TRILLIUM: ROTAME A TU GUSTO


Aun me falta adentrarme al mundo de Jeff Lemire, sus joyas en sellos independientes tales como Essex County & Underwater Welder aún está en mi lista de pendientes pero dado mi paseo exploratorio por los New 52 he podido disfrutar de lo genial de su narrativa en Animal Man & Justice League Dark (Deadman Rules!!!). Es por ello que cuando a finales del 2013 me entere de su segunda serie con el sello VERTIGO sabía que no tendría pierde.




Categorizada como una serie romántica de ciencia ficción entre una botánica del año 3797 llamada Nika Temsmith y William Pike un soldado de la primera guerra mundial es de lejos uno de esos comics que uno necesita leerlo en papel para caer realmente enamorado de la historia.

Y es que desde el primer número el propósito de Lemire es que el lector se ubique mentalmente en la historia tanto de Nika como William y para ello tendrá que rotar el comic para desentrañar a ambos, ese movimiento simple que con cada número se vuelve más intrincado pero a la vez más enriquecedor hace que Trillium sea una joya de colección.

Comencemos por lo básico que es trillium pues es una planta que en la historia otorga a los protagonistas la posibilidad de vincularse pese a vivir en epocas distintas, este nexo no es del todo estable generando diversas disonancias en el pasado y futuro de los protagonistas. 




El trillium que se aprecia en el comic es grande y blanco (Great White Trillium) y es ilegal su recolección en algunos estados USA sobre su uso medicinal sirve tanto como para evitar hemorragias o problemas menstruales, en todo caso no creo que esa haya sido la idea original de Lemire dado que su uso en el comic es para salvar a la humanidad de una plaga alienígena y de paso como barbitúrico que nos permita abrir puentes en el tiempo.

Pero esta dualidad es lo que hace interesante al comics, los contrastes entre una científica del futuro y un soldado traumado por la guerra es disparatante, el primer escollo la comunicación que Lemire soluciona de forma genial mediante pictogramas en la arena nos aleja por momentos de la crisis que viven ambos protagonistas.




Como comente anteriormente, en el primer número uno tiene que girar el comic para leer como ambos personajes colisionan, en los demás esta mecánica es empleada para indicar un golpe en la narración es decir lo que esta viviendo William es completamente ajeno a Nika y por lo tanto el lector tendrá que girar el comic cada vez que se narren fragmentos de William, es emocionante y desconcertante el esperar como se desenvolverán los demás números pero les adelanto que el número cinco se puede leer como un espejo es decir las carillas superiores encajan con las inferiores como si fuera el reflejo de un lago en que ambas historias se entretejen.


Compartir:
ESCRITO POR Alberto Cordova

Escapando de la formalidad de la corbata y buscando compartir esas buenas historias que nos quiten el sueño o nos den dolor de cabeza busca exorcizarlas mediante blogs que son como mensajes de botellas en el vasto mar de la información. Escribo desde Perú y puedes leer más de mis artículos aquí; , o en mi blog Descubriendo Comics y contactarme en mi cuenta de G+.

0 Comentarios:

Post a Comment

Si tienes una opinión al respecto, este es el lugar para expresarla.

Recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail

Labels

Blog Archive

Articulo Destacado

[Top] Lo mejor de octubre del 2016

Se que ustedes las conocen, cochinillos. No se hagan los inocentes. A diferencia de otros octubres, este mes no fue sólo de sustos ni...