Mujeres de la Guerra de Un Año (Gundam)

Escrito por : Carlos Molina | Fecha : miércoles, abril 16, 2014 | Etiquetas :
Mujeres,
que habría escrito Neruda,
que habría pintado Picasso,
si no existieran musas como ustedes!
Ricardo Arjona.         

Adaptación de Keiji Goto. De izquierda a derecha Crowley Hamon, Mirai Yashima y Fraw Baw. El fondo amarillo y el cabello son de Lalah Sune.

Pueden decir cualquier cosa de Tomino. Pero hay algo interesante que no se le puede negar al autor de Gundam. Él confiaba que habría igualdad de género en el futuro. Hace 30 años, cuando una mujer no se consideraba material para ninguna institución militar (y menos para el comando), él puso mujeres en posiciones de confianza e influencia. Con un guiño sexista en su relato, las mujeres de UC fueron determinantes en la historia de Gundam. Aunque nunca pudieron (ni han podido) aspirar a un papel protagónico, para todas ellas fue secundaria la función de madres y esposas a favor de convertirse en elementos productivos y símbolos de la serie. Durante la Guerra de un Año muchas mujeres lucharon por ambos bandos, se destacaron e hicieron su contribución para el final de este conflicto ficticio inspirado en eventos realies. Es por esta razón que me referiré a estas mujeres. En esta lista queda plasmada el poder femenino en un rol cada vez mes desafiante, donde ninguna traicionó su femineidad mientras combatía por su vida (de la serie que inicio una leyenda). Por eso, a continuación, ofreceré una breve lista con las mujeres más destacadas de la Guerra de un Año

Zenna Zabi (la dama)

La esposa devota y madre de la que se convertiría en la mascota más polémica que jamás haya tenido Gundam en su historia, la infame Mineva Lao Zabi (la última de los Zabi). Como la esposa del heredero de Zeon, Dozle Zabi, ella viaja con el mejor estilo de Lady Juana Smith (de donde viene el nombre de las ciudades denominadas Ladysmith), comparte sus penurias, sus peripecias y en fin, da a luz en un ambiente de guerra. Una dama noble, que es adorada por los soldados de su esposo y por el público en general. Lamentablemente, la muerte de su esposo y las penurias de su huída al asteroide Axis ocasionan su muerte en algún momento del año 80 UC. Por lo menos se unió a su querido esposo en el otro mundo.

Icelina Eschonbach (la prometida)

Garma Zabi como líder de las fuerzas expedicionarias de Zeon en el Norte de América era un dandy descarado, que coqueteaba con cuanta dama lo rodeaba y aprovechaba cada oportunidad a su haber para disfrutar de la vida. Pero el alcalde de New Yark City (así es, escrito de esa forma) no dejo pasar la oportunidad de pertenecer a la nobleza y le presenta a su hija Icelina. Esta se convierte en su amante y aunque él le promete que se casará luego de derrotar al White Base muere trágicamente intentándolo. Así se sienta la base para una de las muertes más extrañas de Gundam, donde un confundido Amuro Ray no entiende porque esta mujer intenta matarlo a pesar de que la salvó de morir. Que cosas, no.

Fraw Baw y Christina McKenzie (la chica de al lado)

Aunque la primera pertenece a la historia original y la segunda a una historia extendida, ambas comparten la misma actitud de "chica de al lado". Fraw Baw siempre ha velado por sus vecinos Amuro Ray y Hayato Kobayashi. Justamente su preocupación por Amuro le permite sobrevivir a la tragedia de quedar huérfana el día de su evacuación. A pesar de sus 15 años se hace cargo de los huérfanos de la nave, toma asignaciones en el puente y ayuda como puede a la tripulación; se transforma en un faro de luz y esperanza para esta tripulación. Por su parte, Christina McKenzie es una piloto de pruebas, vecina de Albert Bernstein; la cual tiene la desgracia de conocer a Bernard Wiseman (al cual va a asesinar sin saberlo). Ella siempre ha velado por la seguridad de Al y su familia, lo cual provoca la relación casual entre ambos. Dos lindas chicas inmersas en una tragedia horrenda. Un desperdicio.

Mirai Yashima (la piloto)


Por casualidades del destino, cuando el alferez Bright Noa preguntó entre los refugiados de la White Base si había algún piloto, esta joven fue quien dio el paso adelante, corrigiendo que tenía experiencia en planeadores. Desde entonces, Mirai Yashima fue la encargada del timón de la White Base, guió con una mano firme pero tenue los destinos de toda la nave y de todos sus tripulantes. A pesar de sus tropiezos (la muerte de Sleggar Law y el reencuentro con su exprometido Cameron Bloom), la joven dirigió con firmeza a la nave que se convirtió en leyenda como el "Caballo de Troya" que contenía al "Demonio Blanco". Cosas como esas pesan en cualquier currículo.

Matilda Ajan (la profesional)


Cuando eres varón, tienes apenas 15 años y piloteas un robot gigante, cualquier mujer atractiva que veas te llama la atención, en especial si ya es madura e imponente. La teniente Matilda Ajan cautivó a toda la tripulación del White Base por su belleza, profesionalismo y dedicación. Siempre cortos de suministros y repuestos, los constantes ides y venires del grupo de Medeas a su cargo salvó más de una vez al White Base del desastre. Lamentablemente, tal como sucede en todas las series, ella sufrió una muerte horrible por tratar de ayudar a sus amigos de esta nave. Esto dejo una huella profunda en Amuro, como la segunda persona de importancia en su vida que parte por su culpa.

Monique Cadillac (la genio)


La capitana Monique Cadillac es una recién llegada a la Guerra de Un Año. Ingeniera, piloto y oficial de fuerzas especiales; ella se integra al grupo 603 como la más vocal, sarcástica y llamativa de todos los oficiales y personajes de su comando. Lamentablemente para ella, a pesar de su hoja exitosa de combate y una piloto probada de cualquier cosa que le pongan a mano, ella es destrozada por la muerte de su hermano durante la guerra. A pesar de esto, la capitana sobrevive a la guerra para formar parte de las leyendas (y las celebraciones de Gundam en sus aniversarios por medio de MS Igloo).

Crowley Hamon/Aina Sahalin (la devota)


La esposa y la amante. Lady Hamon es la eterna compañera de Ramba Ral, un noble obsesionado en vengar la muerte de Garma Zabi en manos del Demonio Blanco. Lamentablemente para ella, no solamente no tiene éxito en su cometido, sino que tiene la desgracia de conocer que el objetivo es piloteado por un niño de 15 años que apenas comienza a dar los primeros pasos de su vida. Su trágica muerte en busca de completar la misión de su esposo la hace una heroína trágica. Por otro lado, Aina Sahalin comienza una relación prohibida con el piloto Shiro Amada de la Federación. A pesar de todo lo que se pone en su contra (incluyendo a su hermano en un Mobile Armor gigante), ella lucha contra todo y consigue salir con su vida (y la de su amante) de la horrible guerra que los rodea. Una de cal y una de arena.

Sayla Mass (la heredera)


Si eres la hija de Teobolo Mass, una estudiante de medicina de Side 7 atrapada en la guerra, unirse a la tripulación de White Base resulta una elección obvia. Pero si en verdad eres Artesia Som Deikun, la hija menor del político Zeon Deikun y hermana del as Char Aznable, tu vida puede llegar a convertirse en un desastre igual al de un tren en colisión. Por esto Sayla no se relaciona con nadie en la base, so pena de que su secreto sea descubierto. A pesar de los esfuerzos de su hermano y de su propias consideraciones, Sayla continúa hasta interferir entre su hermano y su "amigo" Amuro. Esta interferencia trae tragedia pero a la vez esperanza, mientras la guerra destruye todo a su alrededor sin saber a donde refugiarse. Al final su intervención es decisiva en la conclusión de la serie original.

Kycillia Zabi (la líder)


Una de las hijas mayores de Dewin Zabi y una de las hermanas más destacadas del líder del principado, Kycillia le da la espalda a su condición de mujer para convertirse en una de las comandantes más innovadoras pero desalmadas de toda la serie. Fría, calculadora, malintencionada (ella fue la causa de la muerte de su hermano Dozle) y letal, ella se opone a su hermano Gihren cuando descubre que dio la orden de disparar el Solar Ray contra su padre (y lo ejecuta). Lamentablemente, cuando se retira para continuar la guerra desde Granada, Char Aznable la decapita de un bazookazo (si, así como suena de raro) y termina con su legado. Atrás deja grandes adelantos tecnológicos, que darán mucho que hablar en los siguientes años. Un legado duradero, grabado en la sangre de muchos de sus soldados.

Lalah Sune (la madre de los Newtype)


Aunque los Newtype existían antes de ella, todo admirador de Gundam sabe que ella es la causante de que los dos pilotos más destacados de la serie despertaran a todos sus poderes. De origen hindú, esta joven humilde comenzó su vida como prostituta antes de ser rescatada por su mentor, Char Aznable. Este la lleva con el profesor Flannagan y se convierte en su estudiante más destacada. Todo habría salido de maravilla, de no ser porque un buen día en Side 6 ella se tropieza con otro como ella, Amuro Ray. El joven piloto se enamora de inmediato y ella siente la atracción mutua, así como despierta sus poderes de forma inconsciente. Pero es una relación condenada al fracaso, porque Lalah se divide entre la atracción que siente hacia Amuro y la lealtad que le debe a Char. Al final, una decisión de escritores la convierte en un fantasma trágico, dividida entre los dos hombres que disputan sus afectos. Esto sienta las bases para la enemistad más trágica del anime, donde durante los siguientes ocho años Amuro y Char no podrán verse juntos sin desear matarse. Todo para el deleite del público.


Bueno, ese es el breve recuento de las mujeres de la Guerra de un Año. Inspiradas o no en Tomino (tres de ellas son posteriores y modernas adaptaciones de la guerra), ninguna de ellas traiciona su condición de mujer pero se convierten en excelentes adiciones dentro del Universo de Gundam. Durante las siguientes series, más mujeres se añadirían a la lista, como soldados, como víctimas, como ofrendas a la depresión de Tomino (si, morirían muchas más). Hay que reconocerle al afamado director el nivel de igualdad de condiciones de género para una época en que ni siquiera se pensaba en eso (series contemporáneas tenían a las mujeres como colegas de menor grado y que no servían para mucho salvo de hacer cara bonita), porque todas son esenciales motores de la trama. Lamentablemente no todos son aplausos. Porque tener mujeres significa el ataque del agresor natural, el fanservice. Así que si son menores de edad cierren los ojos (no es cierto, es mínimo PG-13).


google+

linkedin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail