Breaking

Mostrando las entradas con la etiqueta Comic Español. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Comic Español. Mostrar todas las entradas

viernes, agosto 18, 2017

viernes, agosto 18, 2017

[Comic] Alfonso Azpiri, un maestro en la sensualidad

Leia y Lorna esclavas de The Hutt.


Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde...


El 18 de agosto del 2017 es un día muy triste para el arte, especialmente para los que gozamos del orientado para adultos, con mujeres voluptuosas enfrentadas a inverosímiles situaciones de ciencia ficción o fantasía como a las que pocos estamos acostumbrados. Esto porque Alfonso Azpiri, uno de los grandes del cómic europeo, ha pasado a mejor vida. Por supuesto, para los que nunca han tenido contacto con Heavy Metal ni han seguido con curiosidad las historias picantes de Penthouse o lo que sucede al otro lado del Atlántico la pregunta lógica sería, ¿quien diablos era ese sujeto para que fuese digno de mención? Los nostálgicos como yo diríamos que mucho, pero su obra sensual y exquisita diría que siii... Vale la pena mencionarlo.

¿Quién era Alfonso Azpiri?

Alfonso Azpiri nace en la España de post-guerra en 1947. Nacido en una familia de músicos, este decide durante sus estudios dedicarse a su verdadera pasión, el cómic. Su primer trabajo estable fue como dibujante para la revista Trianca, que tras su cierre lo obligó a ganarse la vida dibujando obras de carácter erótico para el mercado italiano, mientras recopilaba material y tiempo para crear sus propias historias. Una de estas historias fue Zephyd, la cual fue recopilada para el mercado español a través de la revista Cimoc.



En 1981 publica Lorna, con el apoyo del guionista Cidoncha, que publica en la revista de cómics Cimoc. Una fuerte parodia, mezcla entre Barbarella con Star Wars, las aventuras de esta sensual exploradora mezclan un espíritu aventurero de los seriales de Hollywood, los constantes fallos de guardarropa y la creciente insatisfacción sexual de la protagonista, que termina suspirando por alguien que la satisfaga realmente.


Durante el año 1988 este dibujante dedica sus esfuerzos a una nueva serie para niños, Mot. Lo que podría traducirse entre una mezcla entre gremlin y lagartija imaginaria gigante, este monstruo arrastra al pobre Leo (joven adolescente) por un camino de destrucción y locura debido a su carácter problemático. Esta serie fue tan exitosa que propicio la creación de un videojuego y una serie de animación.


En 1994 la versión española de Penthouse Comix le ofrece la oportunidad de entrar al mercado americano, por medio de Bethleem Steel, la inusual y sensual historia de como crear a la mujer perfecta; así como la miriada de problemas que esto acarrea para su creador y el mundo. Esta serie fue una de sus últimas contribuciones constantes, tras lo cual sus proyectos se han dedicado más que todo a historias autoconclusivas y continuar con la serie Lorna a pedido de sus fans. Su participación también incluye participación en varios videojuegos de sus personajes y los artes de la película El Caballero del Dragón de Fernando Colomo.


Estilo y técnicas


Uno de los detalles que más llama la atención de Alfonso Azpiri es el dibujo femenino. Todas sus mujeres son una compleja combinación entre voluptuosas y sensuales líneas, cuerpos delgados y esbeltos y largas piernas que sobresalen a la vista del lector. El autor favorece mucho las posiciones recogidas o sedentes, lo que permite apreciar por completo el cuerpo de sus protagonistas. Sin embargo, con los hombres este muestra una dicotomía extraña, combinando entre físicos corpulentos, personajes enclenques y delicados, o tipos visiblemente discapacitados.

Las chicas de Old Town de Sin City al estilo Aspiri.

Con los monstruos también uno puede observar una tendencia en la representación, en la cual favorece una figura redondeada y curvilinea con dientes numerosos y una forma que asemeja más a animales que a seres antropomórficos. Aunque Mot es el mejor ejemplo, la reimaginación del mito de Moby Dick en Leviathan es un ejemplo de su estilo para las representaciones imaginarias de monstruos de su mano.


Otra de sus características es que sus obras más importantes son hechas a color, con contrastes marcados entre sus personajes en tonos piel y los fondos alternos en tonos que contrastan sin robarle forma. A la vez sus dibujos se caracterizan por ser barrocos, con una saturación de objetos que saltan a la vista apenas se observan, esto incluyo por supuesto uno que otro pezón mal escondido por allí.

Epílogo

Cazadora de Alfonso Azpiri.

En este período de decadencia del cómic en medios impresos es bueno recordar a figuras como Alfonso Azpiri, o santo gurú de los faperos. Esperamos que en tu mejor vida puedas seguir con la pasión que inspiró tu vida. Así que aquí los que te recordamos te deseamos un fugaz "Hasta siempre!"


Bibliografía

Año Título Guionista
1971 Dos fugitivos en Malasia Sesén
Alpha Cosmos C.S. Cidoncha y Carlos Buiza
1976 Un vampiro en mi cama A. C. Lobo
1976 Candhi A. C. Lobo
1976 Las noches de Frankenstein A. C. Lobo
1976 La venganza de Tocatet-Amen I A. C. Lobo
1976 La cosa del lago A. C. Lobo
1978 Zephyd C. S. Cidoncha
1979 Lorna Cidoncha, Azpiri
1980 Los vagagundos del infinito Cidoncha
1982 Pesadillas Azpiri
1983 Manolo El Bárbaro Azpiri
1988 Mot
1991 Reflejos Juan Antonio de Blas
1999 Sueños húmedos Azpiri
1994 El Bosque de Lump
1994 Bethlehem Steele
2000 Sensations Azpiri
2002 Coxas de miedo Azpiri
2002 El fantasma del palacio Azpiri
2005 Curiosidades Alfonso Azpiri Azpiri
2005 Cementerio estelar Carlos Giménez
2005 Demond wind Lovern Kindzierski
2006 Xecuencias Azpiri
2008 "Los Burdeles de Ad Dara" Azpiri


lunes, febrero 27, 2017

lunes, febrero 27, 2017

Snakeman, un superhéroe curioso.

En el mundo existen muchos cómics de superhéroes. Los más conocidos internacionalmente suelen estar relacionados con las dos grandes firmas de cómics del mundo, Marvel (Spiderman, X-men, Ironman, Deadpool, etc) y DC Comics (Superman, Batman, The Flash, Green Lantern, etc.). Sin embargo hay muchos otros superhéroes menos conocidos, debido a que su popularidad está descendiendo (como podría ser Spawn o Blade) o bien que se limita a una región geográfica concreta.


Snakeman superheroe Ibiza


Un superhéroe de lo más curioso, y no solo por el personaje, sino por el autor que hay detrás, es Snakeman, un superhéroe medioambiental de la isla de Ibiza, en el Mediterráneo, que goza de mucha popularidad entre los ibicencos. Snakeman es el alter-ego de su autor, que se ha dado a conocer con ese mismo nombre, y cuyo nombre real nadie -ni siquiera su hijo, según afirma él- sabe.

Un superhéroe ecologista.


En los casi 6 volumenes que ya tiene Snakeman, el superhéroe lucha para mantener el equilibrio medioambiental y el ecosistema de la isla de Ibiza. La idea de este superhéroe surgió a raíz del movimiento “Ibiza diu no”, que apareció cuando se abrió la posibilidad de construir plataformas petrolíferas cerca de la isla, algo que escandalizó y alarmó a la población ibicenca, que se puso de forma casi unánime en contra de la iniciativa.

Snakeman -el autor- aprovechó esta oportunidad para crear un personaje que se adaptara a las preocupaciones de los ibicencos, sobretodo en cuanto a temáticas de medio ambiente.

Así pues, con la ayuda de la diosa Tánit (la protectora de Ibiza, según los fenicios) y un amplio tropel de personajes famosos, Snakeman se dedica a frustrar los planes de supervillanos como Ratón o Falcon Loco, dos villanos con la intención de promover todo tipo de propuestas contrarias al medio ambiente.

Financiamiento del comic



 

El autor consigue mantener de forma económica sus cómics con el patrocinio de diversos locales que aparecen en el cómic, desde algunas de las discotecas más famosas de la isla, a bares y restaurantes como el del propio autor, el “Gusto gusto”. Vosotros también podéis disfrutar de cualquiera de estos sitios si visitáis la isla y contáis con el alquiler de un coche Turbo Rent a Car para visitarlos todos.

sábado, mayo 30, 2015

sábado, mayo 30, 2015

[Comic] Capitán Trueno, el héroe que desafió al franquismo.

El cómic español es un tema que se ha explorado poco en esta bitácora y muchas otras de procedencia latinoamericana. Sin embargo podemos encontrar grandes y variados exponentes para todos los gustos en los cómics que fueron publicados en la península ibérica. Para esta ocasión me he decidido por analizar al que sin dudas fue el más descollante en el género de aventuras de dicho país: el capitán Trueno.

Creado en 1956 por el guionista Víctor Mora Pujadas y el dibujante Miguel Ambrosio Zaragoza, narraba las aventuras de un caballero cruzado del siglo XII, que acompañado con sus amigos Crispín y Goliath (porque todo nombre molón en el cómic ha de terminar con una vistosa “th”) viajaba por el mundo impartiendo justicia y en defensa de los oprimidos.

Hasta ahí uno podría decir, que es lo típico de estas publicaciones. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en dicha época, en plena dictadura franquista, este tipo de publicaciones solían ser propagandísticas de los que se consideraban los valores del franquismo, cuya sombra aún hoy aletea en dicho país. No es mi intención entrar en detalles sobre un asunto tan polémico, pero baste saber que las aventuras solían ensalzar la victoria sobre el agnosticismo y las culturas ajenas a la española, proyectándola en la lucha contra los moros infieles, por ejemplo (como sucedía con otra publicación anterior llamada El Caballero del Antifaz).

El Capitán Trueno recibe la censura.


El capitán Trueno por el contrario reflejaba valores más universales y -sorprendentemente- más intemporales que otras publicaciones de su tiempo. Más que un héroe español, era un héroe  de su tiempo. Sí, es cierto, al ser un guerrero europeo, tenía que luchar contra los musulmanes: de hecho la aventura comienza nada menos que en la Tercera Cruzada, cuando dirigiendo un ejército de españoles acude en ayuda de Ricardo Corazón de León. Sin embargo, en posteriores números encontramos tanto a enemigos como amigos entre los vikingos, los chinos, los indígenas americanos e, incluso entre los propios españoles, colectivos humanos donde podían aparecer por igual personajes honrados y valientes junto con otros que por el contrario resultan despreciables, malvados y viles. Pese a ser una obra con héroes y villanos, no eran o totalmente buenos o totalmente malos.

Esto evidentemente no gustó nada a los censores: diríase que ya habían tolerado el más que evidente escudo catalán que el héroe lucía en el pecho como para ir difundiendo una historia con alusiones más bien “progresistas”. Es por eso que además de desafiar los peligros de la época, le tocó a la creación de Víctor Mora Pujada, desafiar también a la censura de un periodo oscuro para el país de España.


De hecho, existe todo un libro dedicado a este tema, “Tebeos mutilados” de Vincent Sanchis donde podemos ver espadas, flechazos y mandobles omitidos por temor a provocar resquemor a un régimen que irónicamente se había impuesto por medio de la violencia. Pese a ello, en líneas generales sigue siendo una publicación mucho más interesante e imperecedera que cualquiera de sus contemporáneos.

Esta fue la razón de su éxito, el enfoque alejado de maniqueísmos que ya referimos antes.  Pero también hubo otras dos razones: La primera fue el uso de la ciencia y la razón: esto fue muy importante puesto que estando la aventura ambientada en una época donde imperaba el oscurantismo, proponer explicaciones racionales a la magia, como por ejemplo mediante reacciones químicas o por ingeniosos trucos provocados por falsos magos para asustar y reforzar la superstición, la dependencia, y la sumisión de un pueblo, era sin duda revolucionario.


Como el globo aerostático inventado en plena Edad Media (un anacronismo advertido por el propio autor).

O el ídolo equipado con altavoces.
Aunque claro, no dejaban de aparecer por ahí algunas criaturas mitológicas.


Y el segundo elemento, eran por supuesto, el manejo de las situaciones humorísticas. Ahí tenemos a los ya mencionados Goliath y Crispín. A cargo de ellos quedaba el alivio cómico, puesto que el primero era el típico compañero forzudo y poco inteligente pero de buen corazón, y el segundo, era el clásico aprendiz que no deja de meterse en problemas, empeñado en ser como su héroe.

También estaba por supuesto, el interés amoroso que todo caballero debía tener: Sigrid, la princesa vikinga que era hija de nadie menos que Ragnar Lodbrok (antes de que se hiciera famoso por la serie Vikingos) y cuyo papel supuso una verdadera novedad por el hecho que solía acompañar a los protas e incluso que llegó a salvarles la vida en algunas ocasiones, algo que era inconcebible en esos días.


Ejem, bueno, en algunos números sí que tenía que ser rescatada.


La Última Aventura del Capitán Trueno.


La última aventura del Capitán Trueno se publicó hace 5 años y se tituló: El último combate. En dicha entrega, creada por el guionista Ricard Ferrándiz y Joan Boix se cerraba pues, de manera trágica (spoiler) con las muertes de Sigrid y Trueno (spoiler) el largo ciclo de aventuras iniciado 5 décadas atrás. Sobre esto diría el propio autor, Mora Pujada: «Tuve una sensación extraña, como de rechazo y más, tratándose del tema del que trata “El último combate”…; pero, bueno… ¿Por qué el último…? ¿Quién lo asegura…?. Mi Capitán Trueno debía ser inmortal… Pero luego, más tranquilo, me di cuenta de que, precisamente por esa permanencia e inmortalidad había pasado de ser “mío” a ser de todos».

El Capitán Trueno asalta el cine.




 No fue sin embargo el descanso del paladín. Éste héroe pasaría en 2011 también a la pantalla grande con la película El Capitán Trueno y el Santo Grial, la cual lastimosamente tuvo TODOS los defectos que una mala adaptación cinematográfica que se precie debería tener: un pobre reparto, pésimas actuaciones, fidelidad nula con el material original, situaciones ridículas y efectos especiales desprolijos. No captó nada de la esencia del tremendo tebeo de Mora. Fue un estrepitoso fracaso en taquilla que pasó sin pena ni gloria, y que en mi opinión, constituye un inmerecido capítulo final para la historia del capitán Trueno.

Finalizo el artículo dejando un link de descarga (hacer click aquí para ir a la descarga) donde podrán leer completas las aventuras del cruzado y que me sirvió en gran medida para la redacción de este artículo.


Y de extra una canción que el grupo Asfalto dedicó a la creación de Mora, versión remasterizada del 2011 de la original de 1978.


Y un par de “curiosidades” más:

Ahora que lo pienso, mucho “progresismo” y sin embargo este es el mejor castigo que se les ocurre para reformar a la villana de turno.
“Anacronismos everywhere”: ni las patatas ni el maíz se conocían en la Europa del S. XII.