Gravion Zwei, a un paso del Hentai.


Aunque la serie Gravion, que fue emitida en el 2002, no fue lo suficientemente popular en Japón; el boom de los robots gigantes de la década pasada generó suficiente impulso para que otras series de este género invadieran el mercado. Bajo el comando de Gundam Seed Destiny (la cual sembraría para siempre la división entre los fans de la vieja era de Gundam con los de la nueva era), los robots atacaron con Diebuster, Full Metal Panic (en sus dos versiones); lo que culminaría con la emisión de Code Geass en el 2007. Debido a estos eventos, a que la serie original había dejado pendientes muchas preguntas, los productores decidieron darle una oportunidad más a Masami Obari para su propuesta de Gravion.


Gravion Zwei es una serie original para televisión que no tiene relación con ningún trabajo escrito. Al igual que la anterior fue hecha la compañía Gonzo (de fama por sus obras posteriores como Gantz y Rosario + Vampire), creada y dirigida por Masami Obari; con el diseño mecánico a cargo Kunio Okawara (afamado diseñador de mechas). Emitida por Fuji TV durante el invierno-primavera del 2004, esta serie se transmitió como sustituto del horario nocturno (la hora muerta) para rellenar un espacio. A pesar del menor presupuesto para la obra, esta cumple explicando muchos de los agujeros de trama dejados por su predecesora. ¿Pero cómo lo hizo?

Inicio! Spoilers!



La amenaza Zeravire parece haberse detenido. En el tradicional estilo de Masami Obari, el equipo disfruta de días libres (plagados de fanservice, voyeurismo, trasvestismo y recargadas escenas para mayores). La Federación Humana está terminando los detalles finales de su prototipo de robots, bajo la supervisión de la Comandante Faye Xin Lu. Pero los Zeravire vuelven a la carga y es deber del robot Gravion y del equipo defender el planeta; labor en la cual resplandecen debido a la experiencia previa otorgada por sus luchas durante la primera temporada (en resumen, más de lo mismo solo que con menos animaciones).

Ojo! Spoilers!


Para la segunda mitad de la temporada, ocurre una serie de revelaciones impactantes que descarrilan la trama normal de la serie y le dan un giro interesante. Inicia el triángulo amoroso entre Touya, Leele y Runa de forma casual e inocente, durante un combate particularmente duro Leele descubre que es una Zeravire y se revela el pasado de Sandman (su nombre verdadero es Zieg Zeravire, un científico ambientalista de un mundo conocido como Llambias que por una competencia con su hermano político Hugi Zeravire construyen por accidente al prototipo de Gravion, el Gran Sigma; y el sistema Genocidron que origina a los Zeravire actuales), se descubre que Sandman es el padre de Leele y que Raven en realidad es una construcción biogenética que le permite a su ayudante personificarse en diferentes portadores, siendo el último Ayaka Shigure, la hermana perdida de Eiji.

Ojo! Spoilers!


A pesar de los mayores esfuerzos de los protagonistas, el equipo pierde a Mizuki (espía de la federación que ha conseguido la información sobre Gravion), a Leele (traumatizada por la revelación de su pasado) y a Eina (que se sacrifica para poder destruir a un robot que se ha apoderado del Gran Kaizer). Es en este instante que la Federación devela su respuesta a la amenaza, los G-Soldier, que logran varios éxitos en contra de los Zeravire. Pero en una batalla particularmente difícil, cuando parece que no va a existir forma de salvarlos, aparece el Gran Sigma tripulado por una versión de Eina que residía en la Luna (se revela que es un modelo androide diseñado para cuidar del equipo). Con la colaboración de Gravion ambos robots derrotan a su enemigo y culminan la amenaza.

Ojo! Spoilers!


En el gran final, el cuñado de Sandman lo reta a enfrentarlo mientras traslada su planeta a una órbita cercana a la Tierra. En la batalla final, el equipo enfrenta una versión Zeravire de robot y Sandman confronta a su rival más acerrimo a la vista de una proyección "holográfica" de su esposa. La similitud de Leele a su madre y la decisión de Sandman terminan la maldición, y con la ayuda de la fusión final de Gravion la amenaza Zeravire acaba de una vez y para siempre. Al final, Ayaka y Sandman contraen matrimonio ante la vista (y confusión) de los pilotos.


Fin! Spoilers!


A diferencia de los primeros 18 capítulos de la serie (los cuales no tuvieron emoción debido a que el robot sufría pocos daños); el final estuvo cargado de energía e impacto debido a la falta de presupuesto. Más generoso en el fanservice (se observaron pezones más de una vez), con una trama compleja que se fue desenrollando constantemente y un final impactante a la mejor tradición de las series de Super Robots, Gravion sirve como un homenaje para adultos de aquellas series que veíamos cuando eramos más jóvenes. Porque en ella se introducen todos los elementos tradicionales de esta clase de producciones. De haberlo sabido con anterioridad, me habría saltado a estos capítulos al final. Pero si como otakus aman los senos, el humor grueso y transexual; y las insinuaciones de relaciones entre protagonistas, bueno pueden tomarse el tiempo de verla. Las hemorragias nasales se los agradecerán de todo corazón (aunque van a tener que aguantarse bromas yaoi de por medio).


Compartir:
ESCRITO POR Carlos Molina

Carlos Molina, mejor conocido como "S0met", programador de profesión, escritor de deseo. Me gusta escribir, de lo que sea; así como compartir las ideas que rondan por mi cabeza. Disfruto de un buen libro o de un buena anime, pero el comic/manga lo deje por mi bienestar mental en los 90. Me puede encontrar en Facebook o en mis Blogs de la Guerra del Borde Interno y Kindle Promociones.

0 Comentarios:

Post a Comment

Si tienes una opinión al respecto, este es el lugar para expresarla.

Recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail

Labels

Blog Archive

Articulo Destacado

[Top] Lo mejor de octubre del 2016

Se que ustedes las conocen, cochinillos. No se hagan los inocentes. A diferencia de otros octubres, este mes no fue sólo de sustos ni...