Breaking

lunes, marzo 12, 2018

Reseña Anime: Blade and Soul

Las compañías de anime ya no son lo que eran...


Gonzo era una de las compañías de animación más revolucionarias del mercado, con series que combinaban animación por computadora con dibujo 2D. Sin embargo, debido a que poseían una compañía de inversión de capital paralela a su sector animado (GDH), fue golpeada duro por la crisis del 2008-2009. Con un severo problema de liquidez y falta de estabilidad financiera, la compañía absorbió la empresa adjunta y comenzó a reducir su producción en un esfuerzo por resolver la crisis. Para la sorpresa de la empresa, Netflix comenzó a invertir en el anime, compró los derechos de la serie Rosario + Vampire y con el dinero obtenido la empresa pudo comenzar a salir de la crisis e invertir en animación para principios del 2012. La pregunta era, ¿qué debían hacer a continuación con una sección de animación parcialmente destruida por la crisis? La respuesta más barata por supuesto es un juego.


Blade and Soul es un juego en línea de peleas marciales coreano de la compañía NCSOFT, que por supuesto corre en plataformas Windows y Android (lo más popular en la península coreana si no sabían la fama de Starcraft). Así que con presupuesto y permiso, Gonzo comenzó el desarrollo de una serie de una temporada (12 episodios) que reflejara la aventura de una de las clases más populares del juego, introdujera al espectador en el mundo del juego y que por supuesto sirviese como publicidad para futuros desarrollos. La pregunta, como con toda serie desarrollada de juegos, es si lograrían todos esos ambiciosos objetivos.


Blade & Soul

Director: Hiroshi Takeuchi & Hiroshi Hamasaki
Guión: Atsuhiro Tomioka
Música: Taro Iwashiro
Animación: Gonzo
13 episodios
Abril - Junio 2014

Inicio! Spoilers!



Si quieres adentrarte en la trama de este animé, puedes entrar a mi artículo: [Spoilers] Blade & Soul. ¡Allí te cuento todo lo que acontece en este animé, léase con precaución! 

Fin! Spoilers!


¿Y lo que nos queda después de esto es...?

¿Qué diablos fue lo que vi? Por supuesto que para que un anime de este "calibre" tenga éxito se requiere una buena dosis de fanservice, a este no le hace falta nada en este detalle. Con cuatro protagonistas femeninas y una antagonista "casi vestidas" por supuesto que cada fapero aficionado va a estar viendo "esto" (yo incluido). Pero si nos ponemos a ver el fondo de la historia, la realidad es que si usted no es aficionado al juego (y dudo mucho que siéndolo) podría llegar a entenderla. Conforme uno comprende la relación entre el "Espíritu del Cielo", la relación entre la oscuridad y la luz que se consumen la una contra la otra y la obsesiva enemistad entre Alka y Jin Varrel (una de las pocas cosas bien explicadas de la serie, aunque debería ser Alka la obsesiva), uno más o menos comprende por donde va la serie, pero desde el punto de vista de trama y argumento está completamente perdida y fuera de si.



A pesar de todo lo malo que la corroe, Blade and Soul posee una identidad irreverente en la figura de las protagonistas secundarias que apoyan a Alka en todo su viaje. El espíritu de "joie de vivre" que las acompaña así como sus diversas ocupaciones hacen que dicho grupo sea lo más destacado e interesante de la serie. Otro punto positivo es que las mujeres de la serie no son hombres con tetas, la mayoría de ellas poseen una identidad propia, acceso a su propia femineidad y en sus conversaciones muy pocas veces aparece el hombre como centro de sus vidas. Sin embargo, la intención de la serie arruina mucho de lo que se puede lograr con ella. Sin un argumento central, cacaofonía de nombres (las Jin), con pocos antagonistas que pagan por lo que han hecho con su vida y con una trama que revolotea sobre si misma (más que las resurrecciones de Jin Varrel) la serie avanza a transpies hasta terminar en una pelea que cuesta despertar mis sentidos.



El estilo y calidad de la serie (que en animación se comporta a la altura de la exigencia) demuestra el gran problema que sufrirá Gonzo durante los siguientes años, con desarrollos que incumplen a pesar de la inversión gestada en ellos. Orientándose por completo a novelas ligeras y juegos en lugar de material orginal, la compañía sólo produce una serie al año y trata de sobrevivir de la mejor froma en el difícil mercado de la animación que ha provocado el cierre de muchas otras. Así que mientras lamentamos su lenta necropsis, guardemos un minuto de silencio por una compañía que tuvo mejores días.