Breaking

martes, octubre 17, 2017

3 pasos para crear un GRAN villano.

Bueno, en primer lugar, no haga otro personaje tipo "OMG soy tan malvado! ¡Soy un psicópata sin historia, sin moral, ni trasfondo y el mundo es mi patio de juegos! Por favor, ya los videojuegos y el anime nos llenan la cuota de villanos genéricos para cubrir varias generaciones futuras. Si tu intención es crear obras de ficción, para el medio que sea, descubrirás que buena medida del éxito de ella será gracias a tener un gran villano para enfrentarse.

inventar un buen villano


Lamentablemente, muchas veces los villanos son tratados como un elemento menor en una historia, su existencia es mencionada pero el escritor no logra construir un arco emocional completo para el personaje explicando cómo sus propios planes son alterados, bloqueados, y otras formas de conflicto que escalan sus acciones. Tienen que ser todo un personaje para que el lector se identifique con ellos.

Aquí encontrarás algunas ideas para que no caigas en los clichés de los villanos genéricos.

Hacer de cada villano el héroe de su propia historia.


Ninguna persona se considera que es malvada, nadie cree que es un villano. Por lo general, el villano será una persona con la poderosa convicción que está haciendo lo que tiene que hacerse porque nadie más lo hará. Esto es normalmente es decidido a través de una noción torcida, o muy estrecha de lo que es correcto. Un buen ejemplo de esto es el antagonista de la magistral obra de Victor Hugo "Les Miserables", el oficial Javert, quien como representante de la ley persigue obsesivamente al protagonista debido a que en su infancia creció entre criminales y desarrolló una estricta visión de la justicia que le impide verlos como humanos capaces de redimirse.




En el libro de Robert McKee, "Story", cuenta de una entrevista con Lee Marvin, que era conocido por sus numerosas películas llenas de acción como el hit, "The Dirty Dozen", donde le preguntaron: "¿qué se siente al interpretar a gente mala?". A lo que constesta:

"¿Yo? Yo no interpreta a gente mala. Interpreto a personas que luchan por pasar el día, haciendo lo mejor que pueden con lo que la vida les ha dado. Otros pueden pensar que son malos, pero no, yo nunca interpreto a malas personas.

Y es por eso que Lee Marvin era tan bueno actuando en papeles de gente mala.

Cuando escribimos el antagonista o villano tenemos que recordar que ellos son nuestros bebés también y debemos poner tanto trabajo y amor en ellos como hacemos nuestros héroes. También, recuerden que para algunos, ellos son los héroes. ¿Recuerdas al doctor Hannibal Lecter? El novelista Thomas Harris debe haber amado realmente al querido viejo doctor. Él nos dio un personaje verdaderamente único que nos persiguió durante años. James Cameron amaba a su Terminator. Le dio al mundo el primer robot humanista, que no era sólo un asesino vicioso, sino que también tenía un sentido del humor y la vanidad.

Del mismo modo que al crear a un héroe, para ser real y multifacético, nuestro personaje antagonista debe reflejar en su accionar y discurso los conflictos internos, no sólo proporcionar los conflictos de la trama. Que sea más que el obstáculo del héroe. Esto significa que necesitamos conocer a nuestros personajes de adentro hacia afuera. Necesitamos saber qué los motiva y qué conflictos llevan dentro de sí mismos. Para hacer esto, por supuesto, necesitamos trazar la historia de nuestro villano de la misma manera que trazamos la historia de nuestro protagonista.

Creencia del Destino.


Todos nos contamos historias. Una faceta fundamental de la naturaleza humana es que todos construimos narrativas de nuestras propias vidas. Cuando algo importante viene a lo largo de nuestras vidas, reescribimos la narrativa para encajarla con los eventos. Podríamos decir que fue "destino" o "destino" o "que estaba destinado a ser" o "no tuve otra opción", porque nuestro cerebro reordena las memorias de estos eventos de modo que podemos ver claramente cómo cada giro y giro de nuestras vidas nos ha llevado a convertirnos en la persona que somos hoy. Todo el mundo, incluso los peores villanos de la historia, crea una razón "buena" para hacer lo que hacen y las decisiones que toman. Es la forma en que funcionamos, nuestro cerebro ha evolucionado durante millones de años para buscar patrones y hasta crearlos cuando no hay. Por ejemplo en la saga cinematográfico "The Matrix", el agente Smith se rebela ante su destrucción y encuentra en su rebeldía ante la Matrix un propósito para su existencia.




Usa esto con tus personajes. Trata de darle al villano la misma evolución de su vida tal cual el héroe, pero por un patrón diferente y que tenga sentido genuino para su visión de la vida, de modo que ellos necesariamente esten obligados a chocar. Nada dice que uno tiene que ser correcto y el otro mal, puede que ambos tengan razón o ambos esten equivocados, pero tienen que tener diferentes razones. Usted puede incluso hacer el villano simpático y simpático, pero deben estar haciendo las cosas por la razón opuesta a la protagonista.

Motivación creíble.


Quizás sea obvio, por lo que no quise hablar de ello antes. Un villano necesita tener una motivación creíble para su misión en la vida. Más aún, darle al villano una motivación que el público pueda compartir con ellos, y entender. Inclusive, desear que tengan éxito. La redención es buen ejemplo. ¿Quién no busca por lo menos un poco de redención por los errores de su pasado? Sin embargo, esta motivación debe ser coherente con lo que hablé en los puntos anteriores, su visión del destino le hace tomar decisiones que nadie más se atreve, y es posible que incluso busque el bienestar de muchos en el proceso. Por ejemplo




Eso también recuerda una gran entrevista de Jack Gleeson (a.k.a. Jeoffrey el despreciable) donde dice que la similitud entre villanos y héroes es la confianza. Ambos están seguros de que están haciendo lo que hay que hacer. No dudan en sí mismos, la gente a su alrededor puede dudar (y probablemente lo hará), pero no ellos, porque saben que lo que esta en juego es mucho más de lo que otros pueden ver.  Haz que su motivación haga que el villano parezca más realista y humano, ya que los seres humanos justificarán hacer algo mal si sienten que fueron tratados injustamente.  Recuerda: Nadie siempre tiene la razón y nadie siempre se equivoca. Ambos lados del conflicto podrían tener su cuota de razón sobre lo que luchan.

FINALMENTE...


El camino al infierno está pavimentado con buenas intenciones. Evita el recurrir a copiar a tu "villano" favorito pensando que es una forma segura de no fallar, ya que el público no es tonto: sabrán que es una copia barata. De lo contrario, las historias se benefician más de personajes ricos, profundos, complejos, contradictorios, interesantes, atractivos y desafiantes.  Siempre ten en mente que los "villanos" son personas, también, y cuanto más una audiencia pueda entender el "villano", más atractiva será la historia para ellos.

¡Gracias por compartir tus ideas del tema en los comentarios!

¿Ocupas más información sobre el proceso de creación de personajes? Te recomiendo que leas "aprender construir un personaje" sin morir en el intento. Es un buen artículo, te lo aseguro.

2 comentarios:

  1. Gracias por el post, tenía que decirlo, nadie comentó nada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jeje muchas gracias, realmente aprecio el detalle.

      Eliminar