[Spoilers] Aishiteruze Baby

Escrito por : Carlos Molina | Fecha : sábado, abril 03, 2004 | Etiquetas :

Para volver a la página original, presione aquí!



Kippei Katakura es un promiscuo estudiante de 17 años que rota de relación en relación. Compañero de clases de varias de sus pretendientes, a él no le importa con quien juguetea ni que es lo que hará con sus años posteriores a la secundaria (es irresponsable, falta a clases y llega tarde). Todo esto se vuelve un caos cuando en la primavera de su tercer año de estudios superiores su familia recibe a una invitada inesperada; Yuzuyu “Yuzu” Sakashita, la hija de cinco años de la hermana de su madre. Huérfana de padre y abandonada por su madre, ella cae de rebote al núcleo familiar. Lamentablemente para Kippei, su hermana Reiko lo escoge a dedo para que se haga responsable de ella. Esto cambia su vida para siempre.

Ojo! Spiolers!



A partir de este momento, la vida del joven cambia a una que rota entre el jardín de niños donde ingresa a la niña, su colegio, el parque y la casa. Cuidar a la niña provoca una gran tensión en su vida, debido a esto él abandona sus previas conquistas y comienza a concentrar sus esfuerzos sobre la menor. Esto provoca que una muchacha que está enamorada de él moleste a Yuzu (lo cual termina felizmente), que su compañera Kokoro lo apoye en algunas labores de cuido (aunque voluntariamente desiste de ser novia de Kippei), que pierda a la mayoría de las amigas con las que jugueteaba, que Yuzu se le pierda en una ocasión y que la niña pase frecuentemente por roces con los demás niños y los padres debido a que no tiene padre ni madre que la cuide. Conforme evoluciona su vida, él va a ganando habilidades en la cocina y en el cuido de menores, mientras Yuzu intenta adaptarse a la nueva situación en su vida.

Ojo! Spiolers!




A mitad de temporada, las maestras del jardín de niños tratan sin éxito de interceptar a una mujer sospechosa que ha estado rondando toda la mañana. Cuando llega Kippei, este las ayuda (a regañadientes) y descubre para su sorpresa que la extraña misteriosa no es otra más que la madre de Yuzu, Miyako Katakura. Kippei intercambia información de su hija y le pide que regrese con ella, pero esta le confiesa que una vez le levantó la mano; y no se siente capacitada desde la muerte de su esposo para hacerse cargo de ella (aduce problemas psicológicos y económicos). Kippei la lleva a Yuzu propósito a las vías del tren, donde la madre puede ver a su hija y llorar su desventura.

Ojo! Spiolers!



Para la segunda temporada comienza la jornada de encuentros y relaciones. La primera en la lista es Yuzu, la cual conoce a un nuevo amiguito del kinder, Shota Nashiya. A pesar de ser un niño simpático, activo y agradable, este esconde un oscuro secreto. Su madre, presionada por la situación de su esposo (es desempleado en medio de la recesión japonesa) y por la estrecha situación económica que padece, agrede física y emocionalmente a su hijo. Esto se hace visible porque llega constantemente con moretones. La situación explota durante la actividad de puertas abiertas, donde Yuzu sorprende a la madre de Shota durante uno de estos arrebatos. A pesar de que Shota lo desmiente, el resto de los padres comprende la situación y agravan la tensión. El punto de quiebra se produce cuando la madre deja caer por las escaleras a Shota. En el hospital, el doctor obliga a los padres a asistir con una trabajadora social por lo que encuentra en su cuerpo (Shota solo sufre una contusión leve en la caída). Debido a esto, la familia se muda con los abuelos de Shota y Yuzu pierde a su primer amigo, aunque se escriben constantemente.

Ojo! Spiolers!



Sigue el turno de Kokoro. Cuando las amigas de Kokoro se enteran de que Kippei ha comprado entradas para un balneario, ellas convencen a Kokoro de ir ese mismo día. Kippei hace esto con el fin de enseñarle a nadar a Yuzu, pero por “accidente” se encuentra con las tres amigas en traje de baño. Yuzu le tiene miedo al agua debido a que cayó en una piscina muy niña, pero cuando Kippei se aparta para buscar comida, ella conversa con Kokoro y le dice que “puede jugar con su hermano Kippei” (literalmente le da permiso de estar con él). En la tarde, entre Kokoro y Kippei le devuelven el valor a Yuzu, que finalmente puede sumergir la cabeza. Pero mientras regresan a casa, Kippei y Yuzu se encuentran con una extraña joven; Mikki, que es prima de Yuzu por parte de su padre. Para sorpresa de los dos, ella viene a llevarse a Yuzu a su casa.

Ojo! Spiolers!



Mikki, con sus cicatrices y su llavero de cadena de motocicleta (cuchillo en el manga) no despierta ninguna confianza en Kippei. Para empeorar las cosas, cuando la madre del muchacho llama a sus padres, se enteran de que la joven se ha vuelto rebelde y respondona, hasta el punto de que su padre la abofetea y se marchan cansados de su impertinencia. Mikki decide continuar con su plan y se queda en la casa de los Katakura, y demuestra no ser tan rebelde como su apariencia indica. Pero al ver que incluso Kippei tiene una vida romántica a pesar de su obligación con Yuzu provoca que algo en ella se rompa. La joven se viste con su uniforme escolar, se lleva a Yuzu con engaños a su casa y le confiesa en recuadros lo que sucedió. Ella era una prometedora estudiante de un instituto privado que presenció como un maestro golpeaba sin justificación a un alumno. Cuando ella reclamó, el maestro no solamente la tomó contra ella, sino que inspiró a toda su clase a que se volvieran en su contra. Como no podía decírselo a su familia, ella se volvió violenta, rebelde (cambió el color de su cabello, adquirió la cadena, comenzó a pelear en el aula y se auto-mutila). Cansada de la vida, ella ha decidido morir, pero antes quiere dejarles un sustituto a sus padres en la forma de Yuzu.

