoshi Enishi comedia romantica anime


Para el cierre de la serie, Kaoru recibe una reservación de un profesor para pasar una noche en un hotel de categoría de la ciudad de la ciudad de Tokyo para que lo comparta con una amiga. Gracias a las ausencias de su harem (Tina está de campamento con los miembros del club fotográfico, Takeo y Chika están ayudando a su abuela en la playa y Mayu no vive con ellas); y con el permiso tácito de Miyabi, los jóvenes van de paseo a Tokyo. 

Luego de un día maravilloso, de dos horas de conversación con Miyabi y de reservar la habitación del hotel e ir al cuarto, la obra insinúa de forma casual que ambos tienen relaciones por primera vez en toda la serie (y en sus vidas). Después de esto, la familia cocina al aire libre malvaviscos, castañas y bacalao mientras reflexionan sobre lo vivido.




Ai Yori Aoshi Enishi comedia romantica anime



En una visita a un centro vacacional, Kaoru entra a un área privada para relajarse, pero por un "accidente" esta área queda abierta. Tina y Aoi, que también querían bañarse, entran a su interior. Allí, ante el oído atento de Kaoru (que se esconde), Tina confiesa por primera vez la gran admiración que siente por Aoi, así como los sentimientos que tiene hacia Kaoru. 

Al final de su confesión, ella le pide a Aoi que lo cuide mucho pero no la logra escuchar. Ambas se retiran dejando a Kaoru perplejo y agradecido, lo cual expresa de inmediato a Tina. Cuando están saliendo del centro vacacional, Mayu de casualidad escucha la conversación de Tina en inglés, lo que la hace darse cuenta de que ella ya no va a continuar viviendo en Japón.





Luego de pedir aclarar el "malentendido", Tina tranquiliza a todos diciendo que sólo se quedará por la Navidad con su familia. Ella recibe una fiesta de despedida apropiada, y para Navidad, con la partida de Takao y Chika Tina lleva a Kaoru a su lugar favorito, para luego llorar su tristeza y soledad en su cuarto. Luego visita a Kaoru, y en sus sueños el confiesa las razones por las cuales se volvió su amiga hacía cuatro años, así como el hecho que lo ama. 

Con un beso de despedida, ella parte para tomar el vuelo que la regresará a Estados Unidos, pero se tropieza con Aoi, que limpia desde muy temprano la entrada de la mansión. Ambas se despiden de buena manera, pero cuando van a revisar la habitación, Kaoru y Aoi descubren una nota de agradecimiento, donde confirma sus peores sospechas. 

Ella no va a volver.




Comienza la primavera en Japón. Faltan unos días para la graduación de la Universidad, y a pesar de que está animada por regresar con sus padres, Tina se ve deprimida por la falta de su otra familia. Todos extrañan a Tina (lo que motiva a Chika a hacer una muñeca de Tina y a Mayu a pedirle una muñeca de ella). 

En una salida por salsa de soya, Kaoru lleva a Aoi al sitio especial de Tina. Para sorpresa de ambos, Tina se aparece y los saluda. La mansión festeja su regreso toda la noche. Al día siguiente Aoi le lleva té con los nabos encurtidos que tanto le encantan a Tina. En un extraño momento conjunto, las jóvenes confiesan que ambas desearían ser como la otra (Aoi desea la libertad de expresar lo que siente de Tina, Tina desea ser más refinada y japonesa como Aoi). 

En la azotea, Tina le confiesa a Aoi que se quedará en Japón. Como gesto de amistad, Aoi cumple el sueño de Tina y le presta una hermosa yukata para que se presente en su graduación. Hermanadas por este gesto, Tina parte a su graduación, dejando a la casa a la espera de su regreso.

Fin! Spoilers!



Las segundas partes nunca son mejores

Bueenooooo. Si se ve desde un punto de vista objetivo, la serie obviamente no sólo es una continuación del anime romantico, sino un ejemplo de lo que sucede cuando pierdes el apoyo económico. Como la imagen del partido de tenis lo demuestra arriba, en la historia aumento exponencialmente la exposición de piel, los accidentes con el vestuario, las bromas de doble sentido y las relaciones. Incluso se expone todo un capítulo en que insinúa la primera relación sexual entre Aoi y Kaoru (por favor, dos jóvenes en un hotel solos en medio de la ciudad, luego de llamar al tutor, no van a darse palmaditas toda la noche). 

Desde este punto de vista, esta segunda parte es un fallo que contradice la ya tierna primera temporada, donde comete el pecado más grande que las segundas partes cometen constantemente, más de lo mismo. La única diferencia es que la serie comienza a salirse del género romántico y entra de lleno al ecchi.



El único cambio agradable se presenta casi al final, con la evolución de Tina

A pesar de ser una americana, ella no es como Mayu. Ella ha tenido que luchar toda su vida con el hecho de que es una americana transplantada, ni japonesa ni americana. Durante la confesión de amor a Kaoru y la conversación casual con Aoi, uno descubre a una mujer sensible, que hubiese deseado ser una Yamato Nadesico tal como la administradora; en lugar de la impulsiva y determinada amiga sobre la cual todo descansa. 

Y a pesar de quedarse en Japón, ella se retira de la lucha por Kaoru de forma definitiva.



Lamentablemente después de esto, no hay más de esta serie salvo el especial de navidad, el episodio 12. En el manga la historia llega a una conclusión totalmente satisfactoria, algo que no queda plasmado en el anime. Para mi como espectador así como para la mayoría de los aficionados, esta es una constante que debemos aceptar de estas historias. 

Pocos animes basados en obras terminan de forma satisfactoria. Y muchas veces el final viene forzado o sacado de la manga. Por esta razón debemos armarnos de paciencia, porque mucho de lo que a ustedes les gusta puede quedar truncado. Por eso es que yo prefiero no casarme con una serie. Veo series hasta que concluyan, punto. Prefiero estar desactualizado a no estar al pendiente del dolor de corazón de la cancelación, como muchos de ustedes ya lo habrán vivido. Sobre todo no se pongan ansiosos, porque nada pueden hacer desde aquí para reiniciar sus series. Eso depende de Japón, depende de los productores y de quienes proveen el dinero.

 Así que como se dice en Japón, levanten los hombros y repitan "Shikata Ga Nai", porque no pueden hacer nada al respecto.



martes, diciembre 24, 2013

martes, diciembre 24, 2013

Ai Yori Aoshi Enishi. Una navidad afortunada.


Navidad. Es una de las temporadas de reflexión que tenemos en la humanidad, venida del temprano cristianismo que la heredo del antiguo Imperio Romano. Un tiempo de reflexión, de consistencia y de hacer el bien a los demás sin mirar el precio. Aunque la tradición no es natural de Japón, debido a la ocupación americana de los años posteriores a la Guerra del Pacífico, esta se ha vuelto ganando el corazón de los japoneses tal como el Halloween y el Día de Acción de Gracias en nuestras latitudes. Por esto, debido al éxito de la emisión de Ai Yori Aoshi: Enishi por las cadenas de cable, Fuji TV decidió darle una última oportunidad, como una clase especial de despedida a esta gran serie que nos acompañó durante la primera parte de este siglo. Con una trama que no tiene relación al manga, X-mas Special se emite por la cadena Fuji TV el 31 de diciembre del 2003. Y resultó ser un cierre interesante con una reflexión bastante bonita. 


Inicio! Spoilers!

Cuatro años antes de que todos los eventos de Ai Yori Aoshi, Kaoru termina su jornada laboral una noche víspera de navidad. Una Tina Foster mucho más joven lo invita a salir, pero como estudiante que desconoce a su familia está quebrado. Mientras camina de regreso a su apartamento, él se tropieza con un camafeo que recoge del piso. Por esto él recibe en la noche la visita de un espíritu de navidad (convenientemente con la forma de Aoi adulta) que se hace llamar a si misma Santa. Ella se presenta a si misma como Santa Claus, la cual le pide que le devuelva el camafeo para poder regresar a su casa. Luego de devolvérselo, como forma de gratitud ella le concede un deseo. Kaoru le pide pasar el día de Navidad con él. Como primera parte de su deseo, ella le brinda con su poder los más hermosos recuerdos que él pueda tener. Para su sorpresa, al quedar dormido él sueña con su madre, y llora por el reencuentro con la figura que tanto amo. Ella se extraña por qué llora con recuerdos tan felices.

Ojo! Spoilers!


Bautizada como Aoi por Kaoru, durante el día 25 de diciembre ellos pasean por un centro de entretenimiento. Lentamente los personajes van aproximándose, Chika y Takeo en la forma de dos primas que prueba patinar en la nieve por primera vez, Miyabi en una conversación de negocios y Mayu como una adolescente que disfruta del día con su guardaespalda. Al final de la jornada ellos observan la nieve y pasan un momento juntos. Ante la tristeza de la despedida, Aoi comprende porque Kaoru llora y se retira en paz, dejando al joven dormido al día siguiente, dudando si el evento ocurrió (el cual sucedió gracias al pastel de Navidad dejada por su ángel.

Fin! Spoilers!

¿Por qué uno llora por los momentos de mayor felicidad? La verdad es que nadie lo sabe. Se supone que la Navidad debe ser para momentos más felices. Pero la verdad es que si uno ama (especificando uno ama) y desea pasar el tiempo con una persona, no poder hacerlo es frustrante. En mi vida he tenido pocas pérdidas, pero todavía extraño a mi abuela materna, que nos dejo en el 2011 después de una larga vida. Por esta razón este pequeño capítulo toco una fibra de mi corazón. A pesar de que los japoneses cuesta que capten el momento como el nacimiento de Cristo debido a la americanización de su sociedad, y consideran a Santa Claus un espíritu como muchos otros, es bonito pasarse por esta reflexión. Porque es cierto, lo que uno más quiere uno lo recuerda con dolor, más si uno lo extraña. Pero también trae alegría, porque son los momentos en que amaste y fuiste amado. Por eso, antes de irse de fiestas y ponerse de cubas, piensen por un momento este final de año en lo que han perdido, han conseguido y han encontrado. Porque la Navidad no consiste en regalarse cosas. Consiste en pensar en el momento en que nació Jesus, a quien reconocemos un quinto de la humanidad como el salvador. Piensen en eso, y siéntanse felices. Porque la sociedad occidental es así por ese humilde nacimiento, de un niño que no tuvo nada al venir al mundo. Así como nosotros, y los que nos precedan después.

lunes, agosto 26, 2013

lunes, agosto 26, 2013

[Reseña Anime] Ai Yori Aoshi, o como es la mujer ideal de Japón

La madre de un piloto de la Armada, que resultó ser mi alumno, me visitó hoy. De pronto entró en mi jardín. Al ver su sonrisa resplandeciente pensé que traía buenas noticias. De pie en la tierra, comenzó a hablar de forma natural sobre el clima, el racionamiento y las comunicaciones. De repente me dijo: "Mi hijo tuvo el honor de morir por su país". No supe que decir, asombrado por sus súbitas palabras. Observé su rostro, que aún no había perdido la tranquilidad. Entonces, con un destello de ira que iluminó sus ojos, dijo: "Señor Aikawa, ¿cree usted que mi hijo habrá abatido al menos un avión enemigo?". Esa mirada dura apenas duró un segundo, y de nuevo volvió a ser la gentil madre japonesa con una sonrisa, esa famosa sonrisa que nunca desaparece de los labios, ni siquiera con la muerte de un ser querido.
Takaaki Aikawa

No existe nada más espeluznante, más atemorizante y más amenazador para la mujer occidental moderna que la "Yamato Nadesico", la mujer perfecta japonesa, el epítome de la pureza y belleza femenina. Esta criatura en vías de extinción es mujer, joven, menor de veinte años. Debe ser tímida, callada y con valores destacados; tales como la buena cocina, diligente en las labores domésticas, frugal con las palabras y que conozca su lugar frente a los hombres y la sociedad. No solamente esto, debe ser obediente de las normas familiares, respetuosa de sus padres y obediente ante su esposo/prometido, sin importar cuanta otra mujer o persona se interponga en su camino. Es increíble que en el momento existe todavía criatura alguna que represente este ideal, por esto es que Ai Yori Aoshi es una obra contraintuitiva de la heroína del anime moderno.


Kou Fumizuki, un autor de manga que se había destacado en revistas para mayores de edad, fue contratado por la Young Animal (una revista manga al estilo Maxim o Soho, con modelos en ropas mejores y mangas) comenzó por el año de 1998 el desarrollo de una serie con una premisa singular, Ai Yori Aoshi (Bluer than Indigo o Más Allá del Azul). Para la sorpresa, su versión de harem que combina una creciente tensión sexual entre sus protagonistas así como su frecuente exposición resultó lo suficientemente exitosa para que cuatro años se lanzara la versión anime de la serie. De la mano de J.C. Staff y dirigida por Masami Shimoda, Ai Yori Aoshi es emitida por Fuji TV a partir del 11 de abril del 2002. Pero la pregunta que me hice en cuanto la vi (y la pregunta general de los espectadores) es como una historia con esta premisa podría tener éxito. Después de todo, estamos hablando de uno de los modelos más tradicionales que tiene Japón. ¿Como funcionaria una historia de harem con semejante premisa?

Inicio! Spoilers!


Kaoru Hanabishi es un estudiante universitario normal, pero tiene un problema. Durante toda su vida se ha sentido solitario, y en su segundo año de universidad él ve con cierta envidia a sus compañeros que tienen novias normales y pasan por relaciones. De pronto, mientras espera en una estación del metro, él se tropieza con una "Yamato Nadesico", un ejemplar de mujer femenina japonesa perfecta, la cual pierde su calzado. Después de repararlo este la lleva a encontrarse con la persona que ha querido ver toda su vida, pero cuando llegan a la dirección encuentran un lote baldío. Este la hospeda en su casa y cuando le dice su nombre ella se lanza sobre él. Su nombre es Aoi Sakuraba, su antigua prometida en matrimonio, pero que al ver que la boda se había cancelado viajo hasta Tokyo con tal de reunirse con su adorado Kaoru. Aunque ella desea que el regrese a su hogar, este se niega por el doloroso pasado que lo atormenta.

Ojo! Spoilers!


Debido a que no tiene lugar donde quedarse, Aoi se queda temporalmente con Kaoru, provocando los típicos malentendidos normales en un seinen. Durante los días que ella se queda se conoce que Kaoru es el hijo del heredero de la familia Hanabishi, pero lamentablemente su familia jamás reconoció a su madre. Su abuelo, un estricto y anticuado japones, trató de hacer que él olvidara a su madre, pero cuando esta murió el se auto-exilio de su casa para vivir en Tokyo. Cuando la familia Sakuraba manda a Miyabi Kagurazaki para recogerla, ella se niega a moverse de su lado. Finalmente ella convence a su madre, la cual la libera de responsabilidad y le permite quedarse con su amado, pero con ciertas reglas.

Ojo! Spoilers!


Bajo la fachada de la dueña de un albergue para estudiantes, Kaoru y Aoi continúan su relación a escondidas con la supervisión de Miyabi. Sin embargo las cosas se complican cuando dos miembros del club de fotografía se integran a la vida de la casa. Tina Foster (una americana criada en Japón) se integra como inquilina y Takeo Minazuki (una muchacha criada por su madre) se une como doncella de limpieza al albergue. Esto provoca numerosos malentendidos, pero la vida continúa con una dosis grande de humor debido a las diversas personalidades que conviven en el interior de esta casa.

Ojo! Spoilers!


El equilibrio se rompe cuando Mayu Miyuki llega a la universidad. Una vieja conocida de Kaoru, que se encontró por primera vez cuando cumplió 12 años, ella tiene un amor de primavera hacia él porque siempre la ha acompañado durante su vida. Lamentablemente, su impulsividad, su agresividad y su juventud (se comporta como una niña), tambalea la relación entre Kaoru y Aoi durante cuatro episodios. Sin embargo, la perfecta forma de ser de Aoi permite pasar esta tempestad, aunque su falta de fuerza le impide separar a esta joven del grupo.

Ojo! Spoilers!


La situación se pone más tensa cuando en un viaje de verano a la comunidad de Takeo. Allí los amigos son recibidos por Chika Minazuki, una hiperactiva chiquilla con una gran energía y aficionada a la natación (lo que explica su bronceado delineado). De inmediato ella intenta por todos los medios de jugar de cupido porque ella puede notar los sentimientos nacientes de Takeo hacia Kaoru, y hace todo lo posible por hacer que ella declare sus sentimientos. Al final, la tímida doncella se aparta de la competencia pero Chika sorprende a todos en la despedida, al abrazar a Kaoru y declarar que ella será su esposa si las demás no se cuidan.

Ojo! Spoilers!


Hacia el final de la serie, se dedica un capítulo completo para que cada una de las amigas de Kaoru. Como espectadores presenciamos el deseo naciente de Tina para que Kaoru reconozca su amor, pero a diferencia de Mayu ella es demasiado tímida para dejar la relación de amistad que han tenido por años. Mayu constamente se tropieza con la aparente apatía de Kaoru (sin darse cuenta que en sus ojos solo existe Aoi), Miyabi y Takeo mantienen una distancia agradable en su relación con el muchacho y Chika se desnuda (involuntariamente) frente al joven. Todo esto mientras Aoi se preocupa, recela en silencio e intentan mantener su relación secreta sobre ruedas de todas las formas que puede (incluyendo el uso de traje de baño y ropa occidental).

Ojo! Spoilers!


En los últimos tres capítulos, Aoi es llamada por su padre. Él necesita casar a su hija para fortalecer su posición comercial, por lo que termina la charada. A pesar de deber su obediencia a la familia a la cual sirve, Miyabi conspira con los amantes para que ellos huyan y sean felices. Para su sorpresa, los dos deciden enfrentar al padre de Aoi. Kaoru se disculpa por su cobardía, explicando que nunca ha tenido una relación sencilla con la familia Hanabishi por el no reconocimiento de su madre como pareja apropiada, y de que él va a luchar para conservar a las personas queridas por él a su lado. Aunque el padre de Aoi se retira furioso, la madre de ella aclara que él no rechazó al muchacho, lo que significa que ha aceptado la relación. Los jóvenes regresan a la casa de huéspedes, donde son recibidos por los inquilinos. Y con la incorporación permanente de Chika, la familia se hace más grande.

Ojo! Spoilers!

Staff de Ai Yori Aoshi, de izquierda a derecha, Takeo Minazuki, Tina Foster, Mayu Miyuki, Aoi Sakuraba, Chika Minazuki (abajo), Kaoru Hanabishi (arriba) y Miyabi Kagurazaki
En el OVA, cada uno de los protagonistas expresa los sueños que tienen para futuro. Tina quiere ser domadora, Takeo desea ser aeromoza, Miyabi desea ser florista, Mayu tiene un sueño muy grande para ella. Cuando le preguntan  a Aoi que desea ser ella exclama que desea ser novia. Mientras observan las flores de cerezo caer (están en primavera) Aoi y Kaoru confirman su amor ante el desorden de sus compañeras de vida.

Fin! Spoilers!



Una de las grandes virtudes de la obra es que aunque es una que bordea el ecchi (lo que sería un gran anticipo del ataque de este género de mediados de la década pasada) y que involucra a numerosos estereotipos femeninos dentro de la obra (la americana extrovertida, la inglesa restregona, la discreta doncella tetona, la moderna ejecutiva y la hiperactiva chiquilla), todas ellas conservan una cualidad destacable que enaltece a la figura de la perfecta señorita japonesa, Aoi. En lugar de servir como una antagonista, todas ellas la toman como una amiga, comparten con ella y se unen a su alrededor y a Kaoru como una familia. Esto hace que una obra con una gran tensión sexual tome un carácter familiar, y que las bromas relacionadas con la piel pasen desapercibidas o sean tomadas como parte de las extremidades. Aunque la debilidad de Kaoru y la timidez de Aoi, combinado con el hecho del secretismo de su relación, les impide deshacerse de su familia, pero ellos no lo desean porque esa relación los enriquece.



Sin embargo, lo que le da fuerza a la obra también la debilita. No existe la mujer perfecta y Aoi es demasiado perfecta para la sociedad japonesa y para el mundo occidental. Aunque es respetuoso con este precepto (con respecto a la obediencia que Aoi le debe a su padre a pesar de su resistencia a obedecerlo), el autor muchas veces olvida o pierde de vista el problema básico de su premisa, que no existe nadie perfecto. Por lo tanto, Aoi no expresa celos, ni rencor, ni enojo; por la incorporación sucesiva de mujeres en su vida. Es más, ella se hace amiga de todas sin ningún problema, a pesar de que por dentro la consume la duda y la desesperación. Tal como se vio en el comentario, la falta de expresión y timidez de Aoi conspira para que sus amigas pretendan a quien ella decidió que sea su esposo. Y aunque esto ocasiona una gran tensión, al tiempo cansa al espectador, porque mientras continué la tensión la tinta sigue rodando. Y en este caso rodó hasta el 2005, cuando la serie termino. 



Con una segunda temporada en el 2003, Ai Yori Aoshi queda como una obra interesante, pero demasiado enfocada en los estereotipos que los japoneses poseen de su sociedad y de la sociedad occidental. Más que una crítica, es una caricatura. Porque la única ambición de Aoi ha sido estar junto con su amado para servirle como devota esposa y futura madre. Aunque es una buena adaptación, no es apta para mujeres modernas, so pena de encontrar su femineidad perturbada por la susodicha perfección de la protagonista, que casualmente fue llamada Azul (Aoi) por su padre. Por eso la cita del principio, porque una mujer que esconde su verdadero ser, vive y muere con ese dolor en su corazón.



Artículos relacionados:

Ai Yori Aoshi, o cómo es la mujer ideal en Japón.

Ai Yori Aoshi Enishi, una navidad afortunada.

Ai Yori Aoshi Enishi.