El Ritmo Monotonia.


Esta es una técnica utilizada frecuentemente por los artistas y guionistas del cómic para lograr un efecto específico sobre el lector, transmitiéndole una emoción. Es probablemente, la mejor manera de involucrar al lector en las emociones de los personajes. En el ejemplo anterior, la mujer nos comunica sus sentimientos de impotencia y la angustia que le oprimen.

La aplicación de esta herramienta es simple, se trata sencillamente de la repetición rítima de elementos en viñetas consecutivas, donde poco o ningún elemento es cambiado en la transición. De esta forma, se dirige la atención del lector hacia puntos específicos, hacia lo que sí cambia en la viñeta.


Intencionalmente, el autor juega con el tiempo. Mientras que en el primer ejemplo, los diálogos de la mujer perfectamente pueden haber sido expresados tras breves pausas, en el segundo ejemplo la posición del hombre (Giuseppe Bergman) que cambia en cada viñeta, nos muestra que sus textos han sido expresados después de que el hombre ha recorrido un trayecto del camino. A la vez, el artista nos transmite la sensación de soledad y lejanía.

En definitiva, a pesar de su aparente simpleza, la técnica del ritmo monotonía exige una planificación racional por parte del autor dada su potente capacidad expresiva y se constituye en una herramienta indispensable del narrador.
--
Imágenes del cómic "H.P. y Giuseppe Bergman", del maestro Milo Manara.
Compartir:
ESCRITO POR Bimago del Neoverso

Bimago es un diseñador gráfico de vocación, estudioso de los aspectos literarios y artísticos del noveno arte en sus diferentes expresiones. Amante del arte y la ciencia, puedes seguirlo en Twitter , contactarlo en Facebook y en Google Plus o leer sobre otros temas en su otro blog que publica cuando no esta administrando al Neoverso.

0 Comentarios:

Post a Comment

Si tienes una opinión al respecto, este es el lugar para expresarla.

Recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail

Labels

Blog Archive

Articulo Destacado

[Top] Lo mejor de octubre del 2016

Se que ustedes las conocen, cochinillos. No se hagan los inocentes. A diferencia de otros octubres, este mes no fue sólo de sustos ni...