Ojo! Spiolers!



Cuando llega a casa de sus padres, Mikki descubre que pueden ser felices sin ella (aunque su madre da clara evidencia de que la extraña cuando descubre el portón abierto de su casa). Mikki lleva a Yuzu a un edificio alto y llama a Kippei para que la recoja. Luego, cuando su prima esta segura, ella comienza a trepar la baranda del edificio para lanzarse de él. Kippei la convence de que se baje con mucho esfuerzo, y tras volver a casa ella cuenta la raíz de sus problemas. Para su dicha (y con ayuda de su madre) ellos la aceptan de nuevo en el seno de su hogar, mientras Yuzu y Kippei regresan a casa aliviados.

Ojo! Spiolers!


Llega el turno de Satsuki. El hermano menor de Kippei, el cual es más maduro de su edad, debe encargarse de Yuzu durante la enfermedad de su hermano, lo que incluye llevarla al jardín de niños. Para su alivio, él se encuentra con Ayumi, una compañera a la cual le pide el favor de reportarle al profesor que va a llegar tarde debido a su nueva responsabilidad. Ayumi es una modelo a medio tiempo (Yuzu la reconoce de una valla publicitaria) y estudiante, que despierta la envidia en sus compañeras de clase, además de que ama en secreto a Satsuki. Como broma, sus compañeras le mienten sobre los gustos del joven (odia a las niñas altas, detesta el pelo largo y odia a las modelos), lo cual la deprime. Al día siguiente, como él tuvo que hacer la limpieza de la clase sólo, ella debe entregar el cuaderno de notas al profesor, pero al leer lo que ha escrito Satsuki (le había deseado suerte en su trabajo) ella lo alcanza en el parque junto con Yuzu y se le confiesa. Él desmiente los rumores y entre el enredo de su hermano recuperado ambos dan inicio a su relación.

Ojo! Spiolers!



Luego de pasar su primera prueba de amor (Kokoro recibe una declaración de un compañero lo que aprovecha la trama para que sirva como despedida de una reformada Mikki); Kippei le hace un almuerzo en forma de disculpa. Mientras los jóvenes almuerzan y conversan, Kokoro recibe la llamada de su padre para que recoja el resto de sus cosas. Cuando va ella descubre que él está destruyendo el jardín de rosas que ella sembró con su madre. Esto causa un impacto duro en la joven, que intenta alejar a todos de su vida (declarándole a Kippei que no quiere verlo más cerca). Esa misma noche, cuando Yuzu le entrega una carta de devoción a Kippei, él hace una personal para Kokoro.

Ojo! Spiolers!



Kokoro falta al colegio al día siguiente. Esto preocupa a todos sus compañeros, en especial a Kippei. Durante su estadía en casa, ella confirma su historia ante el espectador. Su madre murió cuando ella todavía era muy pequeña, la gente le tenía lástima y ella se fue deprimiendo más conforme se iba quedando más sola. El punto de ruptura se presentó cuando su padre quito todos los retratos de su esposa para evitar que la niña llorara, para rematarla de forma poco ceremoniosa al informarle que tenía una nueva novia (su actual esposa). A partir de ese momento ella comenzó a mostrarse fría y distante, tratando de ignorar su soledad; pero durante su reflexión descubre que entre más intentaba combatirla, más sola se sentía. Para su sorpresa, mientras revisa el correo ella encuentra la carta de Kippei. Cuando él llega a visitarla un poco más noche, ambos comparten un momento como pareja juntos y ella puede dejar por un momento de lado su soledad.

Ojo! Spiolers!



Yuzu comienza a olvidar cosas de su madre. Aterrada por esto, la niña decide vestir el piyama que le regaló su madre, pero ya le queda grande y Kippei por accidente lo rompe. La familia hace esfuerzos por enmendar la situación (incluyendo comprarle uno nuevo), pero eso no reanima a la niña. Cuando Kippei le comenta esto a Kokoro, ella le propone ir ella a recogerla en su lugar. Kokoro cumple el cometido y ambas juegan en el parque, lo que le da la oportunidad a ambas de conversar y confirmar que son muy similares (huérfanas de un padre, abandonadas por el otro, embargadas por la soledad). Kokoro le explica a Yuzu lo duro que es encontrarse sin una madre de su propia experiencia, y la niña comprende finalmente el dolor que siente y puede llegar a conseguir algo de paz en su situación.

Ojo! Spiolers!





Cuando Kokoro lleva a la niña a la casa, todos se sorprenden de verla (jamás Kippei había llevado una novia a la casa) y toda la familia la convence de quedarse a dormir. Mientras Kippei, Kokoro y Yuzu pasan la noche juntos, Reiko Katakura sigue la pista de un “amigo” y encuentra a Mariko Katakura, la madre de Yuzu. Ella confiera que ha sentido la misma soledad desde la pérdida de su esposo, así como el esfuerzo que hace por dejar este sentimiento de lado para poder criar como se debe a su hija. Con esta noticia esperanzadora (y un breve flashback por todos los personajes), termina la serie en anime.

google+

linkedin

Recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail