[Reseña Anime] Lolitas en tanque van a Anzio

Por supuesto, el anime es también entretenimiento, y ahora la gente que vende un millón de copias es la ganadora, no hay futuro para nadie debajo de eso. Eso significa que si algo no vende no se puede alardear de ello.
Yoshiyuki Tomino sobre Gundam Recongista in G

En la industria anime lo que manda es el dinero

Desestimar el impacto de Girls und Panzer en el primer lustro de esta década es ignorar uno de los hechos más importantes de la industria. Incluso yo me reí con ganas cuando observé tanques multicolores guiados por niñas de secundaria, la única razón por la cual le dedique tiempo a la serie fue por mi afinidad con los elementos mecánicos. Una serie de tanques en estos tiempos siempre es una apuesta peligrosa, quienes se encargaron de su animación eran amantes de los tanques y fueron fieles en la mayoría de las animaciones por computadora, por eso se ayudaron de los elementos básicos del anime para garantizarse el éxito; lolitas inocentes y un colegio en amenaza. La serie sufrió de un desastroso proceso de producción que casi la condena a no ser terminada. Lo impactante del caso es que contra todo pronóstico y en plena competencia con otras candidatas más fuertes, sus BD y DVD fueron éxito en ventas durante los siguientes meses (segundos y terceros lugar), lo que permitió que se terminara la serie.


Al final de su emisión la serie hizo millones (no yens, dolares). El éxito inesperado puso en manos de los productores un producto que no sabían como comercializar, por dicha para ellos, el manga continuaba y el público seguía consumiéndolo. Así que para calmar al público espectador ellos animaron el evento más frustrante de toda la serie, la batalla contra el Colegio Anzio. En un OVA cargado de divertidos clichés y una generosa dosis de todo lo que compone ahora el anime, esta nos estrella contra una realidad oscura de la guerra, la razón de la inutilidad italiana en la Segunda Guerra Mundial.

Ficha Técnica

Director: Tsutomi Mitsushima
Productor: Kyoshi Suhiyama
Escritor: Reiko Yoshima
Música: Shiro Hamagushi
Estudio Actas
25 de Julio del 2014

Inicio! Spoilers!


El Colegio Ooarai y el Colegio Anzio se preparan para su inevitable enfrentamiento del final del capítulo 7. Lamentablemente, el Colegio Ooarai no tiene idea del arma secreta que posee su rival, así que envían a su espía Yukari para que reúna información. Entre un ambiente festivo y de celebración diario (un cliché de la forma de ser italiana), el equipo descubre que la columna vertebral de los tanques de Anzio son el Carro Veloce 33 y el Semovente P41; y su arma secreta es un Carro Armato 40 (muy parecido al Panzer IV en movilidad y poder de fuego). Con esto en mente las chicas se reúnen para las prácticas, donde el Tipo 89B hace las veces de Carro Veloce y el Panzer IV hace las veces del Carro Armato. El equipo pule sus estrategias previo a la batalla y durante la cena de discusión al estilo italiano descubren que su compañera César (artillera del equipo Hippo) tiene una amiga en el Colegio Anzio.

Ojo! Spoilers!

Empujen chicas, solo son dos toneladas y media.

El día de la competencia llega, durante las presentaciones de los equipos las amigas se reencuentran (y queda en evidencia que el verdadero nombre de César es Taka). Durante el inicio de la competencia el equipo Anzio prepara una emboscada en un cruce de caminos con una serie de tanques falsos, pero gracias a una torpeza de la jefa del equipo de Carro Veloce (instalan 10 replicas de tanques menos el P40, cuando las regulaciones dicen que sólo deben tener 10 tanques por equipo); el equipo Ooarai se da cuenta de la estrategia empleada y comienza su movimiento. Usando al Tipo 89B como señuelo, este atrae a la mayoría de los Carro Veloce mientras el resto de los tanques se mueve a posiciones de batalla usando como señuelo al Panzer III de la presidenta.

Ojo! Spoilers!


Al ver su maniobra comprometida, la líder de Anzio (Duce) ordena el repliegue de sus fuerzas sin darse cuenta de que está siendo acorralada en un despeñadero. Cuando lo hace es demasiado tarde, sus tanques quedan inutilizados y con sólo la pérdida del Sturmgeschutz III (que tiene un duelo de amigas contra un Semovente P41); el Colegio Ooarai se impone en la lucha. Al final, en el mejor espíritu del Sensha-do, las niñas comparten una cena de celebración con el equipo de inspiración italiana.

Fin! Spoilers!

No hay nada mejor para pasar una derrota que una celebración por todo lo alto.

Con un gran humor y mucha habilidad, Girls und Panzer: This is the Real Anzio Battle! culmina con uno de los elementos más anticlimáticos de la serie mientras explica de forma humorística como los elementos acorazados italianos eran una basura comparados con otros de otras naciones. Sólo el Semovente y el Carro Armato eran los únicos tanques de poder que podían hacer frente a algún rival. Incluso el Tipo 89B (que era inferior al Grant y al Sherman) pudo hacerse cargo por si solo de los Carros Veloce, eso dice mucho. Esta precisión y documentación, combinada con la buena animación y una simpática presentación; Girls un Panzer nos deja una lección de historia con un suspiro. Esta es la razón por la cual sigo la serie, aunque sea de los pocos en occidente que lo haga. Porque la esencia de una serie es el amor que ponen sus productores para su realización, y aunque no lo crean Girls und Panzer es una obra de amor disfrazada de un anime de producción. Por eso si se quieren divertir, les recomiendo que la vean (de nuevo).
Compartir:
ESCRITO POR Carlos Molina

Carlos Molina, mejor conocido como "S0met", programador de profesión, escritor de deseo. Me gusta escribir, de lo que sea; así como compartir las ideas que rondan por mi cabeza. Disfruto de un buen libro o de un buena anime, pero el comic/manga lo deje por mi bienestar mental en los 90. Me puede encontrar en Facebook o en mis Blogs de la Guerra del Borde Interno y Kindle Promociones.

Recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail

Labels

Blog Archive

Articulo Destacado

[Top] Lo mejor de octubre del 2016

Se que ustedes las conocen, cochinillos. No se hagan los inocentes. A diferencia de otros octubres, este mes no fue sólo de sustos ni...