Chicos de la Pendiente

Escrito por : Carlos Molina | Fecha : miércoles, enero 22, 2014 | Etiquetas :
Shinichiro Watanabe es uno de los directores de mayor influencia en el anime de la actualidad. No ha llevado a cabo series largas, pero todos sus trabajos han tenido trascendencia en el tiempo; aún después de su emisión. Porque es difícil no identificar su estilo. Es uno de los pocos artistas en este medio que combina de forma aleatoria el pasado y el presente en sus obras. Cowboy Bebop, su primer trabajo de dirección, es una exquisita combinación de Western con Drama Espacial. Samurai Champloo es así mismo una combinación del género chambara con la cultura Hip-Hop del siglo XX. Pero el trabajo que más me ha llamado la atención es su pequeño rol como subdirector de Macross Plus, ya que en su formato condensado esa es una de las más impresionantes obras de la saga Macross que he presenciado. Sin embargo, después de Samurai Champloo, no se le ofrecieron más trabajos de ningún tipo a este gran director. De cierta forma, había perdido la esperanza de ver alguna otra obra de su factura, hasta que Victor Otaku me confesó que él había sacado una nueva obra el año pasado.

Personajes de Sakamichi no Apollon, de izquierda a derecha Ritsuko Mukae, Sentaro Kawabuchi y Kaoru Nishimi.
Sakamichi no Apollon (Los Chicos de la Pendiente) es lo que se define en el medio como una obra de reemplazo, o de mitad de temporada (una serie de relleno), sustituto de Black Rock Shooter. Dirigida por Shinchiro Watanabe luego de casi 8 años fuera de comisión, esta lo reune de nuevo con Yoko Kanno, la aclamada cantante y compositora que es tradicional en la serie Macross (trabajaron juntos en Macros Plus). Adaptada de un manga de Yuki Kodama en la revista Flowers (del género Josei) de la Shogakukan, transmitida en el horario noitaminA (de animación de la Fuji TV), la reunión de estos talentos y la condición propia de la serie garantizaban que sería corta pero de una alta calidad. La gran pregunta al observarla es, ¿cumpliría las expectativas?

Inicio! Spoilers!



En 1966 Kaoru Nishimi es un  alumno de primer año de colegio que ha sido transferido a Kyushu para vivir con la familia de su padre, cuyo trabajo como marinero lo aleja de su lado; y lo distante de su familia relativa lo hace sentir solo y desesperado. Acostumbrado a los cambios, él tropieza durante su primer día de clases hasta que se encuentra con dos improbables amigos de la infancia, Ritsuko Mukae (la representante de la clase) y Sentaro Kawabuchi (el matón del colegio). Durante el caótico primer día, los dos amigos lo llevan al negocio de discos del padre de Ritsuko, donde descubre que Sentaro es un baterista de jazz. Demostrando sus habilidades en el piano, ambos estudiantes se retan mutuamente y Kaoru inicia su vida en el submundo del jazz.

Ojo! Spoilers!

Personajes de Sakamichi no Apollon, de izquierda a derecha Ritsuko MukaeSentaro Kawabuchi, Kaoru Nishimi y Yurika Fukahori.
Conforme el verano se transforma en otoño, Kaoru se va enamorando lentamente de Ritsuko, pero ella está confundida con la relación que tiene con Sentaro, al que considera su hermano, su amigo y algo más. Sentaro por su parte, que no se caracteriza por su inteligencia, no se percata de los sentimientos de su amiga y se enamora perdidamente de Yurika Fukahori, una hermosa alumna de su colegio que los adelanta un año. Apasionada del jazz, ella se presenta a su primera demostración, pero por una rabieta de Sentaro ella queda expuesta al Junichi Katsugari (el Hermano Jin), el modelo que el joven rebelde ha seguido toda su vida y se enamora perdidamente de él.

Ojo! Spoilers!



Las confusiones amorosas van y vienen en la vida de los adolescentes. Kaoru confiesa sus sentimientos a Ritsuko, incluso le roba su primer beso, pero ella lo rechaza. Para curar su mal de amor, el joven visita junto con Sentaro a su madre en Tokyo, pero allí descubre que Yurika ha estado enviando correos al Hermano Jin, pero este ha abandonado la capital. Cuando Sentaro descubre esto, por despecho hiere indirectamente a Ritsuko cuando se percata de que a él le gusta la joven. Entristecido, el rebelde decide integrar una banda de rock para el Festival de la Escuela, lo cual provoca el primer rompimiento entre los tres amigos.

Ojo! Spoilers!



Todo esto se complica con el Festival de la Escuela de mediados de año. Tanto Kaoru como Ritsuko son obligados a trabajar juntos, por lo cual ella comienza a enamorarse de su nuevo amigo. En la presentación, Sentaro y Kaoru improvisan una pieza de jazz (Moaning, la  primera que tocaron juntos) con lo que llaman la atención de toda la escuela (reiniciando su amistad). Junichi regresa a Kyushu para ser desheredado por su familia y sufre una crisis existencial. Para su sorpersa, Yurika comienza a pasar tiempo junto con él, abandona sus modos recatados y corta su cabello. Conforme se aproxima la navidad, el Hermano Jin decide regresar a Tokyo a probar fortuna en una empresa editorial. En una de las escenas más románticas de la serie, al ser confrontado por Yurika y descubrir que ha sido planeado el compromiso de la joven, Junichi literalmente la rapta y ambos inician su vida juntos en Tokyo.

Ojo! Spoilers!



Sentaro se recupera lentamente de la decisión de su mentor y su amor. Conforme la relación entre Kaoru y Ritsuko avanza lentamente, ellos hacen planes para el festival del siguiente año. Pero la vida los golpea con fuerza, Sentaro abandona a sus amigos después de un accidente en que su hermana menor resulta afectada, la distancia entre Ritsuko y Kaoru se ahonda por un imprudente comentario del joven, ambos se gradúan y toman vías separadas. Ocho años después, un encuentro casual con Yurika (que lleva 8 años de vivir con Junichi) le permite dar con el paradero de Sentaro. El joven ha tomado los hábitos y predica en una pequeña iglesia de una isla perdida. Rememorando viejos tiempos, los jóvenes interpretan Moaning en la iglesia. Al ser confrontados por su travesura, ellos escapan y descienden la colina corriendo, donde encuentran a Ritsuko, que sonríe al verlos juntos.


Fin! Spoilers!


Hay que tomar conciencia de una cosa cuando uno ve esta obra. Esta es una serie de manga y de anime diseñada para mujeres. De esta forma, las reacciones de los hombres muchas veces se ven "extrañas" o no corresponden a lo que la conciencia masculina conoce o está acostumbrado. Sin embargo, a pesar de que no es una obra de acción, las mujeres se encuentran propiamente vestidas (para los estándares de los 60 y los 70), la obra es una de amor. Como adolescentes, los tres jóvenes protagonistas se debaten entre el deber, la duda, la indecisión y los malos entendidos; rodeados por un exquisito ambiente de Jazz en una época en que este género decae por los Cuatro de Liverpool.


Por esta razón, el mérito corresponde a Shinichiro Watanabe. Tal como lo ha hecho en todas sus series, el autor hace uso de su talento para combinar géneros que no son afines. En un Japón ultraconservador (la decisión de Yurika provoca que su pintura ganadora sea retirada de la escuela), xenofobo (Sentaro fue discriminado en su infancia por ser el hijo ilegitimo de un soldado americano) y de derecha (uno de los amigos de Junichi fue mutilado a garrotazos por su participación en las protestas de izquierda); algo que no parecería tan anacrónico como el Jazz de los años 20 y 30 une a los protagonistas, nos reúne en torno a una puesta en escena magnífica y de alto presupuesto. Todo esto para una serie de relleno (reemplazo a Black Rock Shooter en su espacio horario). Es por esta razón que me alegra que el señor Watanabe haya recibido esta oportunidad. Porque el ostracismo no es la mejor forma de que termine la carrera de este destacado cineasta. Esto unido a que el espacio noitaminA de Fuji TV ha emitido series de la talla de Robotic;Notes y Psycho-pass, da a entender un serio ataque de esta televisora normal japonesa en el espacio del anime de Japon. A río revuelto, ganancia de pescadores.

google+

linkedin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail