[Reseña Anime] Initial D, Tercera Etapa. La despedida de un lustro.

Si usted ha visto Bakuman, felicidades, usted tiene una idea más o menos clara (pero ficticia) de como funciona la vida de un mangaka. Si es el perezoso de Madureira, que piensa que el éxito viene por ósmosis y que todos deberíamos estar alabando por su enorme talento; debo decirle que está equivocado, sin importar quien sea. El éxito llega a través de mucho trabajo duro, una buena exposición y algo de suerte (muy buena suerte). En el manga, para que una serie duradera y pase a la historia debe impactar a su grupo demográfico, trascender de miles de trabajos y decenas de miles de aspirantes que creen tener una buena idea. Pero una vez que llega el éxito, ¿cómo se extiende? ¿Cómo se permanece en el ojo público para que el trabajo trascienda? Porque una vez que se es conocido, debe dar el paso para ser eterno, algo que muchos menos logran. Ese es el verdadero objetivo al que debe aspirar un artista del medio para no morir en el olvido. ¿Pero cómo se consigue eso?


En esta era digital, convertir una obra en video es el paso a seguir. Ese paso se debe dar cuando la obra ya está establecida como un éxito, pero aquí viene el problema más grave de todos. En el caso de Japón, son las editoriales las que negocian los derechos, no los autores. Existen muy pocos autores (Ishiei Ishibumi ha hecho muy bien con High School DxD) que tienen control completo sobre su obra. Pero la mayoría no lo tiene. Este es el caso de Shuichi Shigeno y su inmortal Initial D. Porque cuando vino la disputa de derechos, Kodansha fue quien llevó las negociaciones, e hizo una jugada que a mi todavía me deja perplejo.


Initial D Tercera Etapa no es una serie. La razón detrás de esta decisión es algo que todavía me hace tirarme para atrás y carcajearme. El hecho es que nadie estuvo contento con la adaptación de la Segunda Etapa. Los productores abarataron los costos, cambiaron a los personajes, le dieron vueltas a la trama y se tomaron ciertas licencias que a la larga afectaron la transmisión e indispusieron a la Kodansha. Cuando llegó la hora de renegociar la transición de Takumi hacia el Equipo D la sacaron de la oferta (se retiraron de la mesa de negociaciones). Pero aún así, con tres competencias y el final de todo un arco, había que sacarla de alguna forma. Enemistados con Fuji TV (porque será que no transmiten las otras dos temporadas en la actualidad), este gigante literario se vio en la encrucijada. ¿Cómo sacar estos arcos restantes? ¿Y por qué no con una película? Bingo. Con la contribución de Studio Deen y la dirección de Noboru Mitsusawa (que con su equipo había dirigido la primera parte), esta tercera entrega contiene un paquete repleto de la misma adrenalina pero en un contenido más compacto, con las mismas sensaciones que la primera serie pero con el impacto de que ahora se podría ver en pantalla grande. Lo que nadie sabía es lo que sucedería después de ella.

Inicio! Spoilers!

Si desea leer la reseña presione aquí.

Fin! Spoilers!


¿Qué se puede concluir de esta obra? Luego de la dura disputa empresarial en los créditos casualmente dieron a entender que pronto los aficionados tendríamos más aventuras sobre ruedas. Nadie pudo prever que pasarían cinco años antes de que continuara. Señalada como difícil, esta permanecería en el casillero del olvido por largos años, hasta que inversionistas privados y el canal Animax volvió sus ojos sobre ella y le dio una nueva oportunidad. Pero tuvo que pasar el tiempo para que expiraran los derechos y se pudiera emitir la serie. Cinco largos años que sirvieron para que el manga avanzara, pero años en que los aficionados sólo tuvieron refritos y relatos no canónicos para divertirse (además de una película Live Action).


La verdadera enseñanza que nos deja Initial D (y por la cual lamentablemente ha caído en un olvido relativo luego de su espectacular popularidad durante su primera emisión) son las palabras con las que introduje este artículo. De nada sirve tener una obra si no puedes promocionarla, de nada sirve promocionarla si los responsables de su comercialización no tienen idea de lo que están haciendo. De nada sirve tener éxito si no se logra conseguir que se conserve el ímpetu y la presencia en el tiempo. En este momento y durante los siguientes veinte años todos recordaremos Dragon Ball, pero tal como lo dicen en la otra página frikie del país "¡Siguen haciendo cosplay de Bleach! Por favor esa serie se dejo de transmitir hace dos años". ¿Cuál es el secreto para quedarse en el tiempo? No existe ese secreto, más que el amor de algunos fans que son ruidosos y la capacidad de ser atemporal. Por más bonito que resulte la lucha de David contra Goliath, eventualmente Takumi cambiará a su Hachi-Roku porque lamentablemente el tiempo no perdona a las series de tecnología. Eventualmente olvidaremos esa fase de nuestra vida, y es labor de fans como yo recordarlo de vez en cuando a un lector curioso/molesto. Así que si los molesto disculpen, y si no podrían verla con ojos curiosos. Queda en ustedes la decisión.
Compartir:
ESCRITO POR Carlos Molina

Carlos Molina, mejor conocido como "S0met", programador de profesión, escritor de deseo. Me gusta escribir, de lo que sea; así como compartir las ideas que rondan por mi cabeza. Disfruto de un buen libro o de un buena anime, pero el comic/manga lo deje por mi bienestar mental en los 90. Me puede encontrar en Facebook o en mis Blogs de la Guerra del Borde Interno y Kindle Promociones.

0 Comentarios:

Post a Comment

Si tienes una opinión al respecto, este es el lugar para expresarla.

Recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail

Labels

Blog Archive

Articulo Destacado

[Top] Lo mejor de octubre del 2016

Se que ustedes las conocen, cochinillos. No se hagan los inocentes. A diferencia de otros octubres, este mes no fue sólo de sustos ni...