[Spoilers] Rail Wars!

Presione aquí para regresar al artículo principal




En una realidad alterna al Japón actual, el sistema ferroviario no ha sido privatizado (por lo tanto el sistema de vías pertenece a la JNR (Japanese National Railways), una gran coorporación patrocinada por el estado, Naoto Takayama (un otaku de los trenes) ingresa a la Academia Central de Ferrocarriles Nacionales de Japón para conseguir su sueño de transformarse en maquinista. De forma poco heterodoxa conoce a dos de sus compañeras de clase, Haruka Komi (con quien se tropieza hasta accidentalmente manosearla) y Aoi Sakurai (quien lo patea por su atrevimiento). Junto con Sho Iwazumi conforman un grupo singular que se destaca durante el entrenamiento y consigue graduarse por encima de sus compañeros. Luego de una accidentada semana de prueba (donde detienen un atraco), los chicos se integran al Cuarto Escuadrón de Seguridad (el 4K) a cargo de la Nana Iida.


Ojo! Spoilers!

La vida en la K4 se vuelve realmente accidentada cuando se presenta situación tras situación que pone a prueba la capacidad del escuadrón. El primer asunto que deben enfrentar es una bomba colocada por terroristas pagados por organizaciones privadas que buscan el cierre de la JNRC (en donde Naoto Aoi se combinan para desactivar), luego el equipo debe esforzarse para localizar a una muchacha secuestrada, amiga en Mari Sassho (amiga de Naoto y asignada al servicio de restaurante de la organización). Por último, el escuadrón es asignado para proteger a la ídolo del ferrocarril Noa Kashima de un acosador que la ha amenazado en uno de sus conciertos. A pesar de los "peligros" que enfrentan el equipo se desenvuelve perfectamente y sobrevive a dichas pruebas, gracias a esto Naoto es nombrado como jefe adjunto del escuadrón.


Ojo! Spoilers!

La incapacidad de Naoto para pelear y desenvolverse con armas lo motiva a pedirle a su compañera Aoi que lo entrene en esas áreas. Lamentablemente, tras una accidentada mañana en el paintball, ambos se ponen tras la pista de un sospechoso. Esto destruye los planes que Naoto tenía con su amiga Mari, pero durante una persecusión de día y medio a través de la región noreste de Japón finalmente Naoto Aoi logran evitar una tragedia luego de que el sospechoso detona una bomba en la vía (destruyendo un alambre para advertir sobre derrumbes en la posición más incómoda del mundo).

Ojo! Spoilers!

Debido a este acontecimiento, la comandante Hitomo Gono le ordena a todo el escuadrón que guarde reposo en casa. Pero Naoto recibe una carta de amenaza y sale de su hogar con la impresión de que están tras su pista. Este se junta accidentalmente con Haruka, que lo guía por la ciudad para escapar de sus supuestos asesinos. Tras su pista esta una Aoi realmente celosa (hasta el punto de dispararles por accidente), la comandante Gono Nana Iida; que están en el área para atender un robo en el Museo de Ferrocarriles. Durante el enredo (que termina felizmente con la captura de los criminales), una desnuda y asustada Haruka rememora la razón por la cual le gustan los ferrocarriles, ella de niña se perdió en el museo y la rescató el mismisimo Naoto.


Ojo! Spoilers!

A los muchachos los invitan a asistir a un entrenamiento de medio período en Karuizawa, cerca del paso Usui (famoso en Initial D). A pesar de los mejores esfuerzos, los chicos fracasan en el simulador de ferrocarril debido a la indiferencia de Aoi (que maneja la última máquina). El fracaso hace mella en Naoto, que siempre ha soñado ser conductor por un hecho en su niñez (él enfermó de improviso y un conductor lo recogió para llevarlo al hospital). Como tienen el siguiente día libre, los chicos salen de paseo por la ciudad, pero la situación se transforma en una de caos cuando tras una intriga de Noa, las cuatro chicas (MariNoaHaruka Aoi) terminan descubriendo que están tras los sentimientos de Naoto.



Ojo! Spoilers!

La situación se desarma sola debido a que ocurre un deslizamiento en la ruta del tren. Luego de evacuar y asegurar a los pasajeros, el escuadrón descubre que una empleada del sistema de donación de órganos de Japón requiere llevar un organo a Yokokawa en menos de dos horas. Tras la insistencia de HarukaNaoto descubre a través del mapa que cabe la posibilidad que la línea vieja (de la era Meiji) se encuentre intacta. Con la ayuda de una dresina denominada "Abbty" (por el sistema de freno dinámico que posee), el escuadrón emprende la peligrosa maniobra de bajar la montaña hasta Yokokawa, lo cual logran tras un sinfín de incidentes ocasionado por la pendiente abrupta de descenso, la edad del equipo y el mismo riesgo que representa la vía que transitan. Al final, tras destruir el vehículo logran llegar con el órgano intacto y reciben el reconocimiento por su labor. Allí es donde Naoto reconoce para si mismo que su sueño de ser maquinista puede esperar y se enfoca seriamente en su responsabilidad de líder de escuadrón.


Ojo! Spoilers!

Un tiempo después de este episodio, el equipo recibe la misión de escoltar al príncipe Bernina del Reino de Atela a una actividad de "ciudades gemelas" en el Noreste de Japón (Sapporo). Como es costumbre de un dignatario de ese calibre se asigna un tren especial para su transporte, lo interesante es la razón de la asignación, Haruka y el príncipe fueron compañeros de colegio. Tal como suele suceder en esta historia, el viaje sufre de todos los problemas que se pueden esperar de escoltar a una realeza. Aoi se queda en la estación de partida mientras daba a caza a un sospechoso, el resto del equipo intercambia al príncipe con Haruka (algo que parece ilógico debido a la diferencia en masa corporal entre ambos). Pero las cosas se tornan más oscuras debido a un atentado donde cuatro miembros de la familia real de Benina sufren un accidente muy extraño. La noticia provoca un lapsus en el príncipe, que es rescatado del baño por Naoto solo para descubrir que es una princesa.


Ojo! Spoilers!

Mientras descansan en el vagón comedor, los malechores hacen su movimiento. Dos matones hacen lo posible por hacerse del príncipe, pero entre IwazumiNaoto Aoi se combinan para detenerlos. No son los únicos, su líder se ha bajado con anticipación y ha secuestrado a Haruka a la cual cambiará por el príncipe. Con el apoyo de la señora IidaNaoto cambia de ropa con el príncipe Benina y este baja para continuar con otra escolta su camino a su destino. Naoto continúa junto con Aoi Iwazumi, donde tras un breve enfrentamiento logran reducir a los secuestradores y rescatar a Haruka, pero en el proceso el tren donde viajan queda fuera de control. Haruka Iwazumi logran saltar al vagón de pasajeros, que desconectan del principal. Pero debido a que Aoi resultó herida en la escaramuza Naoto decide quedarse con ella. Finalmente, el tren negro (la fuerza principal de policía) los alcanza y detiene la locomotora, salvando a los muchachos.



Ojo! Spoilers!

Debido a su buen desempeño, Iida Naoto toman un tren bala de vieja generación para regresar a Tokyo. Durante el trayecto, ambos deben unirse para resolver los sucesivos problemas que presenta la máquina, a pesar de la insistencia del conductor. Con la colaboración del jefe de trenes, el viaje termina sin incidentes (y descubrimos que en esta realidad no existe discriminación de sexos); pero al llegar a la oficina la encuentran vacía. Naoto regresa a su casa, donde una cargada Noa lo recibe junto con sus amigos, para pasar el fin de semana y rememorar las aventuras que han tenido hasta ese día.
Compartir:
ESCRITO POR Carlos Molina

Carlos Molina, mejor conocido como "S0met", programador de profesión, escritor de deseo. Me gusta escribir, de lo que sea; así como compartir las ideas que rondan por mi cabeza. Disfruto de un buen libro o de un buena anime, pero el comic/manga lo deje por mi bienestar mental en los 90. Me puede encontrar en Facebook o en mis Blogs de la Guerra del Borde Interno y Kindle Promociones.

0 Comentarios:

Post a Comment

Si tienes una opinión al respecto, este es el lugar para expresarla.

Recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail

Labels

Blog Archive

Articulo Destacado

[Top] Lo mejor de octubre del 2016

Se que ustedes las conocen, cochinillos. No se hagan los inocentes. A diferencia de otros octubres, este mes no fue sólo de sustos ni...