[Reseña Anime] Kanokon: El carnaval de verano de la ZORRA.

Escrito por : Carlos Molina | Fecha : viernes, octubre 10, 2014 | Etiquetas :

Los faperos heredaran el mundo

El contacto es esencial para las relaciones interpersonales en Occidente. La razón viene de nuestro pasado en Europa. Si eras un campesino tenías que defender tu propiedad de las constantes andanzas de los mercenarios que buscaban fortuna. Si eras noble te tenías que cuidarte de los vecinos envidiosos, los hermanos menores ambiciosos o algún rival político. Envenenamiento, acuchillamiento, desmembramiento y enfermedades horribles asolaban el continente. Justamente el abrazo, nuestro gesto natural de relación interpersonal, viene de la necesidad de saber si el que lo recibe trae algo con que atacarnos, por eso lo esculcamos.

En Japón es todo lo contrario, el contacto personal es algo tabú. Los apelativos a los nombres (kun, chan, san, senpai) representan el respeto que se debe tener en una sociedad dividida en clases. Y sobre todo, el contacto humano es muy limitado. Por esta razón, muchos autores y artistas tienen tanto éxito representando y exagerando las relaciones interpersonales.


Kanokon es un perfecto ejemplo de como funciona la mente de un japones con respecto al contacto interpersonal. Basada en la novela ligera del autor Katsumi Nishino y el dibujante Koin, publicada a partir del 2005 por Media Factor, tuvo suficiente éxito para hacer la serie a la que me referí el año pasado con tanto suceso. Pero en octubre del 2009, aprovechando la salida de los DVD y las ventas correspondientes (estamos a un año de que se dejara de publicar la novela); Xebec realizó la producción de este OVA de dos episodios. Kanokon: Manatsu no Daishanikusai, o literalmente el Gran Carnaval de Verano es emitido por la cadena AT-X a partir de Octubre del 2009. Pero ahora que no había restricciones, lo dejaron salir todo, literalmente.

Inicio! Spoilers!


Estamos en la temporada de verano en Japón, en el triángulo amoroso de la historia (con protagonismo de todos los personajes del anime original). En una primera instancia, Chizuru continúa sus esfuerzos sensuales por convencer a Kouta de acostarse con ella y darle de su semilla. En la mañana ella comienza con ejercicios eróticos en uniforme de gimnasia, seguido por una ventilación conveniente en sus partes calientes frente al objeto de su amor, seguido con la preparación de fideos calientes de una forma sensual y sugestiva (literalmente pasando los fideos por en medio de sus dos orgullos). Ninguna de estas medidas surte el efecto deseado (que el chiquillo se revuelque con ella), por lo que ambos toman un paseo para tratar de quitarse de encima el sol de verano. En una de las historias secundarias, Tayura (el hermano de Chizuru) intenta avanzar en su relación con Akane (la jefa de la sección de su colegio) de forma infructuosa, ya que la joven cuelga su llamada mientras está en la biblioteca y desatiende sus peticiones, aunque al final se encuentran casualmente y le acepta una lata de sopa de frijoles dulces como única comida.

Ojo! Spoilers!


En la tercera historia, Nozomu pasa solitaria y decide visitar a Kouta para entregarse a él, sin embargo no encuentra a nadie en la residencia. Casualmente, las famélicas gemelas reciben las llaves del apartamento para comerse los fideos desperdiciados del juego sexual de Chizuru, e invitan a Nozomu, a disfrutar del delicioso almuerzo. Este se ve interrumpido por la madre de Chizuru que llega a visitar a su hija. Luego de que los "amantes" regresan, la familia se reúne en el apartamento de Chizuru, donde cenan y la madre le hace un presente a la pareja, un par de kimonos para el festival de verano del día siguiente.

Ojo! Spoilers!


Al siguiente día, Kouta y Chizuru salen temprano a caminar, y aunque la madre filtrea con el muchacho, la hija logra quedarse con él a solas todo el día. Una inconveniente lluvia los deja empapados en un pequeño templo abandonado, donde deben renunciar a su ropa. Allí la ZORRA se aprovecha de la oportunidad, acorrala al muchacho, lo pone entre sus piernas y lo encara en la necesidad de tener sexo con ella. La salida del sol salva al muchacho de "entregar su primer polvo" y ambos regresan a la ciudad sin haber conseguido el objetivo.

Ojo! Spoilers!


Por otro lado, las chismosas amigas de Kouta espían a Nozomu y sus inquietantes hábitos de vida. Al mismo tiempo, Tayura se arma de valor para invitar a Akane a ver los fuegos artificiales, pero pasa todo el día con ella sin mencionarle este evento. Tras encontrarse con las tres mujeres, todos juntos escampan la lluvia y se despiden para dirigirse a sus casas. Es en este momento donde las tres muchachas se burlan de la falta de valor de Tayura, que picado finalmente decide invitar a Akane a ver los fuegos artificiales. En la terraza de la escuela el grupo completo se congregar para ver el espectáculo, y ante su vista se vuelve a proclamar el eterno pique entre la loba y la zorra por los afectos de Touya, así como termina el verano para este inquietante grupo.

Fin! Spoilers!


Kanokon como serie es un ejemplo que se nos presenta constantemente como una realidad de todos los dibujantes y artistas japoneses (mojigatos), pero que si nos ponemos a analizar viene de la forma de ser de los artistas involucrados en la obra. Casualmente Kouta es un chiquillo tímido que viene del campo, que no tiene gran interés en las mujeres y sufre con la forma expositiva de ser de Chizuru.

Ella es la depredadora, la que busca como hacer suyo al pobre muchacho. Esto es un reflejo de una sociedad en donde el contacto humano se evita a toda costa o es secreto, donde la gente del campo es vista como tonta y tímida, que pierde siempre ante seres más evolucionados (en el caso de Chizuru es una entidad mística). Este tipo de prerrogativas, donde el bien intencionado muchacho debe defender su virginidad a toda costa es una de las constantes de la literatura ecchi, que de cierta forma ha vuelto repetitivas todas las historias de este género y las agota en el tiempo (algún parecido con el eunuco de Issei Hyodo de High School DxD es mera coincidencia).

¿Y cómo premian el "séxito"?


Bueno, tal como lo dije en el artículo del año pasado, la novela ligera Kanokon no va a ganar el premio Nobel en Literatura. No he leído su obra, pero debido al tema, la forma en que se desarrolla la trama y otros aspectos de su "profundidad" considero que no hay mucho que se pueda ofrecer. Pero lo que importa en este caso es vender, vender todo lo que se pueda y seguir vendiendo.

Por cinco años la novela ligera cumplió con esa premisa, pero por alguna razón que desconozco, a la ZORRA en celo y a su querido compañero de aventuras (más eunuco nadie) se le acabó todo el gas a mediados del 2010, cuando toda la serie fue puesta (permanentemente) en hiatus. Ni siquiera medio excusa, ni explicaciones, ni ninguna clase dicho. Sospecho que tal como muchas otras novelas ligeras, la serie cayó debido a los problemas legales que se generan al ceder los derechos de las novelas a las televisoras para crear las series anime. Sea la razón que sea, sólo los sobreexcitados faperos extrañarán esta serie de enredos y problemas sexuales, aunque la tensión está del lado contrario de la acera.

Un minuto de silencio por esta serie, que murió para divertirnos.

google+

linkedin

Recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail