[Reseña Anime] Kotobuki Ran, o las Super GALS! malditas

Escrito por : Carlos Molina | Fecha : sábado, diciembre 24, 2016 | Etiquetas :

El fenómeno kogal hecho anime

Lo que comenzó como un fenómeno nostálgico de las adultas jóvenes que abandonaban el colegio, el fenómeno kogal comenzó a tomar fuerza con el comienzo de la larga crisis de Japón que dio inicio en la década de los noventa del siglo XX. Una moda relacionada con las faldas cortas, las medias sueltas, las mascadas y otros artilugios femeninos; esta comenzó a dominar las revistas de moda y migrar hacia las adolescentes, que a partir de mediados de dicha década este derivó en diferentes vertientes que llegó a su pico a principios del milenio. Tal como la tradicional chica fresa/plástica (“Valley Girl”) de Occidente, el fenómeno kogal ha variado conforme los gustos y la moda, pero se conserva vigente como un medio de protesta contra una sociedad represiva que piensa que uno debe sacrificarse por un bien común. Con la filosofía de “biba jibun” (vive para ti misma), esta es la respuesta de la juventud femenina contra la “yamato nadesico”, la cual se ha quedado en el arte y la moda como un fenómeno del pasado.


A pesar de que hubo animes antes y después que reflejaron este fenómeno, ninguno lo ha hecho tan abierta y sinceramente como Super Gals! Creado por Mihona Fujii (una artista de mi generación), tanto el manga como el anime muestran (de forma exagerada) la subcultura kogal en todo su apogeo con una aproximación diferente a la de “chica materialista” que poseía en la sociedad japonesa hasta el momento. Con un trabajo de investigación profundo y sin pelos en la lengua (aunque si mucho dulcete), Ran Kotobuki nos introduce a un mundo que para occidente resulta desconocido a pesar de que el fenómeno continúa en nuestros tiempos, casi dos décadas después de su emisión.


Ficha Técnica

Concepto original: Mihona Fujii
Director: Tsuneo Kobayashi
Guión: Kasuhisa Sakaguchi y Mahasi Kubota
Música: Hikaru Nanase y Lantis
Estudio: Studio Pierrot
52 episodios
Abril del 2001 - Marzo del 2002

Personajes

Principales

Ran Kotobuki

La titular de la serie y la protagonista principal de la historia. Aunque proviene de una larga e ilustre familia de policias (que continúan su padre, su madre y su hermano con orgullo); Ran decidió no continuar con el legado familiar porque la policía prohíbe muchas de las tendencias de las kogal (teñirse el cabello, usar accesorios en las manos y los zapatos de plataforma). Vanidosa, torpe, algo tonta y nada perceptiva de su entorno, su vida colegial pasa entre lamentarse por los precios de los accesorios que tanto ama, corretear con sus amigas por Shibuya y lucir siempre radiante. Ella se toma muy en serio su proclama de “la mejor gal del mundo”, es modelo en su colegio y su vecindario de lo que debería ser una kogal. Además, posee un corazón de oro, un fuerte sentido de justicia y es capaz de comprender a otros adolescentes, lo que la torna amigable pero excéntrica.

Miyu Yamazaki

La mejor amiga de Kotobuki, es una muchacha independiente, decidida y de buen corazón; ella oculta tras de sí un pasado tenebroso. Producto de un hogar destruido (sus padres están divorciados y ninguno le muestra real cariño), Miyu se refugia en las pandillas para externar su dolor. Es gracias a Ran y Yamato Kotobuki que deja esa faceta de lado y logra reintegrarse a la sociedad; pero esa parte de su personalidad (violenta, radical y atrevida) sale a relucir en momentos de extrema necesidad o cuando está muy enojada. Ella se refiere a si misma en tercera persona y está perdidamente enamorada de Yamato, quien la ha aceptado a pesar de sus orígenes. En el transcurso de la serie ella pierde su hogar y es abandonada por su madre, así que la familia Kotobuki la acoge por un tiempo hasta que consigue un apartamento donde vivir.

Aya Yoshino

La integrante más reciente del trío de amigas y una de las más conflictivas de toda la serie. Una estudiante modelo con un futuro promisorio, Aya esconde tras de si una personalidad sumisa que es gobernada por la ambición de sus padres. Indecisa, tímida y muy sentimental, ella es propensa a cometer errores de juicio graves (como acceder a una relación “enjo kosai” con tal de conseguir dinero, enamorarse de un abusador y no mostrar sus sentimientos directamente al chico que ama). Durante el transcurso de la serie su personalidad evoluciona, ella comienza a dejar en claro sus sentimientos y se vuelve mucho más decidida a la hora de enfrentar a la vida, a sus padres y el futuro que quiere para si misma.

Personajes secundarios



La familia Kotobuki

Compuesta de cinco miembros, sus padres Taizo y Kiyoka son policias de tiempo completo y desean que el legado familiar continúe en sus hijos. Yamato Kotobuki hace honor a este legado al ser policía de tiempo completo de la estación de Shibuya. Aunque Ran no desea seguir sus pasos, su padre usa todos los medios posibles para convencerla de lo contrario (generalmente la amenaza con su mesada). 


La menor, Sayo Kotobuki, es una chiquilla hiperactiva y torpe (tiende a caer de bruces), que tiene una gran ambición de ser detective (imitar a su héroe el Detective Kudoh). De todos los hermanos es la única que tiene una relación estable con Masato Iwai, con la cual comparte sus juegos y ambiciones, para el disgusto de Ran y la sorpresa de sus inesperados espectadores.

Los modelos de revistas juveniles

Los amigos Rei Otohata y Yuya Aso son inseparables compañeros/rivales/amigos de las tres amigas protagonistas de la historia. Rei Otohata es el modelo #1 según una encuesta de popularidad, con una actitud fría y distante, que le molesta la actitud de Ran. En cambio Yuya (el modelo #2) está perdidamente enamorado de “la reina de las gal”, pero no encuentra la forma adecuada de decírselo. Debido a su trabajo de modelos ambos poseen dinero (de lo cual las chicas sacan provecho) y tienen muchas pretendientes. Con el tiempo Rei Otohata inicia una relación intermitente con Aya mientras reprime sus sentimientos hacia Ran, Yuya por su parte entabla amistad (se hace novio a regañadientes) de Mami Honda, la principal rival de Ran Kotobuki.

Los hermanos Kuroi

Tal como suele suceder a lo largo de la serie, un buen día aparecieron dos hermanos (en diferentes episodios) para nunca más irse. Primero fue Tatsuka Kuroi, “el rey del parapara de Machida” o Machida Black. A pesar de ser la sobreactuación de un subgénero juvenil (el parapara es un baile sincronizado relacionado a la música electrónica), Tatsuka se distingue por una actitud deshinibida (que roza a la actitud de un mono) y por expresar lo que siente, facultades que le permitieron ser novio de Ran cuando se le propuso sin disimulo. Por su parte, su hermano Naoki posee muchas de las virtudes y defectos de su hermano, aumentadas por el hecho de que es muy enamoradizo (suele caer prendado de la siguiente mujer que ve después de ser rechazado). Su familia se dedica a preparar Ramen, actividad que detesta Tatsuka y su hermano está decidido a continuar. Ambos son buenos atletas, en especial Naoki que le gusta usar patineta.

Las gals de Ikebukuro

Existe una rivalidad entre el distrito de Shibuya e Ikebukuro, por su orientación comercial y su gusto para las adolescentes. Mami Honda es la “Reina de Ikebukuro”, una gal autoproclamada con una cuchara de plata fija en la boca. Rival declarada de Ran, ambas luchan en todo tipo de actividades para decidir cual es la chica que mejor representa este género. Su asistente, Harue Kudou, era miembro de una pandilla rival a la de Miyu Yamazaki, por la cual siente un genuino desprecio. Ambas son gals por derecho propio, son aliadas en numerosas intrigas y participan activamente en esta subcultura. Con el tiempo Mami Honda logra un triunfo sobre Ran al comprometer a Yuya en una relación, pero luego esta se vuelve seria y reciproca.

Nakanishi

El profesor titular de Ran Kotobuki, al cual siempre saca de quicio por su actitud indiferente hacia el estudio y el proceso de aprendizaje. Este participa de muchas componendas junto con su padre para “enderezar” a la chiquilla sin mucho éxito. Su alumna favorita es Aya, por obvias razones.

El Trio Ganguro

Estas hermanas son el componente cómico de lo que de por si es una comedia juvenil con tintes de drama (shojo). Devotas del género ganguro (un bronceado extremo), estas morenas chiquillas son el tormento de Ran y la fuente de numerosos rumores en Shibuya. A pesar de que ninguna de sus intrigas se concreta, es irónico que ellas representen la siguiente generación de kogal, la cual alcanzaría su auge a mediados de los años 2000.

Personajes de relleno (sólo anime)

Towa Himemija

Ella es la administradora del Palm Tree Cafe, ex-compañera de Yamato y amiga del actor que interpreta al Detective Kudoh. Fue una de las primeras gals de Shibuya y el ejemplo a seguir para Ran (a quien le pasó la estafeta). De buen corazón y muy sensible, ella no es ajena a sacar provecho de la desventura de la gente (le permite a Miyu vivir en el apartamento del café) y es cinturón negro de karate.

Kasumi Tsukino

Cuando Mami Honda paso de antagonista a rival, apareció la cuatro ojos Kasumi. Una muchacha de la edad de Sayo, ella siente una gran admiración por las gals desde que una la rescató de una situación difícil (se da a entender que fue Towa Himemija). Con la ambición de ser “la reina de las gals”, ella intenta toda clase de intrigas para ridiculizar a Kotobuki, ninguna exitosa. Al final, tal como suele suceder en este tipo de series, ella muestra una fibra moral que la convierte en rival de Ran y en el futuro se convierte en el “siguiente amor” de Naoki.


La maldición de Ran Kotobuki

Tener libertad de escribir de lo que sea en las páginas de Neoverso me permitió reencontrarme con el otaku que había quedado enterrado a principios del milenio. Gracias a amistades y personas con las que comparto opinión, tuve acceso a fuentes ingentes de material para hacer comentarios. Pero como todo en la vida uno debe eventualmente volver a las raíces. Super GALS! Kotobuki Ran fue una de las primeras series que baje, pero debido a su extensión y la tecnología de su tiempo no pude completarla para verla (sólo veo series completas). Enterrada por casi quince años, la re descubrí en una investigación de comedia a finales del 2015 y me di a la tarea de verla para reseñarla. Lo que no sabía es que la serie estaba maldita, caí en cuenta de esto hasta que perdí mi computadora personal.


Aunque había completado la serie, no poder escribir inmediatamente sobre ella y su misma extensión me produjo una gran pereza para reseñarla. No es que la serie no sea entretenida pero padece el defecto de las series que duran un año (de las cuales ya son pocas). Larga y repetitiva, con grandes lagunas narrativas y repleta de “finales felices”; esta transcurre entre rellenos, bloqueos e inconsistencias mientras intenta llevarnos al final de su jornada (que por nada es el final del manga). Aunque introduce temas polémicos como el “enjo kosai” (la costumbre de las jovencitas de salir con hombres mayores que financien sus gustos), la disolución del típico hogar familiar japonés y el reto de vivir independiente como menor de edad; el público fue duro en su evaluación. Con el cambio demográfico del fenómeno kogal la serie acabó en el único posible punto de coyuntura posible, un flash-foward a tres años después donde todos los protagonistas resuelven felizmente sus problemas.



Yo por mi parte me alegro finalmente de quitarme a Ran Kotobuki de encima. Este peso lo he venido cargando por más de quince años desde la primera vez que vi los pocos capítulos del anime. Enamorado como sigo de Miyu Yamazaki (en su forma violenta y malvada), observó que con el pasar del tiempo este trío de amigas locas se desvanece en la historia del manga (como el único éxito de la mangaka Mihona Fujii), así como reflexiono sobre el antes y después del fenómeno kogal. Porque toda protagonista colegial del anime de este milenio es una kogal. Eso es una verdad inevitable del mercadeo y la moda, y lo seguirá siendo hasta que la tendencia se revierta así como sucedió con la "yamato nadesico" luego de la Segunda Guerra Mundial.

google+

linkedin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail