Gall Force; una serie exclusiva de OVA.

Escrito por : Carlos Molina | Fecha : lunes, noviembre 04, 2013 | Etiquetas :

Durante lo que personalmente considero como el primer Boom del Anime en occidente, información referida  en el artículo de Pokemon y sus efectos en la animación occidental; numerosas empresas aparecieron para satisfacer el deseo y las necesidades del mercado creciente. En Costa Rica, empresas como Ciudad Manga (la cual todavía continua en la actualidad) comenzaron a llenar este mercado. En ese momento la tecnología de CD había bajado lo suficiente de precio para hacer accesible numerosas copias de una animación, las tarjetas de video de las computadoras permitían la conversión analógica y el VHS daba los últimos estertores antes de fallecer frente al DVD, lo que abarato su costo y disponibilidad.


En ese tiempo, una compañía apareció en las inmediaciones del Parque de la Paz (Animanía si la memoria no me falla), para ofrecer una variedad de anime muy diferente y ajena a la línea normal de lo que se transmitía por la televisión nacional. Los diez años que han pasado desde mi inmersión en el mundo de la extracción de series para su comercialización no me permiten recordar muchas cosas, pero se que sucedieron porque tengo una miniatura de Naru Narusegawa (Love Hina) con un uniforme de maid que lo comprueba. También se que en este negocio fue donde por primera vez alquiler Gall Force.


Gall Force es una obra de opera espacial sumamente ambiciosa para su tiempo. De la mano del visionario estudio Artmic, que desde su fundación se dedicó por completo al género de la ciencia ficción, al terror y la fantasía en general; esta obra reunió talentos en ese entonces desconocidos, como el diseñador de los personajes Kenichi Sonada (Gunsmith Cats) y dirigidas por Katsuhito Akiyama (Bastard!, Guyver). Desde un principio uno se percata de la magnitud de esta obra con solo observar la introducción.

Ojo! Spoilers!


Gall Force: Eternal Story (1986)

Las mujeres Solnoids llevan siglos peleando un combate estelar contra la raza Paranoid. Cuando la flota Solnoid abandona su posición para defender un planeta terraformado experimental, la Star Leaf sufre un catastrófico daño de combate, que deja a sólo siete de sus tripulantes con vida. Las mujeres deciden proseguir con la misión original sin saber que van a ser sujetas de un experimento promovido por las altas cúpulas de los dos bandos en conflicto. A su llegada al planeta Caos, el experimento concluye satisfactoriamente, lo que origina al primer hombre de la raza Solnoid. El éxito de este experimento motiva a los líderes de ambas razas a enterrarlo en el olvido, por lo que las sobrevivientes de la Star Leaf deben defenderlo aún a costa de sus vidas.


Ojo! Spoilers!


Gall Force: Destruction (1987)

Diez años después de este combate, Lufy es rescatada del espacio profundo por la flota Solnoid. Allí ella descubre el experimento genético que las dos razas han tratado de llevar a cabo para acabar con la guerra. Por esta razón, la piloto y as de combate se debate entre la duda, si debe proteger a la última miembro de la Star Leaf y al experimento genético, o permitir su destrucción de una ignorante flota Solnoid que desea acabar la guerra de una vez y para siempre por medio de una arma de destrucción masiva instalada en el Sistema Solar, el Destructor de Sistemas.

Ojo! Spoilers!


Gall Force: Stardust War (1988)

Aunque la destrucción del tercer planeta fue evitada, Lufy y sus amigas se enteran de que la flota Solnoid y la Paranoid están reuniendo sus destructores planetarios para acabar la guerra de una vez y para siempre en el sistema deshabitado Sigma Narse. Ellas descubren a la líder del Proyecto de Unificación de Especies (la Catty Nebulart en que se basan todos los modelos de androides subsecuentes); la cual predice que en caso de activarse estas armas en el sistema la guerra acabará para ambos bandos, dejando tras de sí solo polvo de estrellas como evidencia de su guerra. A pesar de sus esfuerzos, el último combate se lleva a cabo, y en el breve instante la científica envía la información de su raza al Sistema Solar para que los descendientes de los Solnoid puedan defenderse de cualquier amenaza y avanzar en el futuro. Ambas razas quedan destruidas y la guerra termina, es olvidada y se pierde en el tiempo. Hasta que en el futuro cercano, una sonda cerca de marte recibe la evidencia de esta última transmisión.

Fin Spoilers!


Reconozco que estos tres OAV son ilustres desconocidos para la mayoría de los otaku del país. La compañía Artmic entro en bancarrota en 1997. Muchos de sus argumentos fueron adquiridos por otras compañías, lo que permitió la realización de la serie Bubblegum Crissis Tokyo 2040 en 1999. Muchos de los argumentos, así como muchos de los que iniciaron labores para esta compañía ahora revolucionan el mercado del 3D, son famosos directores y mangakas, respetados en Japón. Entonces, la gran pregunta que pueden realizarse es ¿por qué darse el tiempo de hablar de esta serie?


La primeras de las razones, a más de quince años de la última presentación, es que esta es considerada la ÚNICA metaserie exclusivamente OVA. Todas las series han recurrido al Original Video Animation como herramienta de promoción y mantener el interés en el público. Pero Gall Force es la única serie que ha salido y se ha difundido solo bajo este formato.


La segunda de las razones es aún más extraña. La serie continúa con la tradición japonesa de las series de los ochenta de glorificar y criticar a la guerra. Tal como en Mobile Suit Gundam y Super Dimensional Fortress Macross; en los primeros minutos de la primera entrega entendemos el horror de la guerra sin que haya nada que pueda ocultarlo. Durante un solido minuto vemos morir a la mayoría de la tripulación del Star Leaf. Los oficiales que quedan en su interior debaten confundidos sobre continuar la misión debido a que perdieron comunicación con la flota. Son sujetos de un experimento secreto y luego deben pelear para evitar ser borradas del mapa. Y como cereza en la cumbre, queda la esperanza en la conformación de una nueva raza en un planeta (el nuestro). Una crítica abierta a la guerra, como reflejo de los temores del bando conservador que tomaba poder en esa época.


Porque en los tiempos en que observamos lo que suceden en el mundo con interés, no podemos olvidar que nuestras vidas y las de los demás no nos pertenecen. Siempre existirá gente más poderosa, y ellos son los que tienen  la responsabilidad sobre nosotros. No siempre sus intenciones son correctas. Por esta razón, por lo sucedido a Japón en la Segunda Guerra, esta sociedad entiende el porque no debe haber otra guerra. Porque como lo dijo Albert Einstein, "no se que armas se usaran en la Tercera Guerra Mundial, pero en la Cuarta usaremos piedras y palos". Así de mal quedaremos ante la sombra de la guerra.

google+

linkedin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail